la semana de santa butler

la última semana estuvimos en madrid en la casa de maría. y aunque para mí madrid es poco más que lavapiés, me crucé por casualidad con la m-30 (que bien podría haber sido una alucinación provocada por el sol. o que haya aparecido sólo porque yo la amaba antes de conocerla). volvíamos de la nave […]

en la senda de santa diotima/butler (cuán fácil me enamoro de un cerebro)

hoy hice una pausa ecosexual (ya haré un informe completo de la despampanante visita de annie y beth, su amor y energía). hoy me leyeron el i-ching y busqué más consejos espirituales con adriana cavarero y judith butler. de las divagaciones de la primera rescato la gestualidad inclinada, inclinaciones múltiples y quizás más que geométricas, […]

pausa involuntaria

pues eso, pausa involuntaria de blog, pero no es nada personal, no es algo íntimo sino quizás todo lo contrario. “el documento” está casi listo. la colonia de inmundicias avanza, mis defensas se han ido de vacaciones a un sitio… lejos de aquí. algunas digresiones en torno a la incomodidad (bicicleta nueva). cargué una “enciclopedia […]

de amor propio

que ha pasado mucho tiempo, este blog parece un despojo, un abandono informático, algo obsoleto quizás. es que como el blog no es terapia, ni trabajo, ni demasiada diversión según qué esté pasando, ni un estrato amable de descontrol (“siempre justifica el texto”), ni una red, ni difusión cultural, ni prácticas poliamorosas, ni un pase […]