siempre he deseado que esta desquiciada capacidad de amar responda más a una vitalidad desbordante que a una absoluta estupidez. horny queerness: homenaje a la guarra de molly bloom.

sí caminaba inspirada y en la vitrina había un libro de visualidades queer junto a uno sobre comida mediterránea y a otro de poesía llamado “la llave y el puñal” y tu lóbulo queer clavado en mi ojo queer que acaparaba toda la distancia sí el emblema de toda una política castrada por mi boca chupándote con una ansiedad estética hasta el otro lado de mi pecho atravesándome mi boca que queer no deviene platónica te susurra guarradas tradicionales la convención es su pulpa lengua gastándose contra tu carne ¿qué es una vitrina? ¿qué es un escaparate? yo anclada yo sucia garabato yo caminando medio muerta yo yo no soy yo cuando rozo esa piel queer tuya no soy yo cuando me escapo de la impostura aunque sea a través de un amor banal y subasto mis tres pilchas por un beso tuyo tan queer tan de otro mundo tan desgranada yo bomba rota bomba que no explota un coche que no arranca una red desestructurada o bastante gastada o surgiendo de la nada como alimentos especiales como teorías impresas y traducidas y mal traducidas después vueltas a situar quiero destruir las palabras todas lavarme la boca para empezar de nuevo sacarme este enema rasgarte toda entera con esa diplomacia activista que me llevas (y que me aniquila) porque una disculpa tuya me agrede más que mil palabras porque te quiero guarra y exhausta te quiero jadeante y desgraciada o mimosa te quiero de piernas abiertas de culo abierto clavándomela te quiero agrediéndome aunque no sea yo este esperpento que te habla yo no hablo más no debería me han extirpado la voz con tus tácticas de hombre blanco para el autocontrol y el decoro tácticas autorepresivas decía y aunque esto sea puro “oportunismo estratégico” esto es lo poco que nos queda esto es la nada que puedo ofrecerte clavada en el abismo sin medida que se concentra en tu inmundicia (déjame lamerla) todo eso es desgracia eso lo que me tiene caliente como el punto ciego en el que combustiona una hoja apuntada por una lupa en medio del desierto de atacama un sol y tu culo queer que no me cabe en la mano tu culo vegano tu culo que es sencillamente de otro planeta tu culo de otra galaxia tu culo espasmódio culito agitándose hasta la extenuación tu culo y su ano (mi anillo) tu culo y yo que estoy drogada completamente narcotizada con tu ano tu saliva y tu lubricidad en esta conferencia donde exhudo olor a sexo huelo a nuestros cuerpos chocándose hasta que la respiración se me corta por los líquidos y gases que se produjeron en los puntos de contacto que hilvana tu cuerpecillo queer y mi raja por la que suelto ahora un aroma dulce mezcla de saliva seca sudor y fluidos vaginales por lo que intento cubrir con un cuaderno mi coño que traspasando bragas y pantalón está manchando con espesas lágrimas el asiento porque busco debajo de mis uñas restos de tu piel bostezo y me toco la ingle y escribo “sofisticación identitaria” y más abajo con letra más pequeñita “amor” hasta que me duermo sí me duermo porque no hay nada más aburrido que una persona que contiene estas emociones poco productivas porque el capitalismo nos ha enseñado a volvernos más distraídas ante las necesidades de una mujer porque no hay necesidades en una mujer porque no habría de haber porque algunas incluso sostienen que una mujer no existe y uso el sí como punto final uso el sí como violencia enunciativa porque decir no es lo que nos ha dejado el capitalismo como posibilidad de acción y sus trágicas elucubraciones son cuartetos de cuerda censurados por la moral y una mujer no puede ser tan desfachatada como para decir vamos sí quiero sí deseo como ningún planeta observado por el ojo humano sí me corro y vuelvo a correrme sí mi cuerpo es la caparazón de la ira sí porque han sido tantos los que me han dicho que no puedo amar con esta desmesurada violencia que no puedo hablar tanto ni tan fuerte que da risa como caigo extenuada por la excitación que mi cuerpo es demasiado grande y licuoso y que la esoteria no es ciencia y que la ciencia nos otorga un respiro para volcarnos con mesura y todo eso es lo que me dejas en medio de un beso repetido una y mil veces por tus preocupaciones post-identitarias por tus lametazos y tu pasiva inconstancia y yo secándome por un feedback un ping y por mi conciencia de tener que abandonar este desierto tú desértico pleonasmo o algo más insignificante y yo desbordada y acalorada a más no poder sí necesitaría más puntos aparte en mi vida sí preferiría se sobrepasarían todas las cotas de lo aceptable y seguramente también sería un fracaso pero eso evidentemente no nos preocupa después de los ininterrupidos fallos que la cultura occidental nos inculca con clases magistrales y sus evidencias ante nuestros ojos tantas ruinas y restos rotos y guerras y desamor y vuelta otra vez a planteárseme que no puedo follar con violencia la inadecuación mi amor idealista porque asegura que se puede reinventar y volver a hacer que nadie está preparada para mí porque me desbordo y doy miedo así salida y tan abrasiva hablando de más diciéndolo todo algo más parecido a una salvaje que a un ser humano que dice no cuando siente sí.

los hedores de la locuacidad

por hablar de más, demasiado, por esa infinita belleza que me asusta, por el pozo ciego de mi amor que es droga, porque soy una yonqui y los coletazos de la abstinencia -tal como el clítoris- se agrandan a medida que pasan los años. por 4 rayas. por hablar mucho, de más, demasiado. hablar de todo, hablar profuso, hablar esperando recibir de la propia boca los pensamientos articulados. ver como el pensamiento se articula en la boca y luego, luego duele la cabeza, o el hígado, o el corazón, o si queremos ser más dramáticas, el alma. porque el alma no existe. porque el camino que trazan las ideas encadenadas de forma frenética y aleatoria me abruma. porque a veces creo que me he enamorado de mí, de tanto escucharme y luego, luego me aburro de mi amor efímero, de estos sentimientos que no sirven para engrandecer el alma. y si el alma no existe no se puede ser tan reaccionaria. por hablar demasiado, autómata, es que emergen articulaciones indeseables, y la imagen que me devuelvo no es sugestiva, ya no es la infinita belleza, sino un espejo roto que incita a la desfiguración total. porque sólo entiendo lo que digo pasadas unas cuantas horas, y entonces ya no es el momento de abrir la boca, la boca lleva entonces horas abierta y mastica desfiguración. he de llamarme abuso, he de llamarme torpeza, he de llamarme infanticidio, he de llamarme como una obstinación que me da azotes en la cabeza, en la boca ensangrentada y supurante de desgracia. esos azotes que no me ha dado nadie por juego, esos azotes que tengo que buscar en las cadenas rocosas de mi memoria para salir trasquilada como una pobre oveja seca (desechada incluso por la industria farmacéutica como cobaya). por hablar demasiado, por no jurar amor eterno sino inmediato, por jurar tantas veces que ya se vuelve insustancial, increíble e inútil. porque ya no seduzco a nadie, ni a mí misma, ni a las horas perdidas en persecuciones imaginarias, en análisis pobres o baratos o de rebajas, toda esta información que regalo porque en el fondo temo que no valga nada. porque hablo, hablo y hablo. porque la verborrea siempre me pareció patológica. porque de pequeña siempre me dieron a entender que cualquier cosa que dijera resultaría interesante, y más infanticidio, más engaño, más incremento, añadido el exceso, más especulación. porque no recuerdo nada y si lo recuerdo no importa. porque lo recuerdo todo, y lo comento todo, como si el mundo no fuera ya una realidad en sí misma, como si el mundo necesitara de mis tediosas notas al pie aclarando una lectura arbitraria de una realidad que ya es tendenciosa. porque mis notas al pie no le interesan a nadie y no sé por qué siempre alguien las escucha (???). porque las notas al pie apenas las anuncio y ya son tan abundantes que no tengo tiempo de transcribirlas. mi labia perdida en el fondo de un saco roto: mucho humo, demasiado tabaco, ruido. por no saber si se está manipulando o aludiendo a la honestidad más intachable. porque esta forma de hablar es desenfreno sexual, y el desenfreno sexual está muy bien en las películas, pero no en una serie de comentarios a la realidad bajo formato de mera locuacidad. porque estoy cansada de ser un libro abierto, estoy cansada de esta honestidad que roza con demasiada frecuencia la oligofrenia. porque no hay estrategia de infantilización más burda que aludir a una belleza desmesurada, y porque el elogio de una belleza insaciable también es charlatanería. porque he sido demasiado glotona con las palabras, porque he sido repugnante, porque he engordado con los supuestos del pequeño larousse (1989). porque resulto inverosímil y excesiva. porque ya nadie puede en estos tiempos seguir drogándose con amor. porque, maldita sea, cada vez produzco más endorfinas y ya no tengo recursos para costearlas. porque he desconfiado tanto de mi deseo que he aniquilado lo escaso que de él quedaba. porque todo lo que queda está adulterado. porque al parecer ya no queda nada. sólo las marcas en mis brazos tras repetidas inyecciones.