masa madre

masamadre

el resultado material de la relación incestuosa que mantuve con daniel egaña rojas durante 3 semanas y media entre febrero y marzo fue un frasco de masa madre. la masa madre es materia viva hecha de harina, agua, calor y aire. se mezcla, se agrega, se quita, se alimenta. bacterias y microorganismos aéreos se van asentando en la masa blanda que con el pasar de los días va adquiriendo olor a alcohol, burbujas, espesor. materia viva que guardamos en un frasco de cristal y que alimento cada día.

el proceso tardó bastante más de lo que indicaba en internet. pensé que estaba haciéndose del aire que respirábamos, de nuestros vapores, de las palabras que se dicen dormidx, de la humedad que exhuda el cuerpo, de cuánto vapor se genera con cada palabra, con los aires de las señales wi-fi de la humanidad, y con el aire de mis compañeras de piso, el que entra por la ventana, la polución de barcelona, el frío que hay. no hicimos un tutorial. la única documentación del proceso de gestación fueron 4 imágenes enviadas por whatsapp y que en el fondo no indicaban más que la distancia física respecto al frasco que uno u otra teníamos en algún momento de capturar la imagen, durante los 12 días de gestación.

es muy maravilloso el asunto, una metáfora perfecta para muchos procesos, tal como bien lo saben aviv y vahida (a través de su proyecto microculturas en colaboración con los microrganismos)

hasta hoy, día en que se cumple un mes desde que se fue daniel, sigo comiendo el pan que yo misma hago con esos bichitos que crío sobre mi escritorio y que son quienes mejor conocen todos los llantos, risas y pajas que me he hecho durante las últimas semanas.
pretendía hacer un tutorial. pero en realidad la cosa que más he pensado viendo crecer al bicho era en la tesis. desde hace bastante tiempo pienso en la tesis como un proceso de fermentación donde por lo visto aunque los ingredientes estén, hacen falta quizás algunas condiciones para que eso no solo manifieste su vitalidad sino que también adquiera una materialización formal concreta. humedad, calor. humedad y calor para agilizar el ritmo de mi mente y la emancipación de mis manos en la escritura tecnificada de una tesis. moshe tiene una nevera de calor en la que pone el tempeh a hacer. él ya sabe cuáles son las condiciones que necesita ese proceso, incluso sabe su duración total. puede, relativamente, programar la producción de su maravilloso tempeh. yo quisiera poder hacer eso con la tesis. poder meterme a una nevera de calor, o poner mi cuerpo y mi cerebro allí, y dejar que salga algo después de unas horas.
la masa madre mientras más antigua es, mejor funciona. sus humores se van asentando, adquiere carácter y fija sus propiedades. me gusta poder compartirla y pensar que esa parte que cultivará otrx va a mutar según los aires que le de con su contexto. si traslado esto a la investigación que he estado haciendo también puedo imaginar partes del proceso que he compartido y que han continuado su vida útil lejos de mí.

lástima que sólo dispongo de métodos tradicionales para agilizar (o quizás ralentizar) la fermentación de mi tesis. me limito a estar sentada frente a un ordenador organizando citas, viajando por textos de feministas muertas, escribiendo y re-escribiendo las cosas una y otra vez. pero cuando digo viajando no es mi cuerpo el que se transporta a través de los textos, sino esas escrituras las que me atraviesan y viajan en mí. no logro calcular el impacto ni la profundidad de las burbujas de sus letras en mi carne, supongo que como en la masa madre inciden una serie de factores que no somos capaces de ver. pero los agujeros sí los siento. estar agujereada es una sensación de lleno y vacío a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>