amor de verano

 


de pronto llega el amor sin que una lo haya llamado. no golpea, no avisa, te pilla sin depilar, sin haber cambiado las sábanas, con la nevera vacía. no hay café…
llega un amor que es de ensueño y es a distancia y se vuelven a poner en práctica todas esas viejas estrategias de amor a lo lejos, sólo que ahora, ahora sí, tenemos cada vez más tecnología, y eso que no la hemos usado toda, y eso que aún nos queda mucho por experimentar, empezando, claro, por encontrarse cuerpo a cuerpo, chocar los huesos, sudar la carne, chupar los poros insaciablemente unos cuantos días sin tregua, sin conciencia, sin casco ni uniforme, sin fusil.
llega el amor justo cuando ya éramos cyborgs (proletarios de la misma clase), y toda nuestra cibernética dormía en la propia cama, y soñábamos con twitter, con skype, con mensajes de texto, y nuestro amor se representaba así, así de banal y simple como una aplicación encastrada en un aparato más pequeño que la mano. y ¿por qué no lo habíamos hecho antes? ¿por qué no habíamos profanado los castillos de la tristeza? ¿por qué no habíamos hecho meditaciones simultáneas de cara al sol? simplemente, porque el año pasado fue una mierda. sin relativismos, sin lugar a dudas.
entonces, en este estado menor, de incontrolable sentimiento y emoción contra-colérica se desprende el daño, lentamente, cae como piel muerta, surgen nuevas excavaciones, asentamientos arqueológicos perdidos por la fuerza de la desdicha, recuperación del cuerpo, y sobre todo, de las manchas que contiene. cicatrices que ahora parecen bellas, cuando mi lengua las rasca como si se alimentara de costras, cuando me enseñas a amar mi transpiración, y el amor es un tema de referencia. todo se ve bello desde aquí, y esta fragilidad es lo más bello. porque no tenemos miedo.

armas de representación masiva: gorda


(esta es mi segunda colaboración con lamansaguman que salió el otro día)

Por @LuciaEgana

La gordura es para el imaginario como la maleza para el jardín, o quizás peor, como los caracoles que se comen a las plantas bellas de un jardín, afeándolo, echándolo a perder. Es difícil en una cultura como esta no haberse sentido gordx alguna vez. Y antes de eso oírlo, tanto sea dicho con cariño o desidia. La maleza.

Como lo constata en su propia complejidad Charlotte Cooper, la mujer gorda puede considerarse una discapacitada. A lo menos segregada por improductiva, obsoleta, inmóvil. Su cuerpo colonizado por unos discursos capitalistas que vinculan la productividad como máximo y punto culminante a la maternidad. Ya lo decía Hipócrates, una mujer gorda muere antes y no menstrúa, tendrá dificultades en el parto y nos llevará, por glotonería, a la extinción de la especie. (Curiosamente planteaba también, en el siglo V a.C., que andar desnudo es lo que ayudaría a un obeso a perder volúmen).

De Hipócrates a la iglesia, y un saltito, la gula acaba siendo un pecado capital, el karma de la mujer obesa: un castigo de vidas anteriores, la delgadez una industria, la medicina una ciencia al servicio de la salud, la salud como ejercicio estético del cuerpo, la delgadez el mejor bienestar, la gordura tristeza humanista del exceso, y al mismo tiempo, representación de la pobreza: corporalidad de la marginación.

La industria de lo flaco representa, hoy por hoy, un exceso muchísimo mayor que el de comer lo que unx quiera. La talla única no respeta las propias leyes respecto a lo que es la supervivencia. Las necesidades materiales, o más bien su correlato corporal, no se corresponden a nuestro deseo, tratado como una mosca muerta. El mandato del imperio egipcio (XXI-XVII a.C.) de “toma una sola cosa en lugar de manjares. Un pedazo pequeño en lugar de uno grande” no se corresponde a lo que en realidad muchas veces mi megalomanía pretende. Vincular estos mandatos de lo pequeño exclusivamente a la comida me parecería bastante reduccionista.

La palabra obesidad viene del latín “obedere” (OB, sobre y EDERE, comer) algo como “comérselo todo.” Y yo me pregunto bien sinceramente y no sin cierto complejo ¿cuándo no me lo he querido comer todo? Megalomaníaca esperanzada, viendo el mundo como un pañuelo y yo su esfinge. Siempre deseando haber leído tanto (por no decir todo), habiendo probado drogas, amantes y comidas en variedad incuantificable. Conocer el mundo, todo, completo. Tragar de tantas cosas y de todas un poco, insaciable. Y cagar, cagar que también es producir, como un monstruo, como la peor de las desfasadas. ¿Y ustedes no son también engullidoras todas? ¿no son estos deseos de comer apenas el antónimo reivindicativo de una figura magra, insípida y poca cosa?
(video único:)

compulsar el documento de identidad…


(el contexto de esto es un concurso en el que se me ocurrió participar que se llamaba premio walter benjamin y que era organizado por el museo del exilio. como es sólo un premio para artes visuales lo más probable es que no me lo den (si lo gano prometo fiesta, he aquí la constancia), pero como estaba en chile envié todo sin incluir uno de los requisitos: documento de identidad compulsado en el ajuntamiento o en la policía. llevo dos días intentando conseguir el puto requisito y no lo he logrado. abajo sigue la carta que redacté para el director del museo con quien me he estado escribiendo por lo mismo, y que a este punto creo que no se la enviaré porque, dentro de todo, me parece bastante llorona…)

hola jxxxx,

el que li escric en aquest mail és totalment prescindible per a la comunicació que estem portant i que és eminentment pràctica. per tant si té poc temps, pot deixar-ho fins a aquí. el que segueix en aquest e-mail és el que m’ha passat en relació al requisit del concurs corresponent al “document d’identitat compulsat”, i em prenc la llibertat de descriure-ho perquè crec que per a edicions futures del vostre concurs caldria repensar la manera en el qual es plantegi.
com li comentava en un mail anterior, l’ajuntament no compulsa documentació que no romangui en el seu poder. ahir, per desconeixement, a més d’anar a l’ajuntament vaig anar a una oficina dels mossos d’esquadra i a una de la guàrdia urbana i en cap de les dues van poder compulsar-me la fotocòpia ni dir-me on havia de dirigir-me per a això.

aquest matí he anat a l’oficina de carrer trafalgar que és la que m’ha indicat aquest matí un agent de la guàrdia urbana al que he consultat per la policia nacional (que era, finalment, el lloc idoni per realitzar la compulsa). en aquesta oficina amablement m’han fet pujar a la segona planta per acudir a la taula 20 per compulsar la fotocòpia. sense haver hagut d’esperar més de dos minuts, m’he trobat davant la funcionària que m’ha dit que, per comptar amb un NIE (nombre d’identificació d’estrangers), no podia dur a terme la meva missió allà. havia de dirigir-me, segons m’ha indicat, a l’oficina on m’haguessin fet lliurament del meu document. he anat, llavors a la seu de la policia del carrer enric granados. però, en aquesta oficina m’han dit que no feien compulses, que anés a la seu de carrer balmes. en arribar a balmes, i per evitar-me l’haver d’esperar li he preguntat, afortunadament, al policia de la porta si era est el lloc adient per compulsar un NIE. el policia m’ha indicat que a causa de la meva nacionalitat (chile) havia de dirigir-me al carrer guadalajara.
la oficina de policia del carrer guadalajara sempre m’ha semblat un lloc digne d’estudi en raó del maltractament implícit que ostenta: en arribar et lliuren un nombre per a la primera fase d’espera que es realitza en un pàrquing cobert (que a l’estiu pot arribar als 40º). superada aquesta etapa et donen un altre nombre per esperar en una oficina. el lloc, a pesar que té un ritme molt lent, no compta amb lavabos per a la gent que hi va a realitzar els seus tràmits. cada vegada que vaig pregunto pels lavabos i des de fa 5 anys em diuen que “estan en obres”. he esperat durant 3 hores el meu torn d’atenció i quan ha arribat, la funcionària m’ha dit que no podia compulsar-me la fotocòpia perquè no portava el meu passaport. he demanat de parlar amb algú de càrrec superior. la senyora m’ha dit que jo en espanya pràcticament no era ningú sense el meu passaport, ja que el meu document d’identificació era tot just vàlid per poder ser identificada en termes gairebé superficials. m’ha dit que no havia d’anar a cap oficina pública sense el meu passaport. davant el meu reclam i, en aquest punt, desesper, la dona m’ha suggerit que tornés a anar-hi (no demà, que és festa) dijous, a repetir l’intent.
et descric amb tant detall l’anterior perquè em sorprèn haver hagut d’abandonar les meves activitats programades (treball) durant dos dies per obtenir, sense èxit, una fotocòpia compulsada del meu document d’identificació. ho descric perquè em queda clar que tot el que vaig fer el dia d’ahir va ser producte del meu desconeixement, però tota la deriva d’avui ha estat  producte de la meva nacionalitat. sóc filla d’exiliats i vaig viure fins als 6 anys en aquesta condició, sent literalment apàtrida, i els moviments migratoris són per tant un aspecte que forma part de la meva experiència vital. entenc que les administracions han d’organitzar-se i, per experiència, també sé que tot és més dur de resoldre a nivell administratiu des de la condició migrant. no obstant això, crec que seria interessant poder avaluar per a efectes de l’excel·lent concurs que heu proposat aquest any per primera vegada, l’operativitat del requisit de la “còpia compulsada de la identificació”, que esdevé un requisit diferencial entre comunitaris i extracomunitaris, que no resulta adequat considerant que el personatge que regeix la convocatòria, walter benjamin qui, com la seva biografia indica, va ser rebutjat per fer classes a la universitat per la seva condició de jueu, va estar fos del seu lloc d’origen moltíssim anys i va morir pràcticament en un pas fronterer.

si vostè ha arribat fins a aquest punt de l’e-mail m’agradaria comentar-li que el concurs realment m’ha semblat interessantíssim, tant en la seva oferta com en els seus postulats, i que si plantejo aquest tema és només perquè en edicions futures pugui millorar-se, i perquè davant el que considero maltractaments administratius cap als immigrants l’única cosa que tinc és la meva ràbia i la meva veu.

lucía

*** el texto lo traduje con softcatalá, google traductor y la pachi le dio sus toques finales. cualquier error es totalmente intencionado…

post-inor2

3 veces recuerdo que la iglesia a través del estado y este a su vez a través de la empresa privada, quitaron la píldora del día después de circulación en chile. como todo allí, parecía normal, o al menos pensable, incluso quizás predecible.
recuerdo que mi adorada adelinia traía cada año de francia una serie de cajas con la dosis por si a alguien le hacían falta. en estos casos lo típico es que terminen siendo las redes socio-afectivas las que resuelven problemas de salud pública, responsabilidades privadas y también morales de cualquier sociedad que debería asegurar unas mínimas y precarias libertades corporales.
pero aún así, teniéndola a mano, nunca hube de usarla.
con los años, tras un aborto y la lectura de testo yonqui, mi resistencia a consumir hormonas en forma de píldoras anticonceptivas fue aumentando exponencialmente, tanto así que a veces me veo a mí misma dando peroratas en torno a por qué no hay que consumirlas, y en esos caso, siento un poco de pudor porque nunca acaban de convencerme los canutos.
total, que como ya lo he dicho alguna vez antes, el cuerpo cambia con los años y no sé por qué estúpida razón, mientras más experiencia tengo follando, más posibilidades de embarazo me aquejan. nada invivible, pero sí algo incómodo. una putada.

hay algo como una certeza de estar preñada (imposible distinguir si es físico, intuitivo u hormonal) que se siente como una solución cartilaginosa batiéndose en el útero, o por allí abajo, unas ganas de follar tremendas y una especie de tubo húmedo en lugar de vagina. pachi dice que “siento las pataditas”. yo no sé si es tan antropomórfico, pero algo se siente y no lo voy a relativizar en estos tiempos de insensibilización corporal.
entonces una lo debate, lo evalúa, espera fijar las sensaciones y determina ir en busca de la solución, para darse de bruces con la capitalización del cuerpo. el estado español ya no financia la píldora del día después, he aprovechado de enterarme. en el cap te dice que nada pueden hacer por tí, que directamente en la farmacia te ayudarán (a cambio de 18 euros) y, como si fuera un chiste de mal gusto, de regalo te dan un condón.
el hecho de que sean necesarios 18 euros para prevenir un eventual embarazo no deseado me da vértigo. sin duda para el estado resultará más caro un aborto y, si fuese peor, lo más caro sería mantener a un niño abandonado. o sea, pensamiento lógico aquí no se aplica. después de todo esto entiendo que se quiera eliminar el aborto como parte del plan macabro, y las pastillas y la voluntad de cualquier mujer, y si es así ¿por qué no empezáis por extirparnos el útero mejor? porque a este paso una empieza hasta a sentirse media culpable de follar, y no es la idea, que pa eso no nos hemos pasado tanto tiempo estudiando los misterios del sexo y militando en la religión feminista, y aunque varias veces haya pensado en renunciar totalmente a los penes de carne, otra parte de mí me exige no privarme de nada. en la diatriba conmigo misma decido no cambiar nada.
la pastilla son 1.500 microgramos comprimidos de levonorgestel, una bomba hormonal sin duda, que amenaza en el prospecto con provocarte por lo bajo vómitos y mareos. tampoco tanto la verdad, exacerba la mujeridad un poco, y como efecto contrario me dejó cachonda, como un animalillo húmedo. así que me autogestioné una jornada de self erotismo pasando la resaca del bombazo hormonal.
y ahora me pregunto, con tanto hacker que tenemos cerca ¿no será posible inventar una versión DIY de la pastilla?

la @mansaguman

siempre quise tener una columna de crítica de golosinas. poner en jaque su dulzor, la grasa, la calidad de los ingredientes, pero a pesar de que llevo más de 15 años insistiendo en la temática, a nadie le parece interesar. esta semana publicó la mansaguman (que somos todas) mi primera colaboración. (sé que estoy publicando poco en el blog, y no es que lo olvide sino que hay varios proyectos escritos (pero paralelos) que están usando parte de mis debilitadas neuronas en la práctica). hablé de los archivos del cardenal, una serie que hicieron el año pasado en chile y que me cepillé adicta por youtube con 24 hrs. de retraso semana a semana. bueno, la dejo aquí (pinchando la imagen de arriba podéis ver la línea editorial del proyecto que es militante, necesario y no-mixto):

Mirada tecno-sexual de “Los archivos del cardenal”

Por @luciaegana

Vi “Los Archivos del cardenal” por Youtube. Vi 12 episodios divididos cada uno en 4 partes, con lo cual terminé viendo 48 trozos de la serie en calidad deficiente, con interrupciones tan abundantes que quizás pudieron ser unas dos por minuto y sola. Recuerdo como la gente se ponía de acuerdo en las redes sociales para ver la serie, en su casa tomando vino, mientras yo me moría de envidia. Yo cada semana veía un episodio, sola, en la pantalla de mi computador portátil, a veces a pantalla completa, y otras en una fracción de ella, entre un chat, un documento, una imagen. Tengo que decirlo como advertencia: nací el año 79 y no soy de las detractoras de esta producción (creo que es bueno que exista, al menos para discutir). Eso no quiere decir que me lo haya tragado todo sin filtro.
Hay muchos análisis que se pueden hacer de esta serie. Para mí es importante ver cómo a partir de una narrativa mitológica y heroizante (de la izquierda pero sobre todo de la iglesia católica tan venida a menos hoy por hoy, y que se queda tan limpita a través de la figura de la Vicaría de la Solidaridad), existen unas representaciones de las mujeres secundarias y accidentales que dejan bastante que desear.

Es cierto que apenas comencé a ver la serie sufrí un proceso de adicción que fue imposible de controlar. Creo que después me cepillé las cuatro temporadas de “Los 80” por pura nostalgia de “Los archivos del cardenal”. Sin lograr saciar esa carencia, esa necesidad pornográfica que de alguna forma me generaba “Los archivos…”. Pornográfica en su estetización erótica de la tortura, tan rítmica, tan aséptica, con un sentimiento desplazado por la pura brillantez de la imagen televisiva, de esos rostros entre publicitarios y telenovelescos, de esos torturadores que parecieran sufrir por no obedecer a diosito y de unas texturas que no dejaban permear lo representado porque había una capa tan gruesa de maquillaje y unos planos que pasaban tan veloces que era difícil eludir la materialidad de la imagen (sin contar las lágrimas que como si fueran otra capa también cooperaban al enturbiamiento de lo que veía). Es un problema el de representar el horror, siendo honesta creo que no se puede, y digo esto porque no sé cómo podría hacerse, no tengo la solución.

Pero lo que no cuesta nada representar es el carácter superfluo de las mujeres. Como es un clásico en la televisión, así como en la moral de izquierda, las mujeres parecieran ser siempre esa sombra suave y tierna que acompaña al héroe, al protagonista, al que es realmente revolucionario porque ella pareciera no llegar a conseguir el puntaje necesario para entrar a las grandes ligas de la revolución. Por lo tanto esto quizás más que una crítica a la televisión (que por más obvia, sigue siendo necesaria) es una crítica a la moral de izquierda, el lugar donde nací y crecí (un lugar que también amo), pero que así como el feminismo no puede dejar de hacer, es necesario criticar y cuestionar desde dentro. Al menos si somos feministas y de izquierda (vaya espacio de complejidad política).

Como es habitual, el espacio privado está totalmente escindido de la acción política real. En la casa y en la cama se restituyen las heridas, pero no se escribe la historia. Sería interesante una recuperación de todo lo que pasaba en esos lugares, me gustaría realmente saber. Por lo pronto y tal como sale en “Los archivos del cardenal” (capítulo 11) las mujeres eran trofeos de guerra o droga legal para emborracharse y olvidar los desagradables actos políticos que algunos revolucionarios tenían que perpetrar. La mujer (propiedad) del revolucionario, sin calentura más que para vaciarle la cabeza de sus penas y preocupaciones a un mirista en una casa de seguridad, “lavando los trapos sucios”, “prestada” por su esposo para estas labores políticas a su escala se reducía tristemente a participar de la revolución sin ser nunca su protagonista.

___

(una pregunta ¿ustedes creen que debería, a lo bell hooks y como acostumbro a hacer en el blog, por razones totalmente ideológicas, escribir todo con minúsculas?)