siempre he deseado que esta desquiciada capacidad de amar responda más a una vitalidad desbordante que a una absoluta estupidez. horny queerness: homenaje a la guarra de molly bloom.

sí caminaba inspirada y en la vitrina había un libro de visualidades queer junto a uno sobre comida mediterránea y a otro de poesía llamado “la llave y el puñal” y tu lóbulo queer clavado en mi ojo queer que acaparaba toda la distancia sí el emblema de toda una política castrada por mi boca chupándote con una ansiedad estética hasta el otro lado de mi pecho atravesándome mi boca que queer no deviene platónica te susurra guarradas tradicionales la convención es su pulpa lengua gastándose contra tu carne ¿qué es una vitrina? ¿qué es un escaparate? yo anclada yo sucia garabato yo caminando medio muerta yo yo no soy yo cuando rozo esa piel queer tuya no soy yo cuando me escapo de la impostura aunque sea a través de un amor banal y subasto mis tres pilchas por un beso tuyo tan queer tan de otro mundo tan desgranada yo bomba rota bomba que no explota un coche que no arranca una red desestructurada o bastante gastada o surgiendo de la nada como alimentos especiales como teorías impresas y traducidas y mal traducidas después vueltas a situar quiero destruir las palabras todas lavarme la boca para empezar de nuevo sacarme este enema rasgarte toda entera con esa diplomacia activista que me llevas (y que me aniquila) porque una disculpa tuya me agrede más que mil palabras porque te quiero guarra y exhausta te quiero jadeante y desgraciada o mimosa te quiero de piernas abiertas de culo abierto clavándomela te quiero agrediéndome aunque no sea yo este esperpento que te habla yo no hablo más no debería me han extirpado la voz con tus tácticas de hombre blanco para el autocontrol y el decoro tácticas autorepresivas decía y aunque esto sea puro “oportunismo estratégico” esto es lo poco que nos queda esto es la nada que puedo ofrecerte clavada en el abismo sin medida que se concentra en tu inmundicia (déjame lamerla) todo eso es desgracia eso lo que me tiene caliente como el punto ciego en el que combustiona una hoja apuntada por una lupa en medio del desierto de atacama un sol y tu culo queer que no me cabe en la mano tu culo vegano tu culo que es sencillamente de otro planeta tu culo de otra galaxia tu culo espasmódio culito agitándose hasta la extenuación tu culo y su ano (mi anillo) tu culo y yo que estoy drogada completamente narcotizada con tu ano tu saliva y tu lubricidad en esta conferencia donde exhudo olor a sexo huelo a nuestros cuerpos chocándose hasta que la respiración se me corta por los líquidos y gases que se produjeron en los puntos de contacto que hilvana tu cuerpecillo queer y mi raja por la que suelto ahora un aroma dulce mezcla de saliva seca sudor y fluidos vaginales por lo que intento cubrir con un cuaderno mi coño que traspasando bragas y pantalón está manchando con espesas lágrimas el asiento porque busco debajo de mis uñas restos de tu piel bostezo y me toco la ingle y escribo “sofisticación identitaria” y más abajo con letra más pequeñita “amor” hasta que me duermo sí me duermo porque no hay nada más aburrido que una persona que contiene estas emociones poco productivas porque el capitalismo nos ha enseñado a volvernos más distraídas ante las necesidades de una mujer porque no hay necesidades en una mujer porque no habría de haber porque algunas incluso sostienen que una mujer no existe y uso el sí como punto final uso el sí como violencia enunciativa porque decir no es lo que nos ha dejado el capitalismo como posibilidad de acción y sus trágicas elucubraciones son cuartetos de cuerda censurados por la moral y una mujer no puede ser tan desfachatada como para decir vamos sí quiero sí deseo como ningún planeta observado por el ojo humano sí me corro y vuelvo a correrme sí mi cuerpo es la caparazón de la ira sí porque han sido tantos los que me han dicho que no puedo amar con esta desmesurada violencia que no puedo hablar tanto ni tan fuerte que da risa como caigo extenuada por la excitación que mi cuerpo es demasiado grande y licuoso y que la esoteria no es ciencia y que la ciencia nos otorga un respiro para volcarnos con mesura y todo eso es lo que me dejas en medio de un beso repetido una y mil veces por tus preocupaciones post-identitarias por tus lametazos y tu pasiva inconstancia y yo secándome por un feedback un ping y por mi conciencia de tener que abandonar este desierto tú desértico pleonasmo o algo más insignificante y yo desbordada y acalorada a más no poder sí necesitaría más puntos aparte en mi vida sí preferiría se sobrepasarían todas las cotas de lo aceptable y seguramente también sería un fracaso pero eso evidentemente no nos preocupa después de los ininterrupidos fallos que la cultura occidental nos inculca con clases magistrales y sus evidencias ante nuestros ojos tantas ruinas y restos rotos y guerras y desamor y vuelta otra vez a planteárseme que no puedo follar con violencia la inadecuación mi amor idealista porque asegura que se puede reinventar y volver a hacer que nadie está preparada para mí porque me desbordo y doy miedo así salida y tan abrasiva hablando de más diciéndolo todo algo más parecido a una salvaje que a un ser humano que dice no cuando siente sí.

cómo hacer, qué es.

how to love. how to rock. how to vote. how to install. how to hate. how to archer. how to wobble. how to calculate. how to root. how to tebow .

cómo hacer genograma. cómo hacer sushi. cómo preparar arroz. cómo hacer bonsai. cómo hacer rastas. cómo hacer blusas. cómo adelgazar. cómo usar analitic. cómo funciona twitter. cómo usar tumblr. cómo instalar whatsapp. cómo se chapa. cómo dividir decimales. cómo decorar. cómo dormir rápido. cómo arreglar fotos. cómo decorar sandalias. cómo quitar berrugas. cómo adelgazar abdomen. cómo salió river. cómo eliminar babylon. cómo arreglar auriculares. cómo bailar wachiturro. cómo descargar minecraft. cómo votar. cómo meditar. cómo aprender italiano. cómo preparar óleos. cómo actualizar android. cómo usar siri. cómo sacar porcentajes. cómo escanear. cómo hacer puertas. cómo actualizar facebook. cómo conseguir novia. cómo comprar dólares. cómo desactivar facebook. cómo maquillarse. cómo hacer cupcakes. cómo ganar dinero. cómo hacer tortitas. cómo ser innovador. cómo hacer bechamel. cómo ahorrar dinero. cómo preparar chilaquiles. cómo encontrar trabajo. cómo ser feliz.

(qué es hipster. qué es whatsapp. qué es instagram. qué es aquafresh. qué es pinterest. qué es twitter. qué es linkedin. qué es android. qué es tumblr. qué es megaupload. qué es google+. qué es facebook. qué es coaching. qué es monotemático. qué es tripofobia. qué es lipotimia. qué es sopa. qué es bullying. qué es stalkear. qué es meningitis. qué es lupus. qué es outsourcing. qué es cuaresma. qué es empalamiento. qué es wikileaks. qué es tomorrowland. qué es cultura. qué es materia. qué es estadística. qué es filosofía. qué es marketing. qué es sublime.)

gracias a laurette que me enseñó esta base de datos de las búsquedas en google del año 2012 (tomado de las búsquedas de argentina, méxico, colombia, usa, españa y chile).

2013, me dejo para más adelante lo de dejar de fumar, hacer más deporte…

como que se acaba el año, y ahora sí que estoy con la regla perturbándome el bajo vientre, pero no tanto, sólo lo suficiente como para sentirse viva y mayor. más canas, las rodillas a veces me suenan cuando me agacho, el brazo atrofiado por el ratón, corta de vista. quizás es que no debo bajar la guardia, no es que cambie algo con el envejecimiento, son lxs otrxs lxs que cambian su percepción de ti. es más facil no responder a ningún patrón a los 20 que a los 30, a los 30 que a los 40, y so on, so on.
hay que acostumbrarse a poner 13 en lugar de 12, hay que acostumbrarse a hacerse vieja, hay que acostumbrarse a todo hasta que la muerte llegue a una, acostumbrarse incluso a que hagan contigo abono o cenizas. la muerte será el grado 0 del acostumbramiento. y yo que estaba ilusionada con el fin del mundo, así, de golpe, sin acostumbramiento ni nada. estaba dispuesta a vivir sin luz, a ver los ordenadores y los teléfonos como cacharros inoperantes, a no gastar tiempo encendiendo (o apagando) algo. quería la incertidumbre de no saber quién estaba vivx o muertx, quería buscar debajo de los escombros un charco de agua sucia y radioactiva para no morir de sed, quería olvidar lo que es el frío, quería olvidar lo que es la sed. quería no haber aprendido nunca lo que es un cuerpo o un papel. sin abstracciones, el fin del mundo hubiese sido lo mejor que nos podría haber pasado. y no sucedió. nos dejó con la fiesta montada y un montón de resaca al día siguiente (lo mismo que sucederá mañana), nos dejó con unos espacios llenos de olor a tabaco y cerveza podrida. nos dejó aprendidos, expertas en lucha de clases, en patriarcado, para seguir dando la brasa, para seguir contra las agujas del reloj, reventando una que otra corrección. tan educadas estamos que ya tenemos hábito. el clasismo nos parece normal, anestesiadas incorrompibles, la vieja escuela.
entonces como el día nos pilla anarquistas menstruales y ácratas totales con aberración, prosigo el fin con las mismas palabras que pronunció la seispisos el año pasado: “les deseo lo peor (porque lo peor soy yo)”.

last minute PMS

2011
este año me dediqué a pasear y a residir en mis arcadas, o a pensar en la indomabilidad de un velocímetro descompasado, a ver cómo me salían pelos, comprobar que la edad cambia el cuerpo, que las hormonas se manifiestan, que el cansancio corrompe y lleva al éxtasis, del decaimiento. ver supurar el aburrimiento.
este año hubo muerte y sanciones, mala leche y unas pocas lesiones, unos ciclos estratoféricos que parecían no acabar nunca, enfermedades aquejando a lo ajeno más que a lo propio, un resfrío.
poca lectura, mucha verborrea. escritura regular y es un eufemismo. un tatuaje (y media cresta).
un año que parecía vacío, aunque quizás estaba lleno, de banalidades sustanciales.
un par de encuentros memorables. aunque la memoria no alcanza a resolver el encuadre correcto. las redes no se pueden preveer, ni medir, ni ver, como si fueran una película.
un documental, un sistema operativo nuevo, el robo de dos bicicletas. nada de amantes, y aunque quedemos fatal, poco sexo.
ningún aborto, ni hueso roto, ni operaciones menores. tarjeta que dice residencia permanente. dos facturas. mucha pobreza (precariedad-1).
internet, ahogos, caos, marihuana y mucho amor.
este año que viene me dedicaré al vudú.

ejercicio an(u)al 02

ejercicioanual02_pre

este es el post número 100 de este blog.
se celebra con el pie forzado de jorge:

ya mi querida lucy, la idea es un pie forzado, es decir se debe partir y terminar el texto con la siguiente frase:
las palabras que me faltan la embanderada el hambre de mi corazón

la extensión es libre, que gusto leer un texto nuevo!
besos
Jorge

esa es una cita con que parte Zurita, Anteparaiso

DEVOCIÓN

A Diamela Eltit: las palabras
que me faltan la embanderada
el hambre de mi corazón

“HERMOSO ES ESTE SUELO ME DIJO ELLA DE AMARGURA ES LA NOVELA”

jorge es tan romántico como yo.

el hambre de mi corazón

ejercicio_anual02
las palabras que me faltan la embanderada el hambre de mi corazón.
sujeto de enunciación, 1, 2, 3, se acabó.
hay varias personas que me coleccionan etiquetas de ropa. hay varias personas que se creen superhéroes después de tomar dos vasos de agua con tierra. agua sucia agua, contaminada de otro mundo.
las palabras que me faltan son las que no quiero hablar, el texto, incorrecto, otro nombre.
la embanderada está demasiado posicionada. los catalanes dicen que demasiado no existe (quieren decir que no debería existir -la palabra redundante en lo que sobrepasa el límite de lo máximo-, pero existe el exceso en nosotros, sí, el exceso de corazón, el exceso de mi carne encordiada, de mi carne que no está en su texto, por eso es en demasía. una red, un tentáculo que se abre, y ya no hay dimensiones nacionales, no hay poder. eso es demasiado).
el hambre de mi corazón que no existe más que en su pobre nombre. quiero decir: no hay comida, pura intensidad del hambre. eso es lo que pasa. no hay saciedad, no. puro hambre la embanderada, purito hambre que tiene en este enunciado de los setentas, de los ochentas con retraso, la embanderada no sabe comer, sus tentáculos no chupan sangre, no. se extienden en ese espasmo que es el hambre, que todos tenemos tanto, demasiado.
las palabras que me faltan son 3. no digo su nombre y no digo su imagen, inexistente, redundante, todo lo engullo como inspiración, y el hambre queda, prosigue en su furiosa enunciación.
las palabras que me faltan la embanderada el hambre de mi corazón.
qué es esto, a esta frase le faltan comas, puntos de inflexión. la embanderada se sonroja, su placer es el hambre. las palabras que me faltan son dos, he engullido una, solo queda demasiado, ausente de esta prosa poética exhausta de corazón.
faltan la embanderada, su prosa poética de los ochentas; la demasía, su contexto cansado de los setentas; la voz, que nació en los sesentas y la cantamos hoy como un recurso cansino del hambre, purito hambre en el pedestal.
las palabras que me faltan: la embandera, el hambre de mi corazón.

presentación del ejercicio an(u)al

afectosno lo había dicho, pero este blog ya cumplió un año. un año escribiendo un diario público y exhibicionista, con mayores y nimios éxitos, literarios, sociales, afectivos. un espacio de recuperación, la restitución de mi pulsión escritural.
crear este espacio ha sido bello e instructivo, ha sido también una manera de explorar un espacio más de la virtualidad cibernética, de mi micropolítica personal, de mis intersticios y puntos de fuga.
como decir feliz cumpleaños y ya me parecía poco, decidí pedirle a cerca de 12 amigxs que me honraran con un ejercicio literario para ser resuelto a lo largo del segundo año. y han ido llegando. el primero fue de helen. complicadísimo como ya ella misma lo advertía, imposible quizás de resolver, me ha tenido más de un mes meditando e intentando resolverlo sin ningún éxito. ha sido frustrante.

ella me dijo:

te propongo el ejercicio literario que me ha resultado más difícil de resolver. de hecho, no creo haberlo resuelto todavía: tu anti-estrella, aquello que no sabes haces, lo que no haces nunca.
para eso, primero tienes que definir – tú o quienes te leen, mejor – cuál es tu estrella si me permites, en este caso tu temática estrella sería la violencia de la intimidad y creo que la manera en que lo haces, o por lo menos lo que más me impacta y me engancha, es que cuando te leo te escucho: es un speech dicho con tu voz tu acento tu boca. tal cual te leo te estoy escuchando así que el ejercicio sería escribir sin que se te oiga cuando se te lee (quizás probar otro sentido? el olfato? la vista?) y sobre la antítesis de la violencia de la intimidad
gracias por la propuesta, y a ver qué!!
besos mil

yo determiné “mi estrella” como la descripción visual, sin embargo lo que más me ha complicado del encargo es esta cosa de tener que escribir como yo no lo haría. al final, sin creer en identidades fijas ni hostias, me he encontrado cara a cara con una especie de identidad escritural muy marcada y que hasta cierto punto desconocía (y de la que, lo peor, es que resultaba imposible desprenderme). en este proceso también he terminado haciendo análisis de qué otros puntos hacen de muletillas. hacer crónicas es hablar de un espacio acontecido, de algo pasado. hablar en primera persona, ubica todo en una intimidad más fácil de leer. en fin. el post que sigue abajo es, de los 5 intentos frustrados, el que voy a publicar (aunque el ejercicio de helen me ha puesto en aprietos y me sigue pareciendo irresuelto… muchas gracias guapa).

mujeridad en alza

mujeridad
la llamarán en 7 días para decirle que hay un proyecto a presentarse al ministerio. la invitan a que junto a 4 mujeres desarrolle un proyecto artístico que indague en el género. la llamarán al móvil y dentro de lo poco que retendrá de la conversación estarán datos como “una artista trans”, “5.000 euros”, “madrid”, “ministerio de igualdad”, “biografía en 5 líneas”, “temas de género”, tags que se apilarán bajo la categoría “institución”.
dentro de 10 días recibirá un e-mail donde se le pide participar en una exposición de mujeres inmigrantes en catalunya. le dirán que no hay mucho claridad al respecto, pero que se realizará el evento en un centro de mujeres (donas en catalán) y que la diputación se encargará de la difusión. al pedir más detalles le dirán poco, y de lo poco que le dirán será que no hay dinero. aquí los tags serán “inmigración”, “mujeres” y “dossier”.
dentro de 12 días le llegará un mail donde se le pide protagonizar una película porno. sus proporciones corporales y algo enunciable como su ideología la harán parecer un espécimen idóneo para resolver el encargo. quizás la familiaridad con la que se mueve en ciertos contextos postpornográficos es también algo que a las creadoras las hará ver en ella una posible aliada.
cuando reciba este e-mail sentirá algo parecido a un ataque de angustia. su cuerpo entero se descompondrá, se volverá frío como una piedra hasta sudar como un cerdo. de manera intermitente. comenzará a divagar en torno a lo que siempre habrá considerado idioteces. sus divagaciones serán viajes en trenes de alta velocidad entre el optimismo inconsciente de lo desconocido, el pánico escénico y el pánico visceral.
de alguna forma sentirá que algo que viene de afuera la está empujando hacia un espacio del cual se ha desenmarcado sistemáticamente a pesar de estar oficialmente dentro: la mujeridad.
mujeridad de ministerio, de diputación, de industria pornográfica. mujeridad a secas, de esa que nunca ha sido. se preguntará por qué es tan obvia su adherencia al conjunto si la clase de mujeridad que lleva practicando una vida entera siempre ha tenido reparos, siempre ha llevado el apellido “pero” o unos puntos suspensivos de cola.
se sentirá extraña e invisible. sentirá que hay cosas que no había contemplado. sentirá una pereza enorme de tener que entrar a las arcas de su interior a sacar (como de un pozo negro y profundo) algo olvidado, desconsiderado. sentirá excitación y dolor de panza a la vez.
20 días más tarde realizará un cásting doméstico para indagar en sus facultades como actriz porno (sic). dos días antes padecerá de manera progresiva confusión y desconcierto. recibirá una carta hermosa donde entre muchas cosas se le llamará hereje porque su cuerpo es un maravilloso insulto a todo lo odiable.
en el desespero recurrirá al tarot, donde sacará las cartas de la luna, el diablo y la muerte (y siempre, siempre, siempre el colgado, el ermitaño, la fuerza y la templanza).
en algún punto su confusión también provendrá de que este (ámbito, término, lugar) enunciado es casi como que implicara el autoanálisis. qué pereza, qué fiasco, qué tortura la del legado feminista. verá que su conciencia está repleta de moral de izquierda, y que en su cuerpo el feminismo la ha llevado a ser trans sin plantearse modificación alguna, es decir una suerte de transexualidad por omisión de las prácticas modificacionistas de la mujeridad.
luego se dará cuenta que la palabra no está en la rae y dejará, como siempre, el asunto inconcluso. como cualquier cosa que aun no sucede, será imposible de prever.