el colonialismo de la fantasía blanca

facebook_pikara

no suelo aceptar en facebook a nadie que no conozca personalmente. ayer a través de una amiga pude conocer el estado de una persona, a la que precisamente desconozco, que hacía referencia directa a mí, con nombre y apellido. en realidad no voy haciendo caso a la gente que no conozco e intento hacer menos caso aún por facebook… pero anoche no me podía dormir pensando en qué me gustaría poder decir al respecto.

la persona dijo lo que dice la imagen que encabeza el post y alude al texto publicado en revista pikara en enero de este año.

a ver, igual esta persona leyó el artículo muy en diagonal. es lo más probable, lo único que puedo pensar. no pilló que se trata de una experiencia y una percepción tardía de la experiencia y que es muy personal y situada. de hecho (anécdota), hasta a la pornoterrorista le pareció que me sobreexponía con este texto. y además, ante el impacto de que el texto fuese de los más leídos de pikara, compartido por diversos medios, escribí esto. la cantidad de agresiones que empezaron a haber en los comentarios obligó a la editorial a cerrarlos en un abrir y cerrar de ojos. y esto no es censura, esto es purita autopreservación feminista. (y esto ya es otro tema, pero el poder intenta hacernos creer que censura es también no dale la voz al enemigo…)

esta persona leyó en diagonal el texto porque su etnocentrismo le impide ver que no todo el planeta es como su barrio de ¿madrid? a ver, lo vuelvo a explicar para las que no lo sepáis y aprovecho de aclarar un poco cómo están las diferencias en el mundo. en chile el aborto es absolutamente ilegal, no importa que tengas un feto de 10 cabezas que te va a estrangular por dentro, no importa que tengas 8 años y tu padre te haya violado (¿tendría que decir follado para no herir la susceptibilidad de una chica “pro-sex”?) desde los 3 años hasta lograr tu embarazo, no importa que no quieras tener un hijo. en chile en el año 2004 la iglesia católica había retirado de circulación en las farmacias 3 veces la píldora del día después. si eres una pija nada de esto importa mucho. puedes viajar a europa, puedes pedirle ayuda a alguien. si eres una pija probablemente no podrás entender que un embarazo no deseado, y que se te obligue a tenerlo es también una violación. porque “violación” no es sólo el polvo en un callejón oscuro donde te folla un negro ante tu resistencia (esto es en las películas y pone mucho, pero violación son muchas otras cosas que lamentablemente no adorna el imaginario cinematográfico con tanto ahínco).

me parece que el comentario de esta persona deja ver muchas cosas que me gustaría cuestionar aquí desde mi posición. básicamente porque me dan rabia, me agotan y me angustian. me angustia el feminismo pro-sex que lo único que sabe es mirarse a sí mismo, esta actualización del feminismo blanco y aburguesado que tanto se ha cuestionado pero que escurre por todos los rincones, porque para más inri coincide con que son las voces que el poder actualiza. los medios oficiales les dan voz porque son cuerpos que no disrumpen nada, cuerpos blancos, europeos, hegemónicamente guapos, flacos. cuerpos y subjetividades que no tienen capacidad de empatizar con otra experiencia y otra visión que no sea la suya, cuerpos que se erigen como la transgresión absoluta aunque apenas transgredan el imaginario de su papá progre, y con mucha suerte…

llevo un buen tiempo trabajando para que existan espacios como la muestra marrana, pensando y repensando las prácticas postpornográficas, intentando hacer diálogos entre las ideas y las prácticas, mi investigación y mi vida son, a este punto, bastante indifirenciables. y digo esto no para darle más legitimidad a mi voz, digo esto para que se entienda cómo me frikea que me digan que “criminalizo de forma esencialista a los hombres” ¿perdón? ¿hola?

es un asunto al que una le ha dedicado bastante tiempo el de pensar los mecanismos de excitación sexual, los propios y los impuestos y las violencias que hay en ese terreno y en otros paralelos y/o autónomos. de hecho el texto precisamente cuestiona la naturalización de las agresiones que, sin cuestionamientos, quedarían en el terreno de lo normal. no hago ningún paralelo entre fantasía y agresión sino para hablar que mi imaginario infantil estaba permeado por el patriarcado, y ni siquiera lo hago por juzgar, sino exactamente para denotar lo pantanoso de este terreno.

tu fantasía nunca será mi agresión. mi agresión es mi agresión y punto. así como mi fantasía no ha de ser la tuya, y un largo etcétera. no pretendo para nada meterme con los mecanismos de excitación de nadie ya que es un curro que nuestra cultura heteropatriarcal nos obliga a hacer de forma bastante solitaria (y he allí otro por qué de encuentros como la muestra marrana). por qué planteas que quiero dar lecciones si lo único que pretendo es comprender la historia de mi coño???

para mí el único tema es el consenso. sin apellidos, consenso y punto. no puedo aceptar la lógica del “consenso implícito” justamente porque en esta cultura heterocentrada lo implícito es todo lo que reproduce las cosas tal como están. y bien que nos han jodido, hasta el punto de que no se reconozca como agresión una cosa que han hecho contra mi voluntad y dormida, hasta el punto de que se me tilde de “criminalizar la fantasía” y de “dar lecciones” por favor… tal como dice xara, es como decir: me encanta la asfixia pero el tratado de ginebra contra la tortura la prohíbe, me criminaliza porque a mí me encanta que mi novio me asfixie… joder, para cuándo el taller de comprensión de lectura (y de comprensión de la realidad) feminista?

creo que europa nos hace mucho daño. siento que tus privilegios me criminalizan y me maltratan, que intentan desesperadamente y por facebook, hacerme sentir impositiva por una experiencia personal y situada. para las posiciones blancas y burguesas los propios privilegios son extensibles al mundo entero, y esto me duele. me duele de forma personal y política (que vendría a ser lo mismo), me duele como me duele el patriarcado cada día que me lo encuentro en los pasos fronterizos, en la jerarquización brutal, en la explotación de lo feminizado, en la exclusión por cuestiones de raza, condición social y sexual, me duele como la dinámica pija y heterocentrada sigue cada día imponiendo su autovictimización de carrefour. y mi dolor se convertirá en rabia y en acción, y la escritura es esta mañana para mí, también una forma una acción y de resistencia.

14 thoughts on “el colonialismo de la fantasía blanca

  1. Lucía, siento que con tu respuesta no podrías haber dado más en el clavo. De hecho, creo que el comentario que ha hecho esta mujer es (aunque duela) EL COMENTARIO, LA RESPUESTA de una sociedad atrofiada a la lucidez y agudeza de tu texto. Entonces, lo que escribes hoy es una segunda reflexión muy necesaria -por desgracia- para que la comprensión de lo que exponías sea más profunda y sentida, menos a la defensiva, menos aterrorizada. Creo que las limitaciones de nuestra cultura han limitado también la capacidad de comprensión (de lectura!!!, entre otros, como tú dices) y que sus consecuencias son dolorosas. Efectivamente, si la reacción a tu texto es cuestionar tu sentir y pensar que nos vienes a dar lecciones, pues eso habla de los efectos de un sistema que nos hace menos inteligentes, menos agudos, menos sensibles.
    Por lo demás, creo que al decir -la chica que escribió- que le gusta que la penetren cuando está dormida (que me parece muy bien que le guste lo que le guste -y el ejemplo de la asfixia es muy bueno, por cierto-), es una forma (muy cruel) de reafirmarse y de llenar con el discurso (polla o dildo) el vacío que provocan los terrores a los que nos vemos expuestas (ahora no se ve nada bien ser conservadora o pacata en la cama!!! Qué terror que alguien piense eso de uno!!!). Bueno, ahora soy yo quien juzga su sentir… no, es sólo un estúpido intento por interpretar de dónde viene ese comentario.
    Un saludo cariñoso
    Diana Muñoz Y.
    Pd: este blog es un tremendo aporte (al leerlo entreno mi coco). Y está escrito fantásticamente.

  2. gracias diana por tu comentario, me alegra mucho poder seguir interactuando después de casi 30 años. un abrazo y beso muy muy grande, y espero encontrarte más seguido.

  3. hola, cuidate mucho. si para tu proceso fue importante soltar y narrar y publicar, ojalá te haya ayudado compa porque a veces exponerse abren más heridas y al inves de apoyar la sanación del proceso lo profundiza. tú evaluas si quieres seguir abriendote compa así tan publicamente, a veces hacer ruido sana, pero a veces dana más… a veces hay confrontaciones que no valen la pena ser hechas porque una pierda más que dana… tú sabras mejor, cuidate=)

  4. hay un librito que a lo mejor te interesa, o lo mejor ya lo conoces, se llama `el coraje de sanar. guia para mujeres supervivientes de abuso sexual en la infancia`. abracitos!=)

  5. gracias sororaria. igual por fortuna creo que no estoy tan jodida como enrabiada. la verdad es que al contar las cosas siento mucho más cariño y empatía que agresión, y en el caso particular de hoy se trata de una persona que al no entender de qué estaba yo hablando dijo algo que políticamente nos jodía bastante. pero nada grave… gracias por escribir.

  6. por ultimo compa, a lo mejor te interesa, hay un taller colectivo para supervivientes de violencia sexual en la llamborda, no he ido, pero allí te dejo el dato, la ultima sesión será el 22 de diciembre…

  7. La chica que publicó este comentario hará unos dos años que me mandó una solicitud de amistad porque me había visto comentarios míos en páginas feministas y quería intercambiar opiniones conmigo, material… Todo bien

    Un día en su muro debatiendo sobre el trabajo sexual yo di mi opinión. En aquel momento yo era trabajadora sexual y trabajar en ello me cambió mucho mi punto de vista que anteriormente no estaba muy trabajado por desconocimiento del tema, más allá de que te hayas leído a Virgine Despentes. No es lo mismo haberte leído un par de libros que verte en la necesidad de ofrecer tu sexualidad a cambio de dinero. La chica se tomó mi opinión como un ataque personal (en ningún momento la falté el respeto)y decidió borrar mis comentarios y bloquearme.

    A tí, si me lees ahora, que sepas que escribo esto porque cortaste toda vía de comunicación, y que sepas, que el que me bloquearas, que borraras mis comentarios y dijeras a saber que chorradas refiriendote a mí, me hizo daño y mucho. Yo lo que me pregunto…¿por qué esa necesidad de hacer daño a una persona que ni conoces? Piénsatelo, simplemente es un consejo, si por dentro de ti hay algo que falla trabájatelo, pero no hagas daño a personas que no te han dado motivo para ello.

    Las redes sociales son un reflejo de la sociedad en la que vivimos, la vanidad, el ego,los selfies, compartir y dar a likes compulsivamente, twittear chorradas… Y nos olvidamos de los grandes problemas.

    El artículo de Lucía Egaña me parece muy valiente al exponer los dolores de su intimidad, algunos de ellos a edades tempranas. Así que aprovecho desde este comentario a que el feminismo se implique más en los problemas de las mujeres y no en luchas de egos. Yo tuve que vivir con abusos sexuales durante años por parte de un hombre de mi familia, el abuso sexual infantil es algo que por desgracia ocurre, y las cifras son escandalosas, 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 8 niños en España. He estado más o menos metida en movimientos sociales feministas desde hará unos cinco años y de lo que me he dado cuenta,es que el abuso sexual infantil es tabú incluso dentro del feminismo.

  8. Lucía, acabo de enterarme de esta movida y estoy cabreada y conmovida. Voy tarde y no soy amiga de linchamientos. Así que sólo escribo para agradecerte una vez más tu generosidad y valentía al compartir tu experiencia y situarla en su contexto. Porque aparte de las diferencias contextuales es de una y otra forma compartida por todas las que sufrimos la violencia patriarcal todo el tiempo.

    Si bien el heterocentrismo y el privilegio de clase de ciertos postulados que me parecen pseudofeministas para mí ya eran patentes, me gusta poder ver el eurocentrismo que también rezuman. Y te lo vuelvo a agradecer.

    Imagino que ya se te habrá pasado el cabreo, pero te mando mi apoyo y un abrazo, porque llevarte una crítica tan vomitiva de quienes se suponen son aliadas, y más cuando te has expuesto tan generosamente, debe ser bastante doloroso.

  9. TODO MI APOYO A Lucia Egaña y a esa manada que salió a abrazarla y cuidarla,hay cosas que hacen daño, demasiado, para lanzarlas al aire y que floten gratuitamente..

  10. Sobre el comentario facebook de aquella “apestada del feminismo”. Creo que allí hay algo que se ha olvidado, más allá de sus propias fantasías que a nadie le interesa juzgar, hay una cosa de sentido común, y no sólo referente al feminismo, y eso es el respeto al consentimiento en todo ámbito de la vida social (bien se habla de etnocentrismo y eurocentrismo en estos comentarios). Una penetración sin consentimiento es una violación, un acto de violencia basado en el poder sobre un otrx, que en este caso está dormidx. La apestada olvida nuestro derecho a decidir si se desea o no en ese momento, es decir a nuestro consentimiento, que nos otorga la certeza de que no se transformará en una experiencia dolorosa NO ELEGIDA que rondará en nuestros recuerdos conscientes o no. La apestada olvida nuestro derecho a elegir no sentir dolor por ser penetradxs sin lubricación (natural u otra), el de no vivir la humillación de despertar sin comprender qué hace ese cuerpo aplastándote y corriéndose en tu interior, el derecho a elegir utilizar una protección para no vivir el HORROR de un aborto en un puritano e hipócrita Chile (sin mencionar los riesgos de ETS). Y perdón, pero cuál es la confusión con el dildo? Esta apestada habrá tenido que abortar de un dildo alguna vez para que en su mente aparezcan argumentos tan ilógicos de ataque hacia la autora de este generoso texto? Muchxs hemos sido, si, víctimas, de agresiones sexuales, que según los contextos pueden ser de varios tipos, sin olvidar la agresión simbólica que vivimos a diario y que la apestada sigue reproduciendo. Pero no por ser víctimas nos victimizamos, sino que como acto solidario, humano, político y si, feminista, lo denunciamos de la manera que podemos, en el momento que podemos… y sobre todo, tratamos de vivirlo como podemos, con nuestras contradicciones, miedos, bloqueos, etc. El compartir estas experiencias nos ayuda a todxs, mujeres, hombres, trans, gays, lo que queramos ser, para poner en el tapete algo que debe hablarse, escribirse y contra lo cual no se puede luchar solx toda la vida. Gracias Lucy por dar ese paso, que con tus piernas largotas es uno gigante. Adeline

  11. Hay una gran diferencia entre contar experiencias personales y hablar de mis fantasías, es curioso pensar desde dónde entendió esta mujer el texto y por qué se sintió atacada por algo que no tenía nada que ver con ella (al menos directamente, en un marco más amplio tiene que ver con todxs)… Siempre hay gente que no entiende, porque no quiere o porque no puede, más allá de que cada unx leemos las cosas desde nuestro lugar.
    Igual gracias por tu texto, es muy valiente y es importante para muchas personas que lo hemos leído.

  12. que valiente el relato publicado, Lucía. pasas del lugar de víctima al activo/masturbatorio y es conmovedor porque pareciera que ya tenías conciencia de aquello a lo que tu cuerpo estaba expuesto y que eso mismo te permite narrar una genealogía en primera persona… ¿cuántxs niñxs aceptan mudxs y callan para siempre y repiten y reproducen estas prácticas?es muy común -demasiado- en los países latinoamericanos, pero también en aquellos que se erigen como vanguardias de libertad sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>