new wine in old bottles

crecí en un país donde el eje del mal (neoliberal) robó su condición de estado. pa lo que me importa, diremos todxs, pa lo que me importa el estado.
crecí en un país donde el colegio se paga, la salud se paga, el paso por las avenidas mejor asfaltadas de la ciudad se paga, donde la harina es de mala calidad y el aceite como el de coches. crecí en un país donde la lógica del trabajo y del esfuerzo es una religión. crecí en una ciudad donde, tal como madrid está llena de bares, está llena de farmacias y donde los medicamentos cuestan 2 ó 3 veces lo que valen en españa. crecí en un país donde la enfermedad es el terror que imprime el estado sobre una población cada vez más inmovilizada (y más obesa, entre la harina, el aceite y el terror). crecí en un país donde el presidente es una de las 150 personas más ricas del mundo y donde el sueldo mínimo (el más alto de sudamérica) es de menos de 420 dólares (lo que ni siquiera alcanza para pagar un mes de estudios en la universidad de chile, lo que allí siguen llamando irónicamente “universidad pública”) y donde más de un 20% de la población vive con menos o mucho menos que eso.
crecí en un país donde la pobreza está naturalizada de la manera más violenta posible. crecí en un país donde la violencia está naturalizada, donde el aborto es ilegal bajo cualquier circunstancia, donde la iglesia controla los servicios de salud pública.
digo todo esto porque el neoliberalismo me es familiar. sé cómo funciona del mismo modo que alguien sabe cómo reaccionará su hermano frente a algo. de alguna manera, y es muy triste decirlo, algo en mí también naturaliza al capitalismo feroz porque crecí rodeada de todos sus dispositivos y me alimenté de su comida, le debo su universidad, miré sus películas en los noticiarios por la televisión. fui víctima de la usura a través de la salud y la educación privada.
es en este contexto que reconozco muchos de los dispositivos que hoy percibe mi cuerpo pobre y migrante en la barcelona del fin del mundo. reconozco como el mismo queso de siempre viene ahora relleno de agua, tras haber tenido un reajuste del 10% hace unos meses, sin cambiar en nada su envoltorio cutre al que no nos desacostumbramos. reconozco, más allá de la terciarización, cómo las funciones laborales se multiplican a través de un cargo que pareciera ser siempre el mismo. reconozco el empeoramiento de la alimentación y de la vida como si fuera un programa de salud pública. reconozco la brutalidad y la invisibilización de la pobreza incluso en ámbitos donde todos son comprobadamente pobres (por ejemplo en la cultura), y donde todos sin embargo siguen trasteando con prácticas burguesas, haciendo música al chocar las copas de champagne. sé reconocer la vergüenza de la pobreza que imprime el capitalismo, un sentimiento de culpa por no tener, una reacción nuestra con la que el capitalismo cuenta y que opera como la autocensura enunciada por pasolini (algo que la institución sabe que haremos sin que haga falta ni enseñarnos ni decirnos cómo ejercer). reconozco el pudor capitalista y me vuelvo a declarar insumisa.
y no estoy deprimida, no. porque con mi vivencia de país neoliberal sé, con total certeza, que las ratas sobrevivimos aunque caiga la bomba atómica y que la resistencia a veces tiene que perder la compostura y dejar de pedir para poder desenfundar el ak47 que todxs llevamos dentro.

One thought on “new wine in old bottles

  1. oh yeah! así me siento… y es un alivio! y a la vez, una tristeza: la de darte cuenta de la ignorancia de la gente ante lo que para ti es un reconocimiento, sobre todo porque esa ignorancia es insultante en un país que hace 40 años pasaba mucha hambre.
    estan cambiando muchas cosas, pero los puntos de vista son lo que mas tardan en cambiar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/chileact/public_html/lucysombra.org/blog/wp-includes/plugin.php on line 546