relato CyberPunk

cyberpunk

con minipimer.tv estamos iniciando un nuevo proyecto. se trata de una narración colectiva. para quienes estéis interesados en participar del proceso, hago el anuncio, están las instrucciones aquí.
hace 3 días tuve un sueño extraño que intenté transcribir, según sugerencia de oskar, adaptándolo a la historia. lo pego abajo.

la escena se compone al interior de un centro recreativo 2.0. una especie de discoteca, con luces de colores en medio de relativa oscuridad, un sitio de swingers, desadaptados, ansiosos de sexo o mera interacción. interacción uno a uno. estos centros, que aparecieron por primera vez en europa, se fueron extendiendo como hongos y malas copias por el resto del mundo. ahora lo llenan todo, los hay más sofisticados y más artesanales. los asistentes son honestos y se mezclan allí, más que en un supermercado. más que en un parque, en un banco o en la calle. las perversas y los sádicos, las hermafroditas y los frígidos, el que no tiene que comer y el que está gordo como un pez, la vaca, la perra, la zorra. no hay dress code, sólo leds (la mayoría rojos y violáceos). no hay barra, sino largos tubos que cuelgan de los muros donde las ansiosas y los interactivos liban cócteles humeantes. hay música que sale de los poros de algunas perversas que han dejado de desear. ellas sólo sacan música, son los altavoces del lugar. cuando algún indignado aparece, se sienten conformes con lamerles los pies. ellas entonan un ritmo más agudo, o más acelerado, pero sólo como reflejo, como repetición. cuando en el pasado a los altavoces les llamaban cajas, se referían a ellas, que serían su próxima mutación. este sitio no tiene dueño. es un residuo urbano que han ocupado, no se sabe quién, y que nunca será desalojado. las fuerzas del orden han desistido de este tipo de lugares porque después de severos litigios se han dado cuenta que allí sólo van los perdedores (aunque a veces, y aunque ellos no lo sepan, se cuele más de algún disidente, disidente incluso de ser un paria***esto merece explicación, de cómo se ha producido una disidencia que se va superponiendo en capas hasta pervertir totalmente el orden jerárquico que puede tener cualquier valoración). la escena, entonces, se compone al interior de este recinto. el exterior no lo vemos aún, aunque probablemente se halle en el subsuelo.
en la escena una mujer de generosas carnes yace en una especie de camilla a ras de suelo. está perpetuando una interacción con un hombre joven, patéticamente normal. la mujer, desnuda, centra su actividad en la escritura sobre su cuerpo a través de su mano derecha que desplaza hábilmente y con cierta cadencia por los botones que se distribuyen aleatoriamente en torno al tronco, pechos, barriga, coño y culo. los botones son letras. el hombre está en cuclillas mirándole lascivo. ella escribe algo que no se alcanza a percibir. sus dedos se clavan profundamente en los botones, su cuerpo es mórbido y de color anaranjado (el filtro de saturación al máximo, luz roja, tono verdoso en los bordes de los botones). la mujer escribe lento, pero construye frases que por algunos de los poros de las perversas huecas intentan salir, aunque se ahoguen con alcohol. el hombre es muy simple, ella repite tranquilamente un manifiesto personal, no tiene prisa, se retuerce como un gato en celo, y él no acaba de entender todo sino como una oportunidad de interacción.
cuando ella ha acabado de decir lo que quería, de decirle a él lo que quería, de explicarle por qué la relación es imposible (porque ni siquiera sabe leer lo que ha escrito sobre sí misma), con el dedo índice y el pulgar dibuja una sonrisa blasfema con su ombligo. lo abre para dejar salir los labios una lengua y una dentadura salvaje que da tres carcajadas muy ruidosas. el hombre se desmaya. fin de la escena.

animaros!

familia

familiafamilia no es sólo un contrato, así como lenguaje no son sólo palabras. familia es haber compartido los hongos de la ducha, saber que tenemos las mismas patologías, vicios, sedimentos. familia no son tres cromosomas repetidos, ni unos genes idénticos, ni un apellido arbitrario. familia es el patetismo colectivo, las penurias que convivimos, la miseria de la que somos parte y que podemos reconocer sin tener que decir palabra. yo he visto tu sangre, tus hormonas he visto crecer tus espasmos, y mi odio también te pertenece.

chabolismo ilustrado

pre19j

edición de textos, desde la asamblea popular de mi casa, de mi pantalla, de mi IP, de mi cama que es mi cuerpo, los flujos de mis derivas, los secretos de mis flujos, cartas, memoria virtual.
varían en proporción y buen gusto. a veces banales anuncios, traducciones imposibles, seductores clichés. a veces emociones fuertes, tragos amargos, tensión.
la otra noche comenzamos un diálogo absurdo, amor óbice por lo ridículo: cada palabra era el nombre de una pintura famosa.
eres mi libertad guiando al pueblo, te dije.
tú mi desayuno sobre la hierba, dijiste.
horas y horas aquí, para siempre estar volviendo…

PROPIEDAD SUCKS! (el copyright llega incluso donde menos lo esperas…)

minipimer

con el colectivo minipimer.tv solemos trabajar sobre cuestiones absurdas e imposibles. es como un constante proceso de aprendizaje intuitivo y comunitario, en el que de pronto y sólo a veces te das cuenta de que algo has aprendido. habitualmente utilizamos una metodología del error (creativo) y del DIT (do it together). no hay cosas demasiado establecidas, aunque hagamos lo posible por organizarnos. son intentos fallidos que se van acumulando hasta construir un muro inestable y deforme que a la vez llega a ser duro. no me atrevería a usar la palabra identidad para referirme al carácter que se va conformando en la práctica que junta tecnología, investigación, experimentación, creatividad, burocracia en gestación y células muertas. llevamos así creo que unos 3 ó 4 años. olvidamos el aniversario del colectivo, porque algo que es mutante nunca nace como algo que no sea una masa informe. lo inefable, lo procesual, comienza a adquirir estructuras que no responden a lo lineal, y un cumpleaños es de las linealidades más grandes de nuestra vida.
…2008. ante el facto de tener que comprar un dominio web nos vemos en la necesidad (el derecho y finalmente el deber) de tener un nombre. no nos conocemos, no tenemos ganas, hay propuestas pero ninguna genera euforia. una de las que habla más fuerte insiste en los alcances metafóricos y lúdicos del nombre. minipimer, como una minipimer, la batidora. recuerdo su gesto y su adorable expresión (que sólo puedo situar en andalucía), una sonrisa. nadie se entusiasma demasiado, nadie se opone. pedro saca una tarjeta plástica rosada, paga. ya está. si existimos en la red, existimos, aunque nadie se lo piense.
… en el intertanto comenzamos a hacer streaming (siempre con software libre), experimentamos con las herramientas, se bajan del barco algunxs (la primera andaluza, los catalanes), hacemos emisiones como si fuera un apostolado, nos conocemos lentamente, nos aburrimos de streamear pero no bajamos la guardia, abrimos dos grupos de trabajo (uno de estudio y el otro de desarrollo de herramientas), algunxs se tecnologizan, llega gente nueva, viajamos un poco, nos compramos una canopus (nuestro mayor patrimonio), seguimos en hangar, leemos textos, encendemos leds con un arduino (y algo más), discutimos sobre nosotrxs mismxs, discutimos, intentamos organizarnos, buscamos vías alternativas, buscamos la reflexión profunda que hasta ahora es como un fantasma al que no podemos fijar en un papel ni un documento, pero que tenemos la sensación de que nos visita a veces. trabajamos con algo libre, a veces las herramientas, otras veces la cultura, las prácticas o las metodologías. nunca nadie es completamente libre, así que trabajar con “algo” libre es trabajar también con lo que le impide llegar a ese punto imposible del absoluto. a veces se siente como estar constantemente dando golpes con la cabeza contra un muro.
…2011. ante la precariedad, nuestra condición eternamente parasitaria y la dificultad para comprar materiales (después de 4 años streameando no tenemos ni siquiera una cámara propia), el carácter absolutamente marginal de nuestro trabajo se nos aparece como la propia imagen en un espejo. decidimos constituirnos como asociación. con ilusión y tembleque escribimos unos estatutos, nos perdemos en la burocracia, definitivamente no es lo nuestro. copy paste copy paste minipimer.tv copy paste.
un par de meses más tarde se nos notifica la imposiblidad de dar continuidad a la tramitación de la asociación debido a que el nombre está registrado. se nos sugiere pedir autorización a braun spain s.a. para utilizar SU nombre. en todos estos años es el primer contacto que tenemos de este tipo con lo privativo. nunca nadie nos ha impedido hacer algo, menos aun definirnos con un nombre. lo absurdo y el imposible se erigen como la eventualidad que en un momento traga de tu contingencia, te roba planes, te roba tiempo.
las alternativas sugeridas por la administración son: pedirle autorización a la empresa (posibilidad desechada), o cambiar el nombre.
el 2010 en el programa de la noche en blanco de madrid, para la colaboración que hicimos con d. g. andújar, escribieron nuestro nombre como “turmix”. alguien, no sabemos quién ni nos interesa, pensó en nosotras no como un título ni como una web, sino como un concepto, el de la batidora de mano, un artefacto que permite moler y mezclar elementos sin necesidad de cambiar el recipiente, un electrodoméstico portátil y manual. al parecer hemos sido un poco outsiders y no nos hemos dado cuenta de que estamos “robando” un nombre. tampoco nos habíamos dado cuenta de que, como dijo tere, podíamos ir a pedirle a la braun que nos esponsorizara (cuestión que definitivamente no nos entusiasmó ni en lo más mínimo y que quedó relegado para otro momento, como para los niñxs, ubicado en el “mundo real”).
decidimos cambiar el nombre, pero la administración volvió a vetarlo aludiendo a que se prestaba para confusiones.
la verdad es que el contacto con la burocracia se hace harto desagradable, pero si está coludida con la cultura de lo privativo y del copyright resulta aún peor. al principio la situación me dio bastante risa. aunque en la medida en que se está volviendo kafkiano a ratos llega a desmoralizar (no lo suficiente como para indigestarme). sobre el asunto, tampoco reflexiono demasiado, sólo es la constatación de lo propietario, y un impulso para seguir en la disidencia.

telepresencia (santiago 31/05/2011, 22:00)

alameda

me pidieron las amigas de la cuds que escribiera un texto corto para presentar el documental, “¿de qué onda?”, les pregunté, “así, de la onda del blog”.
mi blog es un ejercicio de autorreferencialidad programada donde, como dice una de las invitadas del circuito, escribir contra una misma funciona como micro-tecnología de subjetivación política. suena bien, aunque a veces sea una lata que todo el mundo sepa tu vida, literaria o literalmente. ya no tienes qué contar, te preguntan si estás bien con suspicacia.

estoy contenta de poder escribir en mi dialecto. llevo años hablando en una lengua que carece de ciertos epítetos propios de mi habla más visceral. incluso creo que el tema del documental que se presenta hoy es producto de mi sostenido alejamiento de chile, uno más de sus coletazos, un punto en los esquemas que grafican el cruce entre destierro, feminismo, calentón y verborrea dentro de mi vida. hacer un documental es un gesto de tiranía. es obligar a ver en silencio durante 46 minutos exclusivamente lo que yo quiera. lo llamé investigación, ejercicio, intento frustrado de tesina, homenaje, recopilación, documental. en la grecia antigua el tirano tenía el poder no por derecho sino por fuerza. hacer un documental es un ejercicio de fuerza, gritar algo. hacer un circuito de disidencia sexual también lo es. la disidencia no puede ser un derecho, porque no necesitamos que nadie nos de permiso. porque no queremos que nos toleren, porque yo misma soy inaceptable, sub y protonormal, pre y postfeminista. porque todo lo que hacemos son ejercicios de fuerza, y así las cosas devengo tiranía. es difícil reivindicar la tiranía en chile, así como es difícil reivindicar, por ejemplo, un feminismo sin mujeres. la mayoría te dirá que tengas cuidado, en las patas de los caballos no te metas, mejor quédate piola.
agradezco a las compañeras de la cuds estarle dando tanta importancia a la visibilización del documental, a lo que de alguna forma también es mi voz, aunque en el fondo haya algo aquí que ellas también quieran decir. ¿qué es lo que pueden querer decir (y reproducir) estas pequeñas frígidas de la izquierda (a las que adoro) a través de un documental periodístico que sólo habla de un contexto europeo donde supongo que para ellas la discursividad guatea heavy?

felipe en un chat pasajero me sugiere hablar sobre lo que digo siempre cuando presento el documental. y yo dudo. no creo en la relevancia que tenga decir aquí que lo hice con 30 euros de budget; o enfatizar en la relación directa que veo entre postporno y open source; ponerme a dar la lata hablando del quiebre del paradigma del capitalismo que resulta ser el Do It Yourself; o qué significa poner al cuerpo como origen en una investigación académica (frustrada por supuesto); para qué hablar de la relación entre arte y política yo, desde aquí, al otro lado de la pantalla que es un charco y un inmenso océano si no puedo escuchar los resoplidos, si no puedo ver la indignación, o si no indigno a nadie incluso, porque como están las cosas esto será una pura muestra de fuerzas, la tiranía que producimos entre yo y la cuds obligándolas a todas ustedes a ver este documental periodístico e incluso conservador en cuanto a narrativa y construcción.
qué me gustaría decir, y no me sale nada, un tímido “gracias por venir”, una curiosidad enorme por saber si para la asamblea soy caso perdido, si me di vuelta la chaqueta, porque ahora vivo tan lejos que ya no pelo el cable sino que se me va la olla. curiosidad por saber si en chile se dice cuir, o cueer, como he escuchado alguna vez acá. curiosidad por las copuchas, el debate, las críticas de las que estoy sedienta porque en españa la gente es tan “buena onda” que nunca te manda a la mierda si no le gusta algo. estoy sedienta de un debate con mis frígidas favoritas, quiero puro empinar el codo con ellas, no decir basta, retorcernos hasta el exceso.
porque finalmente, lo más interesante que me ha pasado con el documental es poder discutir con la gente después de la proyección, bollitos de armario, putas, trans, heteros corrientes, feministas declaradas, en potencia, acomplejados, inhibidas, moralistas, jovencitas religiosas, lesbianas golden, de nacimiento, 0 kilómetro, maricas normativas, machistas sin conciencia, estudiantes de pregrado, de máster, de doctorado. así que si a alguien le interesa, lo que más me gustaría decir es que sacaran el lápiz, mi correo es lucysombra@gmail.com

*el reportaje que hicieron lxs compañerxs de la señal 3 de la victoria, mi casa televisiva: