un sueño

quinchamali-gallinas

sueño que estoy en el macba con gerardo mosquera en una exposición extraña que no distingue los espacios de la muestra de arte y la tienda. es decir, el museo es una tienda donde los productos son tratados con el cuidado de obras de arte. o, el museo expone obras que no son piezas únicas y que están a la venta, a precios bastante accesibles, si es que fueran obras de arte. gerardo me habla como si fuera garcía canclini, es un tema relacionado con la cultura popular. al mismo tiempo hablamos de barcelona, y de drogas sicotrópicas (como solemos hacer). entra mucha luz y el museo sólo es una planta baja. miro en un expositor una pieza que es un platito con una gallina, un pato y unos pollos hechos de cerámica pintada. es como si fueran de greda de quinchamalí, pero pintados de colores, verde, blanco y rojo. lo tomo en mis manos como si fuese a comprarlo, sé que de esa pieza hay unas 40 copias y que cuesta 90 euros. hablo con gerardo. y salgo. afuera hay un evento público, silvia rivera cusicanqui está dando una conferencia bajo el sol. hay un escenario enorme, pasto artificial, y la referencia más directa de cómo está dispuesto el espacio es el sónar, pero claro, no es el sónar, es silvia rivera cusicanqui dando una conferencia. en el sónar no hay tantos migrantes ni personas racializadas como ahora, pero el contexto sigue siendo parecido. accedo a ese espacio por la parte trasera de escenario y me doy cuenta de que me robé el plato con los pollos y gallinas. y sobre todo me doy cuenta de que no tengo espacio en mi casa como para poner algo así: artesanal y sin función utilitaria. digo: “¡mierda! me acabo de robar una obra del macba, qué cagada, no sé ni a quién puedo regalársela”. se me pasa por la cabeza devolverla, incluso pagarla, pero me parece un gesto inútil, tan inútil como el plato. pienso enviarla a chile de regalo a mi madre o a mi tía, pero considero que es muy estúpido enviar a chile un producto artesanal sobrevalorado que parece hecho precisamente en chile. me lo guardo en la mochila intentando mantener la verticalidad de la composición, los pequeños animales no están adosados a la base y todo parece bastante frágil. de mi mochila saco un plástico de burbujas e intento acomodarlo todo de forma adecuada porque lo interesante ahora es la conferencia, pero entonces despierto.

liberar a la vieja culiá

01_liberar a la vieja culia

esto es para nosotras, para las que siempre fuimos nosotras y ahora, a veces, nos sentimos las otras. quiero escribir esto para organizar un poco cosas de borracha que le grité a alguien mientras sonaba un reggaeton demasiado fuerte porque no calculamos y al ponernos en primera fila nos tocó al lado del altavoz y no sé si me escuchó bien, no sé si me escuché bien, fuerte y claro.

para escucharme yo, por eso escribo, para no olvidar que es a mí a quien quiero decir esto.

anoche nos tocó a nosotras lo que supongo le solía tocar siempre a otras. ayer estábamos rodeadas de lo que identificamos como jóvenes, como “feministas jóvenes”, y eso pasó porque nosotras éramos excepcionalmente pocas o no conocíamos a tanta gente y así nos convertimos como por arte de magia o causalidad fortuita en “las otras”. Siempre es duro ser el otro, aunque la experiencia sea necesaria. un día la fiesta amanece llena de tullidos y te sientes demasiado capaz. un día la fiesta es de negras y te sientes toda blanca. un día la fiesta es de varones cis y te sientes la personificación de la exclusión, y con esa evocación circunstancial, el último reducto feminista del universo. ayer eran las “jóvenes” alrededor, podrían haber sido las bellas, las ricas, las blancas, las currantas…

siempre me ha llamado la atención lo fácil que es ser identificada como “feminista joven”. a veces siento que hasta que me llegue la menopausia seré leída en espacios feministas como “joven”. y claro, no es para menos, las formas de vida han cambiado, y hoy una sigue compartiendo piso, sin trabajo ni familia, una vive formándose y reformándose y prolongando el carácter adolescente ad infinitum. lo que antes era propio de la juventud ahora está dilatado, si antes la gente vivía hasta los 60, hoy lo puede hacer hasta los 100. hoy una “feminista joven” perfectamente puede tener 45 o 50 años, dependiendo de qué feministas se rodee y a pesar de la rigidez de los documentos, ser o nos ser “feminista joven” termina siendo algo muy contextual.

anoche en la fiesta la media de edad era como 23 años y nosotras como que automáticamente nos convertimos en el reducto anciano, ni tan diferentes ni tan viejas, pero con la inminente sensación de estar grandes. supongo que para cada una fue diferente, supongo que cada una se lo vivió como le salió o como pudo. “esta procesión debe ir por dentro” dije en un momento, y tampoco estaba muy segura de que tuviera que ser así, sólo quería que dejáramos de hacer alarde de nuestros años, de nuestro feminismo, de nuestro tiempo en común, porque al final me parecía que era solo la representación y garantía de nuestra propia incomodidad, de una incapacidad para ser la otra en ese momento.

a veces he oído a feministas hablar de “relevo generacional”, una idea que denota de alguna forma que el espacio ha de ser reemplazado por otro grupo más joven en su organización, como si los grupos fueran cosas tan cerradas, y como si asumiéramos que no nos mezclamos generacionalmente. a veces me he sentido infantilizada por feministas mayores que yo, y he sentido en esa demarcación los signos del desprecio hacia quien aparentemente todavía no hubiese entendido algo.

pero amigas, no podría haber relevo posible si no hubiese apropiación etarista en un espacio. esto del relevo no me gusta, es presuponer unas “responsables”, como si los grupos fueran claramente diferenciables, como si en el feminismo unas viniesen a reemplazar a otras, como si las cosas no se solaparan, mezclaran y contagiaran.

de todas formas tengo que ser honesta, algo incómodo se sentía ser mayor, un efecto asociado probablemente a la obsolescencia que la producción capitalista nos recuerda a diario, donde lo viejo ya no sirve y se desecha. o un efecto de qué se yo, de que en el fondo una es súper normativa y valora lo nuevo sin cuestionarlo demasiado. en cualquier caso la incomodidad estaba ahí, aunque fuera incluso divertida sentirla porque hacía cosquillas. y todavía más incómodo que sentirse vieja, mucho más, era la necesidad de remarcar la diferencia, de enfatizarnos como mayores y diferentes, como otra cosa. quizás ante nuestra autopercepción como viejas se hacía necesario contrarrestar el malestar y la crueldad del enunciado resignificándolo, como una especie de superioridad basada en los años. en un momento creo haber escuchado cosas que hacían entender que las feministas jóvenes eran una especie de subproducto nuestro. ¿en serio eso decíamos? ¿de verdad necesitamos comentarios así para poder bancarnos lo incómodo que resulta hacerse mayor?

amigas, tenemos que renunciar a la arrogancia del mayor, a la arrogancia del varón, a la arrogancia del patrón. no reproduzcamos esas jerarquías, al menos no en estos espacios. entiendo que ante la prepotencia de un machito pijo de 22 años una le diga “mira chaval, te falta un montón por conocer” y que la performance de la superioridad ahí sea más que nada un gesto de autodefensa, pero ante una feminista joven que se sube a un escenario con una guitarra a cantar sus canciones feministas, no hace falta.

escribo esto no porque esté liberada de esta máquina de jerarquías, sino porque soy parte de su producción y perpetuación. escribo esto como conjuro para ir horadando las bases de estas estructuras que nos atraviesan y que nos oprimen, porque creo que ante el desconcierto de ser “la mayor” (y a pesar de que es un hecho totalmente circunstancial porque vámonos a “la casa feminista” de la ciudad (para qué nombrarla si en todas partes hay un espacio así…) y seguiremos siendo “la joven” prácticamente hasta los 50 años) y ante la opresión que el capitalismo te impone por envejecer y por no corresponder a las lógicas de lo que una mujer en vías de ser cuarentona debería ser, una tiende a defenderse como puede, a fortalecerse en su malestar. pero creo que sería más transformador quedarse simplemente sintiendo los efectos del capitalismo productivista en nuestras subjetividades, verlos, verlos ahí tan esporádicos en medio de un “mundo ideal” como es la fiesta feminista, soplarles con suavidad y ternura, verlos desaparecer. o por último colectivizar el malestar de ese efecto, porque ni siquiera sentirse vieja es un problema personal.

amigas, colectivicemos todo eso y seamos parte de un espacio múltiple y diverso, sin culpa, sin frustración, y quizás entonces podrán venir las que son mucho más “otras” que nosotras sintiéndonos eventualmente otras, las que en una “redada política” no tendrían ningún carnet que sacar, las que se sienten mal por ser distintas a nosotras, las que hablan mal, las que no manejan el léxico, las que no salen porque no tienen ni para birras de un euro, las que no salen porque tienen hijos o muletas o gorduras o malestares tan contundentes como los que te dejan en casa, las que se ven en estos contextos tan distintas que no vienen porque ni siquiera pueden marcar esa diferencia que sienten inscrita en su piel. diferentes pero haciendo coreografías en las horizontales, bailar la geometría irregular de los muchos caminos cruzados, juntas en la maraña de la complejidad como un gesto de dispendio, de insolencia o sobre todo de inaguantable placer.

mis 6 últimos meses

prueba5light
cuando me preguntan qué he estado haciendo, la respuesta es esto (lo que veía mi ordenador durante estos meses). se ha tratado de un proceso repetitivo, pero interesante. inmersión máxima. como dijo la berzoza, ya no se puede opinar, sólo hacer gif’s. también he hecho un tumbrl con algunas generosas aportaciones, consejos, comentarios y sugerencias.

open call (carta imaginaria en mensaje de voz a amigxs imaginarixs que no conozco y que probablemente nunca llegue a conocer)

queridx follatrix,
estoy disponible para cualquier intercambio sexual. tengo el mismo cuerpo con los mismos agujeros de siempre, nada ha cambiado. soy la misma que pudiste ver en alguna fiesta o en un estado de facebook al que de momento no daré me gusta. soy esa, simplemente, pero estoy más dispuesta que nunca. he de advertirte que paso por un período complicado: gasto mis días en una incubadora de piedra frente a un monitor, me duermo pronto, me levanto temprano. lo primero que hago después de apagar el despertador es un zumo de naranja. luego me voy a la incubadora. no bebo alcohol ni fumo cannabis entre semana. no doy mucho juego en una conversación. mis problemas principales se basan en bibliografías incompletas, referencias incorrectas o desactualizadas, la obsesión de la pornografía (mainstream y feminista) con el tema de la “autenticidad” y una serie de archivos que a diario altero mínimamente para luego comprimirlos todos juntos en formato *.zip. me preocupa muchísimo no colapsar mi casilla de dropbox con el fin de que cada mínima e insignificante modificación quede fielmente respaldada en un servidor de la cia que supongo ubicado en palo alto. pero de todas esas cosas que me preocupan la verdad es que prefiero no hablar. así guardaré silencio. prefiero no beber coca-cola porque podría afectarme el sueño, ni mucho café. con el calor que hace lo que más consumo es agua, pero está prohibida su entrada en la incubadora=tengo la piel un poco seca. total, que no hablo mucho, prefiero no quejarme, mis articulaciones se encuentran un poco oxidadas, tengo poquísimo tiempo y la cabeza en cualquier sitio menos donde debería estar. desnucada como me hallo y sedienta, sobre todo de un poco de remezón, es que abro esta convocatoria pública para anunciar que soy un cuerpo absolutamente dispuesto al revuelque, pero tal como está el panorama, lo que en realidad ofrezco con toda la humildad que estoy cultivando en este período, es a mí misma durante unos minutos en calidad de muñeca hinchable. no requiero pilas adicionales. todo gratis.

masa madre

masamadre

el resultado material de la relación incestuosa que mantuve con daniel egaña rojas durante 3 semanas y media entre febrero y marzo fue un frasco de masa madre. la masa madre es materia viva hecha de harina, agua, calor y aire. se mezcla, se agrega, se quita, se alimenta. bacterias y microorganismos aéreos se van asentando en la masa blanda que con el pasar de los días va adquiriendo olor a alcohol, burbujas, espesor. materia viva que guardamos en un frasco de cristal y que alimento cada día.

el proceso tardó bastante más de lo que indicaba en internet. pensé que estaba haciéndose del aire que respirábamos, de nuestros vapores, de las palabras que se dicen dormidx, de la humedad que exhuda el cuerpo, de cuánto vapor se genera con cada palabra, con los aires de las señales wi-fi de la humanidad, y con el aire de mis compañeras de piso, el que entra por la ventana, la polución de barcelona, el frío que hay. no hicimos un tutorial. la única documentación del proceso de gestación fueron 4 imágenes enviadas por whatsapp y que en el fondo no indicaban más que la distancia física respecto al frasco que uno u otra teníamos en algún momento de capturar la imagen, durante los 12 días de gestación.

es muy maravilloso el asunto, una metáfora perfecta para muchos procesos, tal como bien lo saben aviv y vahida (a través de su proyecto microculturas en colaboración con los microrganismos)

hasta hoy, día en que se cumple un mes desde que se fue daniel, sigo comiendo el pan que yo misma hago con esos bichitos que crío sobre mi escritorio y que son quienes mejor conocen todos los llantos, risas y pajas que me he hecho durante las últimas semanas.
pretendía hacer un tutorial. pero en realidad la cosa que más he pensado viendo crecer al bicho era en la tesis. desde hace bastante tiempo pienso en la tesis como un proceso de fermentación donde por lo visto aunque los ingredientes estén, hacen falta quizás algunas condiciones para que eso no solo manifieste su vitalidad sino que también adquiera una materialización formal concreta. humedad, calor. humedad y calor para agilizar el ritmo de mi mente y la emancipación de mis manos en la escritura tecnificada de una tesis. moshe tiene una nevera de calor en la que pone el tempeh a hacer. él ya sabe cuáles son las condiciones que necesita ese proceso, incluso sabe su duración total. puede, relativamente, programar la producción de su maravilloso tempeh. yo quisiera poder hacer eso con la tesis. poder meterme a una nevera de calor, o poner mi cuerpo y mi cerebro allí, y dejar que salga algo después de unas horas.
la masa madre mientras más antigua es, mejor funciona. sus humores se van asentando, adquiere carácter y fija sus propiedades. me gusta poder compartirla y pensar que esa parte que cultivará otrx va a mutar según los aires que le de con su contexto. si traslado esto a la investigación que he estado haciendo también puedo imaginar partes del proceso que he compartido y que han continuado su vida útil lejos de mí.

lástima que sólo dispongo de métodos tradicionales para agilizar (o quizás ralentizar) la fermentación de mi tesis. me limito a estar sentada frente a un ordenador organizando citas, viajando por textos de feministas muertas, escribiendo y re-escribiendo las cosas una y otra vez. pero cuando digo viajando no es mi cuerpo el que se transporta a través de los textos, sino esas escrituras las que me atraviesan y viajan en mí. no logro calcular el impacto ni la profundidad de las burbujas de sus letras en mi carne, supongo que como en la masa madre inciden una serie de factores que no somos capaces de ver. pero los agujeros sí los siento. estar agujereada es una sensación de lleno y vacío a la vez.

jefatura de poesía

febrero2015

me hice daño. eso dijo, me hice daño. ha aprendido a hablar esta lengua de corrosión y empatía. ya no viajo sola con un ordenador, un desodorante, bragas y condones. ahora viajo con un teclado para reinterpretarme a mí misma, para poder borrar las mayúsculas, para poder exclamar. ahora viajo menos y mi cuerpo se mueve más lento. leo menos, escribo menos, ligo menos. intento meditar a través de una app que increpa al cerebro en inglés intentando conducirlo por la buena senda del no pensar. qué aburrida la razón, pero mucho más aburrido el corazón cuando sigue llorando como cabro chico en medio de una micro llena, micro explota, rebosa cuerpos grasos y teléfonos con la misma app, vibrando, y el aburrido corazón, todavía, llorando. quería llegar a casa y escribir poesía. quería una sesión de self-personal trainer en el gimnasio de la poesía. la paz de hablar con una planta de asuntos tan mundanos como el desplazamiento de las raíces, el corte y extracción de ramas tristes, la radicalidad del fermento. lamentablemente intento poético cae rápidamente en un descampado. solo y aturdido, el pobre intento, piensa en cómo entrometerse en otros textos, otras lógicas, otros principios. su soledad confirma el infortunio: si nadie ha llegado hasta allí, quizás no sea una buena señal. el intento poético no se infiltra pero se camufla, hace té, come un resto de pizza fría. se masturba. escucha música punk. se masturba. deja su odio de lado y pierde fuerzas. se hace una poesía que clama tiernamente visibilidad o un tímido discurso político, una poesía seca, demasiado reivindicativa para lo blanda que es, literal. una poesía que se busca a sí misma en facebook -dos likes- una poesía movilizada por la envidia y la aparición, spam. el gimnasio es tarea ardua, se oxidan las máquinas, se oxida la letra A. un teclado puede perder su voz, pero no se pierde lo que no se tiene, eso debe haberlo dicho algún alma del más acá, o alguien que promulgaba la cosmogonía de la pobreza con inusitada fe. alguien que fumaba para no olvidar su propio cuerpo, alguien que acabó dañado por haber aprendido a hablar.

 

ser adulta es que ya no te moleste lavar los platos, porque son cosas que entran en la dinámica vital, del comer, lavar, cagar. hay un acostumbramiento con ciertas cosas, los algoritmos de la humanidad se van ajustando, se es más adaptada, en cierto sentido. sentirse en una estructura difícil de evadir, una rutina que repite la impredecibilidad precaria, pero que repite con insistencia su inestabilidad. ser adulta porque los números y los años así lo indican, pero sobre todo porque lo indica el hastío de la autorrepresentación cotidiana, de los códigos estandarizados y de la asunción naturalizada de todo aquello. ser adulta por sentir la fatiga material del cuerpo y resignarse al dolor. ser adulta porque no hay otra manera de disimular la infección.

pero esta adulta fracturada que tenéis aquí, aún siente extrañamiento al mirarse al espejo, ante la extraña posibilidad de llevar cargando tantos años con esta armazón de carne y huesos y en un momento, desconocerla. extrañarse con estos fonemas que resultan nombre, con esas cifras y documentos que representan identidad. no reconocer el sonido de las palabras, preguntarse cómo es posible que signifiquen algo y que lo hayamos podido consensuar.
esta adulta defectuosa aún siente extrañamiento con un papel que significa dinero, y sobre todo, con el afecto que los humanos llaman amistad. esta carcasa humanoide siente ternura con el abrazo, entiende en un momento que eso que llaman abrazo en realidad es un dispositivo de alta tecnología para la teletransportación sensible, que eso escapa a los límites de lo humano, que eso es un lugar de bien común y un espacio de satisfacción atávica anclada a lo real. entonces, en ese momento, se deja de ser adulta, se deja de ser persona y no hay palabras ni tiempo, sólo un corazón en proceso de descoserse.

el colonialismo de la fantasía blanca

facebook_pikara

no suelo aceptar en facebook a nadie que no conozca personalmente. ayer a través de una amiga pude conocer el estado de una persona, a la que precisamente desconozco, que hacía referencia directa a mí, con nombre y apellido. en realidad no voy haciendo caso a la gente que no conozco e intento hacer menos caso aún por facebook… pero anoche no me podía dormir pensando en qué me gustaría poder decir al respecto.

la persona dijo lo que dice la imagen que encabeza el post y alude al texto publicado en revista pikara en enero de este año.

a ver, igual esta persona leyó el artículo muy en diagonal. es lo más probable, lo único que puedo pensar. no pilló que se trata de una experiencia y una percepción tardía de la experiencia y que es muy personal y situada. de hecho (anécdota), hasta a la pornoterrorista le pareció que me sobreexponía con este texto. y además, ante el impacto de que el texto fuese de los más leídos de pikara, compartido por diversos medios, escribí esto. la cantidad de agresiones que empezaron a haber en los comentarios obligó a la editorial a cerrarlos en un abrir y cerrar de ojos. y esto no es censura, esto es purita autopreservación feminista. (y esto ya es otro tema, pero el poder intenta hacernos creer que censura es también no dale la voz al enemigo…)

esta persona leyó en diagonal el texto porque su etnocentrismo le impide ver que no todo el planeta es como su barrio de ¿madrid? a ver, lo vuelvo a explicar para las que no lo sepáis y aprovecho de aclarar un poco cómo están las diferencias en el mundo. en chile el aborto es absolutamente ilegal, no importa que tengas un feto de 10 cabezas que te va a estrangular por dentro, no importa que tengas 8 años y tu padre te haya violado (¿tendría que decir follado para no herir la susceptibilidad de una chica “pro-sex”?) desde los 3 años hasta lograr tu embarazo, no importa que no quieras tener un hijo. en chile en el año 2004 la iglesia católica había retirado de circulación en las farmacias 3 veces la píldora del día después. si eres una pija nada de esto importa mucho. puedes viajar a europa, puedes pedirle ayuda a alguien. si eres una pija probablemente no podrás entender que un embarazo no deseado, y que se te obligue a tenerlo es también una violación. porque “violación” no es sólo el polvo en un callejón oscuro donde te folla un negro ante tu resistencia (esto es en las películas y pone mucho, pero violación son muchas otras cosas que lamentablemente no adorna el imaginario cinematográfico con tanto ahínco).

me parece que el comentario de esta persona deja ver muchas cosas que me gustaría cuestionar aquí desde mi posición. básicamente porque me dan rabia, me agotan y me angustian. me angustia el feminismo pro-sex que lo único que sabe es mirarse a sí mismo, esta actualización del feminismo blanco y aburguesado que tanto se ha cuestionado pero que escurre por todos los rincones, porque para más inri coincide con que son las voces que el poder actualiza. los medios oficiales les dan voz porque son cuerpos que no disrumpen nada, cuerpos blancos, europeos, hegemónicamente guapos, flacos. cuerpos y subjetividades que no tienen capacidad de empatizar con otra experiencia y otra visión que no sea la suya, cuerpos que se erigen como la transgresión absoluta aunque apenas transgredan el imaginario de su papá progre, y con mucha suerte…

llevo un buen tiempo trabajando para que existan espacios como la muestra marrana, pensando y repensando las prácticas postpornográficas, intentando hacer diálogos entre las ideas y las prácticas, mi investigación y mi vida son, a este punto, bastante indifirenciables. y digo esto no para darle más legitimidad a mi voz, digo esto para que se entienda cómo me frikea que me digan que “criminalizo de forma esencialista a los hombres” ¿perdón? ¿hola?

es un asunto al que una le ha dedicado bastante tiempo el de pensar los mecanismos de excitación sexual, los propios y los impuestos y las violencias que hay en ese terreno y en otros paralelos y/o autónomos. de hecho el texto precisamente cuestiona la naturalización de las agresiones que, sin cuestionamientos, quedarían en el terreno de lo normal. no hago ningún paralelo entre fantasía y agresión sino para hablar que mi imaginario infantil estaba permeado por el patriarcado, y ni siquiera lo hago por juzgar, sino exactamente para denotar lo pantanoso de este terreno.

tu fantasía nunca será mi agresión. mi agresión es mi agresión y punto. así como mi fantasía no ha de ser la tuya, y un largo etcétera. no pretendo para nada meterme con los mecanismos de excitación de nadie ya que es un curro que nuestra cultura heteropatriarcal nos obliga a hacer de forma bastante solitaria (y he allí otro por qué de encuentros como la muestra marrana). por qué planteas que quiero dar lecciones si lo único que pretendo es comprender la historia de mi coño???

para mí el único tema es el consenso. sin apellidos, consenso y punto. no puedo aceptar la lógica del “consenso implícito” justamente porque en esta cultura heterocentrada lo implícito es todo lo que reproduce las cosas tal como están. y bien que nos han jodido, hasta el punto de que no se reconozca como agresión una cosa que han hecho contra mi voluntad y dormida, hasta el punto de que se me tilde de “criminalizar la fantasía” y de “dar lecciones” por favor… tal como dice xara, es como decir: me encanta la asfixia pero el tratado de ginebra contra la tortura la prohíbe, me criminaliza porque a mí me encanta que mi novio me asfixie… joder, para cuándo el taller de comprensión de lectura (y de comprensión de la realidad) feminista?

creo que europa nos hace mucho daño. siento que tus privilegios me criminalizan y me maltratan, que intentan desesperadamente y por facebook, hacerme sentir impositiva por una experiencia personal y situada. para las posiciones blancas y burguesas los propios privilegios son extensibles al mundo entero, y esto me duele. me duele de forma personal y política (que vendría a ser lo mismo), me duele como me duele el patriarcado cada día que me lo encuentro en los pasos fronterizos, en la jerarquización brutal, en la explotación de lo feminizado, en la exclusión por cuestiones de raza, condición social y sexual, me duele como la dinámica pija y heterocentrada sigue cada día imponiendo su autovictimización de carrefour. y mi dolor se convertirá en rabia y en acción, y la escritura es esta mañana para mí, también una forma una acción y de resistencia.

help

palimpsexo

reparar en los detalles: fijarse en cómo alguien cambia la funda de un edredón, cómo escurre el agua por sus pestañas cuando está en la ducha. me llamas huracán. nadie quiere demasiada intensidad en la vida, no es funcional. huracán es un coqueteo con la injuria. huracán es el insulto y a la vez, la esperanza puesta en una posible revolución. al menos tres museos de españa intentan nutrir su programa, y a la vez limpiar de alguna forma su tra(d)ición, inclinándose por el cuestionamiento de la práctica colonial. algo académico, documentativo, algo serio aunque no lo suficiente. la agenda llena es una ficción del capitalismo reciente. la agenda llena es colonización del saber. pero decir que el vocablo “palipsexo” es dormir con distintos amantes sin cambiar las sábanas, y decirlo por whatsapp ¿qué es?

humanos

sept204

me encanta como las mexicanas dicen “qué rico” o sólo “rico” cuando se refieren a algo efectivamente rico, pero que nosotras llamaríamos “interesante”, “divertido”, “especial”. las cosas ricas no son necesariamente especiales, lo especial es especial porque sólo sucede a veces. lo rico sucede siempre, depende de cómo se lo mire, de cómo se saboree.

creo que anoche me maltrataste. cómo explicar que lo hiciste, cómo decírtelo, no tengo claro cómo se dio. en un momento me dijiste “por qué me haces esto” y yo no sabía a qué coño te referías, más bien pensaba que tú me estabas haciendo algo, o nada. en realidad no me estabas haciendo nada y eso era parte del maltrato, la ignorancia. luego en repetidas ocasiones aseveraste que “el” tema era una puta mierda, y era precisamente cuando te estaba defendiendo sin decir tu nombre, desmantelando a través de ideas de “el” tema algo que claramente te perjudicaba.

ayer volví a creer en la poesía. fue una persona la que me restauró ese canal adolorido por mi vida europea. en europa a todo lo espiritual lo llaman “religión”, a todo lo sentido lo llaman “barroco” o “exótico” o “latino”. la poesía queda asfixiada por una retórica como la que se está dando en estas letras, demasiado normal, demasiado concreta, demasiado humana. sentí que la poesía era una columna vertebral paralela a las otras que tengo que resurgía de un espacio de invisibilidad y escarnio personal e íntimo. luego estábamos en el lavabo y ella me explicó que no era necesario que estuviese viviendo la emoción del primer momento siempre. me dijo algo como “hay emoción en el redescubrimiento de cosas”, y yo pensé en la poesía, y se lo dije, pero luego cambiamos de tema, hablamos de rabia y ella me dijo que cuando estuviese menos cansada lo volveríamos a comentar. aún creo que “cansada” fue un eufemismo para no decir drogada que, aunque lo estuviera, a mí me parecía que la droga era mala y no había hecho ningún efecto. quizás me equivoqué. yo sólo sentía calor.

a las mexicanas no las volví a encontrar durante la noche. al final regresé a casa bastante tarde y habían muchos subnormales por la calle soltando, a volúmenes desorbitados, expresiones de euforia descontrolada. a veces odio a la humanidad. a los animales no los odio, simplemente me dan lo mismo. paso de comérmelos. paso de acariciarlos. prefiero tocar humanos aunque a veces les odie y aunque a veces sienta que me maltratan. es tan fácil escribir como un humano joven europeo de clase media.

a propósito de humanos. nunca dejan de sorprenderme. a veces me doy cuenta de lo que hacen y digo “joder, vaya frikada”, aún no me explico del todo cómo es posible haber llegado a diseñar esas dinámicas de la diversión tan extrañas. como estar de pie en un espacio muy sucio, con mucho ruido, intentando mover el cuerpo de manera rítmica, pero sin poder realmente hacerlo, y seguir interpretando aquello como “diversión”. es muy extraño pensar cómo surge la idea de una, por ejemplo, camisa. algo con muchos agujeros y botones y que a pesar de ser supuestamente funcional se carga de características como “belleza”. no deja de sorprenderme el vestuario, esa manera de adaptarse a todas las protuberancias de un cuerpo, y claro, como se producen en serie, industrialmente, no toleran las diferencias entre cuerpos. total, que debería comenzar a observar otras cosas. eso sí que he estado pensando, debería leer menos y observar más. aunque tampoco es que lea tanto. debería leer de otra forma, quizás más materialista. creo que una joven china le acaba de demostrar al mundo que se puede vivir sin cerebelo.

072014cl

chile2014

no te dije que chile me parecía triste por concentración de emociones, porque todo lo intenso duele, porque duele el frío y las cosas rotas, los dos perros y la alarma antirrobos.

te lo dije, pero probablemente no con la intensidad debida: que cada noche olvidaba el frío pensando en tus caderas apretadas contra las mías, y la calle estaba como siempre triste, apenas dos perros, y por primera vez entendí la función de las cortinas. me dormí sintiendo tu brazo en diferido sobre mi cuerpo, creo que cada noche.

insistí en que todo estaría lleno de habla. muchas voces, palabras, letras. que mareas de texto, hastío de lenguaje, todo junto arropado por la vieja figura del amor. en chile no se baila, en chile se conversa, te lo dije. tú insistías en corregir mis errores gramaticales, o cuando conjugaba mal un verbo, como si fuese tan simple dejar de mal-hablar. te conté que por primera vez no perdí la voz.

reunido el amor. o no. ese oxímoron que se aprecia todo el tiempo como sombra, como si fuera rasgo identitario, acumulación de millas, autostop.

te lo dije y volvería a decir: chile es un océano de vino tinto.

hay animales salvajes, humanos sin ojos y la propia decrepitud en el espejo. el aire resecando la piel, acelerando la fatiga de material. como kathleen hannasoy una maniática del control”. con eso podría estar todo dicho, pero nunca está todo dicho. hubieron cosas que no dije, aunque tampoco sabría exactamente el por qué de mi insistencia. era, como siempre, una insistencia radical y sin fundamento.

no te conté, pero casi, lo disimulé mucho, que me despertaba en medio de la noche confundiéndote con mi novia, no sabía si eras mi novia o no. creo que era por el pelo, el pelo corto medio crecido llenándome el desvelo. problemas para dormir, una temporalidad inadaptada.

no le dije a nadie pero el reloj se rompió, se lo llevó internet, se lo llevó el cierre centralizado del auto. mientras, en la oficina fumaban todas acumulando colillas de cigarro en las conchas de loco. el reloj no importaba porque no había tiempo, o se perdía a raudales, o se ganaba a través de acontecimientos importantes, pero todos pasaban como agua, como aire, sin conciencia. y sin reloj no hubo despertador.

no lo dije lo suficientemente claro, pero lo de que “soy un desastre natural” iba en serio: hacía frío y me intoxiqué. pero una intoxicación leve, nada más que mi propio veneno. lo succionaba mientras dormía apretando los dientes hasta despertar con la mandíbula rota. pensé en decirte que eran mordidas imaginarias que le daba a tus nalgas. pero qué feo suena la palabra nalgas. es insignificante para describir ese deseo desestructurado, ínfima para referirse a la inmensidad de un cuerpo, y demasiado absurda como para hablar de un envenenamiento.

no te dije que quería irme porque no quería ofenderte. decir que deseaba la retirada era un desaire al que preferí renunciar. no fui a causar estragos, asistí ante todo con un profundo sentido del deber. pero no quiero decir “deber” como lo describe la real academia. yo no hablo como la real academia. simplemente digo palabras desajustadas. deber puede significar aquí un compromiso ineludible con la intimidad, incoherente y desmembrada, algo que va por sobre la tierra, algo que se mueve y escabulle, algo que hay que ir a buscar aunque a veces duela, como muchos de los indicios de profunda intensidad que puede tener una vida.

chile2014RAE

selfies: mi -nuestra- genealogía de la agresión sexual


hace un par de meses hice una especie deselfie que ciruló muchísimo en internet. los selfies al parecer son para eso, para que te vean. te haces una foto, y la cuelgas. no, te haces varias fotos y eliges una que cuelgas. no, te haces muchas fotos en las que estudias cómo quieres verte y luego ya puesta, te haces unas cuantas en la pose ideal y eliges la mejor.

es por eso que los selfies muchas veces tienen esto de súper estudiado que de alguna manera les resta credibilidad. es como el episodio de black mirror donde el personaje muere y es reconstruido a partir de sus registros en las redes sociales, y claro, por supuesto que la réplica era más hermosa, más lista, más simpática y más amable que su original (pero a la vez inolora, sosa e incluso rayando en lo nada, sin posibilidad de odio, ni de rabia, ni…).

el selfie que hice hace un par de meses no tuvo tanto ensayo previo, quizás apenas este blog. en realidad fue un selfie de emergencia, una reacción ante mi propia memoria, ante mi rabia. cuando junté todos los cabos sueltos que articulé en esa imagen (que es un relato, que es una narrativa en la que hay muchos espacios vacíos y memorias recortadas).

me vino tanta rabia que visualicé pocas reacciones como viables:

a) mañana me hago scum y salgo a cortar pollas, a dedicar mi vida a la castración como si no tuviese mi existencia otro sentido, esa será mi misión.

b) tengo que buscar métodos de asesinato selectivo y que no me hagan entrar en sucesivos procesos judiciales.

c) una bomba atómica que reviente al planeta tierra en su totalidad no es una mala opción.

d) escribiré, esa será mi bomba, mi artillería, mi munición. escribiré hasta dar asco, hasta dejar de ser yo. me convertiré en todas las que puedan ser yo. mi bomba no tendrá pólvora, la pólvora será mi voz. escribiré porque no tengo dinero, porque no tengo otros medios para matar y porque es una forma que, sin carecer de poesía, podría con un poco de suerte llegar a ser explosiva.


en mi atontamiento y resentir intervenido por sustancias ilegales me incliné (en un gesto sorprendentemente moderado) por la opción d).
entre escribir y publicar hay apenas una letra “y”.
publicar, hacer público algo. “lo personal es político”. “el silencio no te protegerá”…

*
empecé un proceso lento y laborioso en el que escribir fue lo de menos. lo complicado, o lo que requería de mí un estado energéticamente consistente, era enseñarle lo escrito a alguna gente, someterlo a revisión. al ex-novio, a la madre, a la amiga, al hermano, a la amiga, etc. cada vez era una conversación, un repensar la construcción interna de la bomba, su relojería. y también un doloroso revivir la relojería del patriarcado, y digo doloroso no precisamente porque se me reviviera un ardor en la vagina o el rasgamiento de alguna carne, sino porque, JODER, ¡ojalá hubiese sido yo la única! pero no, va a ser que no, que el patriarcado opera globalmente y en todo contexto, que lo hace de forma distinta pero nos afecta a todas, que la agresión no es una batallita más en mi biografía sexual (ojalá lo fuera sólo en la mía), que una vez que una lo suelta, van y lo sueltan tres más, y después las otras tres resulta que lo sabían porque a su hermana, prima o sobrina también le había sucedido. y entonces esto es una caja de pandora y nada más lejano a una confesión.

después de tanta charla, de tanto análisis, cervezas vienen cervezas van, después de eso y mucho más pues ya no me quedaban ni ganas de publicarlo. pero en un momento del proceso (no sé cuál) esto se había convertido en algo que superaba con creces la terapia personal, la catarsis y la camaradería. el “proceso” había ganado comillas, ya no era sólo mío y esa bomba no era sólo MI bomba. la tenía que colocar.

*
lucía está tendida sobre una piedra de grandes proporciones que es sacrificial. su intimidad será expuesta y examinada por clicks, hipervínculos, movimientos cortos de la muñeca empujando el ratón.

*
comments: mujeres diciendo estar “aterrorizadas” por sus hijas, por lo que les pueda pasar. mujeres llorando, hablando por primera vez en el precario espacio de un “comment”. las violadas, todas violadas, abusadas, manoseadas. las manoseadas agradecidas. los arturos también agradecidos. aprovechando para hacer crítica social, que la televión, los medios, el poder, ronald reagan, la CIA, un poco de autocrítica quizás, sólo un poco. abrazos a los sobrevivientes. críticas a la falta de honestidad, al engaño, al aborto. indignación. indignación por el aborto mal cobrado, por no interponer una denuncia a la brevedad. “el aborto se convierte en un secreto patógeno”. entrañas removidas. hombres “pidiendo perdón por el simple hecho de ser hombres”, “me duele formar parte e este género agresor”. otras que dicen “soy producto de una violación”, “mis hijos son fruto de violaciones”. muchos muchos muchos incansables estereotipos de género: la sexualidad desde el punto de vista femenino. oriol me recomienda hacer psicoterapia como “palitivo” y para autogestionar las experiencias que he tenido que pasar, aunque confiesa que en el fondo es un asunto mío (¡gracias!). callar y aceptar = cómplice. víctima, víctima, víctima. personas removidas. comentario porno-abolicionista. comentario negacionista. comentario que incluye un “gracias a dios” (y dios escrito con mayúscula). comentario contra la infidelidad. comentario pro-pareja. comentario llamando a que el aborto siga siendo ilegal en chile (sic). comenario dando un millón de gracias. más violadas. comentario eco-escencialista, oda al útero como epicentro de la energía que mueve al universo. más violadas. más agradecimientos. la revista decide cerrar los cometarios por exceso de agresiones. tres pingbacks.

(en meneame hay 456 comentarios sin moderación)

*
la verdad es que selfies de este tipo resultan en un punto un poco agotadores. yo no había alcanzado a compartir el artículo (esta entrada es primera vez que lo hago), y ya había sido compartido más de 60.000 veces en facebook. en pikara me dijeron que era el segundo artículo más leído de la historia de la revista (más de 120.000 visitas). y luego el feedback, gente que me escribía sin conocerme para contarme sus cosas, gente que se refería a mí de forma grandilocuente, gente poniéndome una mano en el hombro y con gesto compungido diciéndome “leí tu texto”.

creo que lo más complicado de gestionar para mí fue justamente lo multifacético de las lecturas que se expandían sobre el texto. alguna vez hablé aquí de algo parecido. ese descontrol que hay sobre la apropiación de los textos, que es en el fondo su sentido, pero que da una sensación de extrañamiento curiosa cuando el personaje al que se refieren las lecturas eres tú. y todo se vuelve bastante ficcional, o no, porque en realidad hay muchas que están aplicándolo a su vida, y la sensación de estar afectando, aunque sea de mínima forma, la vida de otra persona que incluso no conoces es especial y bastante poco ficcional. pero bueno, me llenó de confusión, y tenía pendiente este post que estaba bloqueando al blog entero.

tengo la grandilocuente sensación de que todo el mundo ha leído este texto, pero por si acaso alguien lo perdió, acá va:

Mis silencios no me habían protegido. Tu silencio no te protegerá.

Audre Lorde

 

Las estructuras del riesgo

Me vi a los 23 años en un motel parejero de Santiago de Chile. Tenía novio, pero estaba demasiado aficionada a la autoridad de ese profesor que era mi amante.Creo recordar que nos pegamos un polvo triste o flojo. Mi cuerpo ovulaba y me sentía más inclinada al tribadismo que hacia la penetración. Tenía mucho sueño. Quedaban 2 condones, le dije que NO podríamos follar sin, y me dormí.

Desperté con el tipo corriéndose dentro mío y la sensación de que esto me costaría un embarazo. Un mes después estaba abortando en una clínica clandestina de un barrio periférico de Santiago. Durante años mantuve una relación tensa, esporádica y ambivalente con ese profesor que, aun sin saberlo, me había violado. Hasta el día de hoy él no sabe interpretar mi silencio. Del silencio no hay nada que sospechar.

Para resolver esa violencia, la de mi violación, tuve que recurrir a otra violencia estructural: un aborto ilegal en Chile. Tuve que pasarle el cuerpo a una persona que no conocía, en un lugar que no sabía dónde estaba, para que me inyectara algo que no sabía qué era y me sacara eso que no tenía nombre como consecuencia de un acontecimiento que yo no había provocado1.

Mi novio de aquel tiempo asumió la mitad del pago (500 euros en 2004), la compañía y los cuidados. Omití las verdaderas razones del embarazo y culpé a la mala fortuna. Me declaré parte del 1 por ciento de personas a las cuales se les rompe el condón. Dije que siempre había usado condones, cosa que, hasta un punto, era completamente cierta. Durante los cuatro años posteriores al aborto usé anticonceptivos y condones al mismo tiempo en cada penetración. Si el preservativo no era cien por ciento efectivo, debía aumentar el control de mi integridad a través de la hormonación sostenida.

Ahora me pregunto cómo pude haberme quedado callada, cómo pude yo invisibilizar una violación. Me doy cuenta de que llevo una vida asumiendo que dormir con alguien, desconocido o no, es un riesgo, como si se tratara de una pastilla rosa en una fiesta o una película sin reseñas. Un riesgo que se toma porque la vida está llena de ellos y no pasa nada, y ante la evidencia de agresiones sexuales y sexistas arraigadas como tumores en lo profundo de tu cuerpo y tu memoria, sientes vértigo y una sensación de propio desconocimiento, pero sigues viviendo y haciendo lo tuyo, incluido el feminismo.

Pedagogías de choque

Viví hasta los seis años en Alemania protegida por una fortaleza de sudakas exiliados por la dictadura de Pinochet. Nunca nadie me tocó un pelo. Fui una niña rabiosa y dulce a la vez. En 1985 viajamos a Chile. Se hablaba de “retorno”, a pesar de que yo pisaba por primera vez ese territorio que se me había descrito desde la nostalgia como lo más entrañable del universo, siendo que no era sino un enclave de neoliberalismo, represión y pobreza.

En esos días un primo comenzó a llevarme detrás de las puertas en las reuniones familiares. Él tenía catorce y yo, seis. Me besaba metiéndome la lengua profusamente, lo cual me resultaba asqueroso y perturbador, pero como existía la posibilidad de que se tratara de prácticas habituales en este nuevo contexto, no supe cómo reaccionar.

Migrar implica desorientación. Había llegado a un lugar en el que me violentaba ver a niños de mi edad pidiendo limosna en la calle, en el que me violentaba ser llamada “ahombrada”2 en la escuela, en el que me violentaba el miedo que las personas a mi alrededor sentían hacia la policía, ¿por qué no podían ser esos besos con lengua parte de esa cultura de mierda a la que me tenía que unir por fuerza para pagar una deuda histórica con raíces biográficas que, de momento, no reconocía?

Un día les comenté a mis padres que ese primo me daba besos con lengua. Me dijeron de inmediato que eso no estaba bien y que hablarían con su madre, mi tía. El pánico que sentí ante la posibilidad de hacer público lo incorrecto—en mi condición de niña alemanota, que no se enteraba de nada y en el contexto de mi ansia por ser aceptada en ese país al cual no deseaba integrarme—me llevaron a desmentir en menos de 24 horas mi acusación. Atribuí todo a mi subconsciente. “Soñé que él me daba besos, no hay nada de lo que hablar con su mamá.”

Así fue como aprendí a besar, escondida detrás de la puerta, obligándome a responder desde la sumisión como si se tratara de un trámite de aduana. Y digo aprendí porque con los años, y a pesar del desagrado inicial, fui asumiendo la experiencia como una eminentemente pedagógica.

Un año después, a los siete, en un mercadillo, un hombre al que nunca le vi el rostro me metió la mano debajo de la falda. Su mano, que debe haber sido del tamaño de mi cabeza, hizo un movimiento rápido y preciso frotándome desde el clítoris hacia el culo. Me quedé como piedra y no me atreví a decírselo a nadie hasta cinco años después. No debía haber ido a un mercadillo con minifalda, era mi culpa. De manera temprana y acelerada se depositó sobre mi subjetividad (y sobre mi cuerpo) la percepción tanta veces descrita de que la agresión es responsabilidad del agredido.

A los ocho años me gritaron por primera vez cosas en la calle. Que estaba buena. Tres obreros de una construcción, a pocos metros. Que estaba rica. Que era una mijita rica o algo así. No entendía cómo era posible que se fijaran en una niña. No me sentí guapa, pero percibí la marca que dejaba la minifalda en mi cuerpo y recordé que mi ropa podía volverme vulnerable.

A los ocho o nueve años, en la playa, el ligue de mi prima de dieciséis, sobrino de una amiga de mi mamá, se aficionó mucho por mí. Era un tipo medio cuico3, rubio, grande, de unos 19 años. Me compraba dulces y me buscaba, le gustaba pasear y charlar conmigo, y a mí me caía bien.

Una tarde en la que estábamos sentados en la playa me dio jugo en polvo. Lo vertió en mis manos y me pidió que chupara esa mezcla de azúcar y tinte artificial mientras él, que me tenía sentada en el hueco que quedaba entre sus piernas, metía una mano dentro de mi calzón y me incrustaba un par de dedos en el coño. No sentí dolor, sólo una insoportable incomodidad. Le dije varias veces que mi madre me estaba esperando, pero él no se inmutó. Mis manos estaban ocupadas con el polvo que debía chupar y no lograba comprender bien lo que estaba sucediendo. Solo sabía que debía evitar a toda costa volver a estar a solas con él. Mi prima estaba encantada con su ligue. No se lo dije a nadie, y con el tiempo el episodio fue perdiendo relevancia histórica.

Pequeña guarra

A los ocho años comencé a masturbarme. Usé la mano, velas, bolígrafos y zanahorias. Usé aparatos que creaba yo misma con calcetines, condones y bolsas de plástico. El manto de lo innombrable se extendió también sobre estas prácticas. Mis fantasías masturbatorias y los juegos a los que jugábamos con mis amigas se relacionaron desde un comienzo con la sujeción y violencia.
Recuerdo médicos que ataban a las muñecas para inyectarles cosas en las venas, proxenetas que explotaban mi cuerpo y lo vendían al mejor postor, tíos que a golpes me obligaban a hacerle una felación a su jefe. Jugaba a estas cosas a solas y acompañada, al tiempo que descubría el efecto narcótico de los orgasmos y me embriagaba con la adrenalina de la sumisión y lo prohibido.

Los referentes culturales dominantes le venían de perilla a estas aficiones. Me sobaba con una amiga en la oscuridad de la cama mientras nos comíamos una polla invisible obligadas por un hombre inmaterial, agresivo y armado hasta los dientes. En el entorno feminista en el que crecí, gestioné estos imaginarios con pudor. Formaban parte de aquello inconfesable, incomprensible e inexplicable.

Pero siendo niña siempre existe la posibilidad de alegar ignorancia. Una no sabe nada de ese mundo construido ya desde hace mucho y apenas siente el derecho a intentar calzar con él. El deseo propio está muy mediado por la capacidad o no de adaptarse a lo que se debe hacer. En un punto creo que es difícil distinguir la diferencia entre deseo y deber. Hay que vestirse, lavarse los dientes, comer. Limpia por fuera sucia por dentro, se puede sobrellevar.

El entorno feminista de mi madre, sus amigas lesbianas, resultaban por cierto estimulantes, pero no eran un muro que dejara fuera al patriarcado. Este último, con toda naturalidad, tenía más poder que cualquier espacio de seguridad feminista, permeando cualquier posibilidad de contención, y de esa forma se incrustaba en mi cuerpo, incluso en las imágenes de mi deseo.

Pactos con la normalidad

Las agresiones sexuales se sucedían como si pudieran dejar de resultarme perturbadoras. En la adolescencia fui carne de cañón de los tocaculos en la calle. Tantas veces ocurrió que muy pronto perdí la cuenta. Una amiga fue violada dentro de su cuarto por un tipo que entró por la ventana. Lo mío parecía, incluso a mí, una levedad que no merecía atención alguna.

Parecía ser que las tocadas de culo, de teta, las metidas de mano, los comentarios babosos en la calle, los manoseos por la policía, eran todas cosas que venían en el pack de ser mujer, que pertenecían al mundo de lo normal, como tantas otras cosas normales que incomodan o duelen. De ese modo, mientras crecía fui naturalizando la agresión, entendiendo que yo era apenas uno más de sus engranajes.

A los 14 años empecé a tener sexo, con lo cual mi universo de agresiones sexuales se amplió. En mi primer polvo fui una muñeca inflable. Aprendí a ejercitar la feminidad como nunca antes. Me hice experta, o al menos eso creí. Aprendí a distinguir entre las agresiones propias de una relación, las que han de ser toleradas, y las agresiones de la calle, que no están bien. Me acostumbré a que siempre me la quisieran meter sin condón, a que siempre me la quisieran meter, a dejarme meter, y hacer cosas que no deseaba.

Hecha un pivón a los 14 me aficioné por los hombres mayores. Me protegí con el mismo silencio con el cual pretendía resguardarme de las agresiones que me amenazaban. De un material bastante acomplejado construí un cuerpo deseable y desenvuelto. Perseguía la autogestión de mi placer, aunque fuese pagando un precio, haciendo transacciones y especulando en la bolsa del machismo.

Inadecuada

A los 15 años comencé a reaccionar. Cuando me tocaban el culo contestaba gritando un par de insultos. Esto no es fácil, porque cuando te pegan un agarrón sin previo aviso tu voz se introyecta, se convierte en vocecita, y cuando al fin se recupera y das con el tono y el insulto adecuados, no hay premio para el desacato del silencio.

Por el contrario, lo que recibes a cambio es bastante peor de lo que has echado. Le gritas “cabrón” y te responden: “Qué tanto fea culiá, qué te creís maraca concha tu madre”. Más rabia y más humillación mordiéndote el culo, comiéndote la cabeza y ahora, más encima, insultándote.

Si bien yo me sentía afortunada porque a mí no me había tocado que un hombre pobre me pusiera un cuchillo en el cuello o una pistola en la cabeza y me la metiera como poseído por un demonio hasta correrse dentro mío, en esos días mi cuerpo joven atraía la agresión en múltiples formatos. Como la que resulta de ir a un casting para modelos de dibujo donde te acaban tocando el coño y dejándote desnuda en medio de una habitación fría, porque “tu cuerpo no va bien”, “no sirve”. Como dormir con un amigo con el que no quieres follar que en medio de la noche te despierta eyaculando sobre tu cuerpo con un gemido apagado. Como hacer autostop en la carretera y como precio del aventón dejar que te metan mano.

También percibir que en la medida en que te vas apropiando de tu placer te vuelves cada vez más inadecuada: demasiado gritona, demasiado caliente, demasiado peluda, demasiado rápida, lenta, gorda, silenciosa o cualquier otra cosa excesiva. Que nunca en la posición precisa, deseada. El juego es poder encontrar en esa inadecuación el rastro de una misma, y pasarlo bien, o simularlo al menos.

Rabia sexual

A los 19 años trabajaba como profesora. A las 8:00 am un tipo me agarró el culo en la calle. Pasaba un policía y lo detuve. El policía lo coge, lo sitúa frente a mí y le dice: “La señorita dice que usted le tocó el trasero. Todos ustedes los de la Pintana son iguales”. Le exige pedirme perdón. El joven cabizbajo balbucea un “perdón” casi imperceptible. “Y usted, señorita, ¿lo perdona?” Digo que no, que una disculpa no me basta.

En la comisaría otro policía toma mi denuncia. Le cuento que este sujeto me tocó el culo. El policía pregunta: “¿Y qué más?” Veo en sus ojos lo que quiere decirme: “Es normal, pelotuda, ándate acostumbrando. Son siete millones de chilenas en las calles. Imagínate si todas denunciaran, colapsaría el sistema, los policías acabarían convertidos en perritos falderos, guardianes de culos.” Toma la denuncia de mala gana, como si fuera una alucinación mía, un comentario burgués, una exageración de clase.

Desde entonces me han vuelto a agarrar el culo tres veces en espacios públicos: en Chile, Bolivia y en Dinamarca (¡este verano!). En estas ocasiones he respondido con golpes, lo más fieros posibles, asumiendo que la respuesta violenta es lo único que me queda, y que al menos me sirve para soltar momentáneamente la rabia.

Sólo momentáneamente, porque la rabia regresa al repasar esta historia. Esta rabia que me da el recuento es también la rabia que me dan mis privilegios y es la rabia que me da saber que somos tantas que es imposible hacer recuentos. La verdad es que no sé qué hacer con la rabia ni tampoco sé medir sus consecuencias, cuando escucho y hablo de lo que ha sido silenciado y cuando tengo que insistir en su desnaturalización (empezando por la mía). Creo que al escribirla deja de ser mi problema. Y quiero hablar desde un lugar no victimizante, pero que al mismo tiempo no convierta la no-victimización en un lugar de silenciamiento.

——–

1 A pesar de la violencia estructural, simbólica y material de tener que abortar en esas condiciones de precaria ilegalidad, puedo decir que el aborto acabó siendo una buena experiencia. La autodeterminación fortalece, y decidir no ser madre fue una inyección de energía para lo que en su lugar deseaba hacer con mi vida. A partir del aborto tuve que hacer con mucha más determinación lo que quería, hacerme cargo de mí.

2 Marimacho.

3 Pijo.

el tren instantáneo

por qué las estaciones de servicio en medio de la carretera me hacen escribir, como si estos lugares definidos íntegramente por su utilidad provocaran en mí lo inútil de esta meta-escritura, la memoria reciente (eso que casi no existe), unos pensamientos que se organizan apenas en cada letra, sin premeditación.
la estación de servicio, fumar. respirar para no supurar de rabia, de precariedad, de tristeza, de soledad. la estación de servicio, sus turnos de noche, esther ferrer diciendo que el feminismo sale sólo de las entrañas. y el autobús entonces huele como un gran incinerador móvil.
en el tren sueño que un virus informático no le puede hacer daño a mi máquina. arroja sin embargo pantallas rápidas de errores de configuración en colores cálidos. puedo jugar con el virus, manipularlo. decido hacer capturas de pantalla a la belleza del parpadeo. recojo impresiones, las almaceno en un directorio que está fuera del ordenador, en mi cabeza.
algo se borra en cada centímetro que se avanza.

orinoterapia

respira. me gusta cuando dibujas signos del infinito en mis nudillos.
mi puño preparado se deja acariciar por tu lengua, joven y temeraria.

el pelo sucio y el olor a humo. con la distancia se pierde la compostura, o con la rabia. la compostura se pierde siempre, como el tiempo (que no es más que otro tipo de distancia). te envío amor y voy a mear al tarro. el amor se representa con corazones; la anarquía con una letra A desbordada. leer novelas es buscar la perturbación. ensayo general de otra vida, la libertad necesaria para que alguien cuente sus crisis de forma impúdica. el maravilloso mundo de la orina. el maravilloso mundo de la marginación. el maravilloso mundo de todo elemento lleno de patetismo que la palabra pueda endulzar. un teclado que por defecto sitúa mayúsculas en historias menores. eso es la memoria de la literatura mundial. y palabras menores que se follan a las mayores cuando logran burlar las normas editoriales. y llegar a nuestras manos empuñadas, preparadas para golpear o fistear indistintamente, o según las preferencias de la casa (que nadie se ofenda…). todo lleno de ceniza, y polvo, y las manos sucias y tanto abrigo que una paja de rutina te deja con un desgarro en la muñeca.

después de pasar unas 4 horas en el cementerio de poble nou, junto a la estatua favorita de patri (“el beso de la muerte”) para un reportaje del canal arte para la juventud (sobre la muerte. el programa de nombre “youthrop” o algo así dijeron), a propósito de patri, nosotras pensábamos que a propósito del 4f… en fin, que dando vueltas por ahí, con una cámara siguiéndote, mariana, silvita, helen y yo.  recogiendo todas las flores desechadas (¡en el contenedor!) de un primero de noviembre -día de los muertos, joder!- donde la población va a renovar el espectro floral de su difunto, etc etc etc pensando en nuestra patri (¿de quién es patri cuando se habla de su suicidio en un reportaje milimetrado como un cortometraje?), recojo flores, las dejo en tumbas vacías, la periodista pregunta que qué coño significa eso (comienzo a elucidar la enorme diferencia entre alguien que hace un documental y alguien que hace un reportaje, metodologías disociadas…), ni idea, pura disidencia a la obsolescencia programada (no lo digo, lo pienso), las flores las voy dejando en las tumbas que se ven vacías, abandonadas a la no-renovación. hago dos injertos de flores artificiales. me hago la corona de femen. “apropiación de la injuria” decía la butler. pues eso.
encuentro a katu, y hablamos algo de femen…
me interesaría pensar, colectivamente, estrategias de parasitación mediática.
¿te late?

siempre he deseado que esta desquiciada capacidad de amar responda más a una vitalidad desbordante que a una absoluta estupidez. horny queerness: homenaje a la guarra de molly bloom.

sí caminaba inspirada y en la vitrina había un libro de visualidades queer junto a uno sobre comida mediterránea y a otro de poesía llamado “la llave y el puñal” y tu lóbulo queer clavado en mi ojo queer que acaparaba toda la distancia sí el emblema de toda una política castrada por mi boca chupándote con una ansiedad estética hasta el otro lado de mi pecho atravesándome mi boca que queer no deviene platónica te susurra guarradas tradicionales la convención es su pulpa lengua gastándose contra tu carne ¿qué es una vitrina? ¿qué es un escaparate? yo anclada yo sucia garabato yo caminando medio muerta yo yo no soy yo cuando rozo esa piel queer tuya no soy yo cuando me escapo de la impostura aunque sea a través de un amor banal y subasto mis tres pilchas por un beso tuyo tan queer tan de otro mundo tan desgranada yo bomba rota bomba que no explota un coche que no arranca una red desestructurada o bastante gastada o surgiendo de la nada como alimentos especiales como teorías impresas y traducidas y mal traducidas después vueltas a situar quiero destruir las palabras todas lavarme la boca para empezar de nuevo sacarme este enema rasgarte toda entera con esa diplomacia activista que me llevas (y que me aniquila) porque una disculpa tuya me agrede más que mil palabras porque te quiero guarra y exhausta te quiero jadeante y desgraciada o mimosa te quiero de piernas abiertas de culo abierto clavándomela te quiero agrediéndome aunque no sea yo este esperpento que te habla yo no hablo más no debería me han extirpado la voz con tus tácticas de hombre blanco para el autocontrol y el decoro tácticas autorepresivas decía y aunque esto sea puro “oportunismo estratégico” esto es lo poco que nos queda esto es la nada que puedo ofrecerte clavada en el abismo sin medida que se concentra en tu inmundicia (déjame lamerla) todo eso es desgracia eso lo que me tiene caliente como el punto ciego en el que combustiona una hoja apuntada por una lupa en medio del desierto de atacama un sol y tu culo queer que no me cabe en la mano tu culo vegano tu culo que es sencillamente de otro planeta tu culo de otra galaxia tu culo espasmódio culito agitándose hasta la extenuación tu culo y su ano (mi anillo) tu culo y yo que estoy drogada completamente narcotizada con tu ano tu saliva y tu lubricidad en esta conferencia donde exhudo olor a sexo huelo a nuestros cuerpos chocándose hasta que la respiración se me corta por los líquidos y gases que se produjeron en los puntos de contacto que hilvana tu cuerpecillo queer y mi raja por la que suelto ahora un aroma dulce mezcla de saliva seca sudor y fluidos vaginales por lo que intento cubrir con un cuaderno mi coño que traspasando bragas y pantalón está manchando con espesas lágrimas el asiento porque busco debajo de mis uñas restos de tu piel bostezo y me toco la ingle y escribo “sofisticación identitaria” y más abajo con letra más pequeñita “amor” hasta que me duermo sí me duermo porque no hay nada más aburrido que una persona que contiene estas emociones poco productivas porque el capitalismo nos ha enseñado a volvernos más distraídas ante las necesidades de una mujer porque no hay necesidades en una mujer porque no habría de haber porque algunas incluso sostienen que una mujer no existe y uso el sí como punto final uso el sí como violencia enunciativa porque decir no es lo que nos ha dejado el capitalismo como posibilidad de acción y sus trágicas elucubraciones son cuartetos de cuerda censurados por la moral y una mujer no puede ser tan desfachatada como para decir vamos sí quiero sí deseo como ningún planeta observado por el ojo humano sí me corro y vuelvo a correrme sí mi cuerpo es la caparazón de la ira sí porque han sido tantos los que me han dicho que no puedo amar con esta desmesurada violencia que no puedo hablar tanto ni tan fuerte que da risa como caigo extenuada por la excitación que mi cuerpo es demasiado grande y licuoso y que la esoteria no es ciencia y que la ciencia nos otorga un respiro para volcarnos con mesura y todo eso es lo que me dejas en medio de un beso repetido una y mil veces por tus preocupaciones post-identitarias por tus lametazos y tu pasiva inconstancia y yo secándome por un feedback un ping y por mi conciencia de tener que abandonar este desierto tú desértico pleonasmo o algo más insignificante y yo desbordada y acalorada a más no poder sí necesitaría más puntos aparte en mi vida sí preferiría se sobrepasarían todas las cotas de lo aceptable y seguramente también sería un fracaso pero eso evidentemente no nos preocupa después de los ininterrupidos fallos que la cultura occidental nos inculca con clases magistrales y sus evidencias ante nuestros ojos tantas ruinas y restos rotos y guerras y desamor y vuelta otra vez a planteárseme que no puedo follar con violencia la inadecuación mi amor idealista porque asegura que se puede reinventar y volver a hacer que nadie está preparada para mí porque me desbordo y doy miedo así salida y tan abrasiva hablando de más diciéndolo todo algo más parecido a una salvaje que a un ser humano que dice no cuando siente sí.

los hedores de la locuacidad

por hablar de más, demasiado, por esa infinita belleza que me asusta, por el pozo ciego de mi amor que es droga, porque soy una yonqui y los coletazos de la abstinencia -tal como el clítoris- se agrandan a medida que pasan los años. por 4 rayas. por hablar mucho, de más, demasiado. hablar de todo, hablar profuso, hablar esperando recibir de la propia boca los pensamientos articulados. ver como el pensamiento se articula en la boca y luego, luego duele la cabeza, o el hígado, o el corazón, o si queremos ser más dramáticas, el alma. porque el alma no existe. porque el camino que trazan las ideas encadenadas de forma frenética y aleatoria me abruma. porque a veces creo que me he enamorado de mí, de tanto escucharme y luego, luego me aburro de mi amor efímero, de estos sentimientos que no sirven para engrandecer el alma. y si el alma no existe no se puede ser tan reaccionaria. por hablar demasiado, autómata, es que emergen articulaciones indeseables, y la imagen que me devuelvo no es sugestiva, ya no es la infinita belleza, sino un espejo roto que incita a la desfiguración total. porque sólo entiendo lo que digo pasadas unas cuantas horas, y entonces ya no es el momento de abrir la boca, la boca lleva entonces horas abierta y mastica desfiguración. he de llamarme abuso, he de llamarme torpeza, he de llamarme infanticidio, he de llamarme como una obstinación que me da azotes en la cabeza, en la boca ensangrentada y supurante de desgracia. esos azotes que no me ha dado nadie por juego, esos azotes que tengo que buscar en las cadenas rocosas de mi memoria para salir trasquilada como una pobre oveja seca (desechada incluso por la industria farmacéutica como cobaya). por hablar demasiado, por no jurar amor eterno sino inmediato, por jurar tantas veces que ya se vuelve insustancial, increíble e inútil. porque ya no seduzco a nadie, ni a mí misma, ni a las horas perdidas en persecuciones imaginarias, en análisis pobres o baratos o de rebajas, toda esta información que regalo porque en el fondo temo que no valga nada. porque hablo, hablo y hablo. porque la verborrea siempre me pareció patológica. porque de pequeña siempre me dieron a entender que cualquier cosa que dijera resultaría interesante, y más infanticidio, más engaño, más incremento, añadido el exceso, más especulación. porque no recuerdo nada y si lo recuerdo no importa. porque lo recuerdo todo, y lo comento todo, como si el mundo no fuera ya una realidad en sí misma, como si el mundo necesitara de mis tediosas notas al pie aclarando una lectura arbitraria de una realidad que ya es tendenciosa. porque mis notas al pie no le interesan a nadie y no sé por qué siempre alguien las escucha (???). porque las notas al pie apenas las anuncio y ya son tan abundantes que no tengo tiempo de transcribirlas. mi labia perdida en el fondo de un saco roto: mucho humo, demasiado tabaco, ruido. por no saber si se está manipulando o aludiendo a la honestidad más intachable. porque esta forma de hablar es desenfreno sexual, y el desenfreno sexual está muy bien en las películas, pero no en una serie de comentarios a la realidad bajo formato de mera locuacidad. porque estoy cansada de ser un libro abierto, estoy cansada de esta honestidad que roza con demasiada frecuencia la oligofrenia. porque no hay estrategia de infantilización más burda que aludir a una belleza desmesurada, y porque el elogio de una belleza insaciable también es charlatanería. porque he sido demasiado glotona con las palabras, porque he sido repugnante, porque he engordado con los supuestos del pequeño larousse (1989). porque resulto inverosímil y excesiva. porque ya nadie puede en estos tiempos seguir drogándose con amor. porque, maldita sea, cada vez produzco más endorfinas y ya no tengo recursos para costearlas. porque he desconfiado tanto de mi deseo que he aniquilado lo escaso que de él quedaba. porque todo lo que queda está adulterado. porque al parecer ya no queda nada. sólo las marcas en mis brazos tras repetidas inyecciones.

#11deseptiembre

hoy el 11 de septiembre es un hashtag. hace 3 años no sabía que existiría algo así. un hashtag es una etiqueta, una cadena de caracteres precedidos por una almohadilla, es una etiqueta de metadatos. los metadatos son algo que está más allá de la información, datos sobre datos. el 11 de septiembre es un dato sobre el 11 de septiembre.
1109 sentimientos debilitados por la distancia. “la ciudad está sitiada” me dijo por e-mail. 3711kbps de esa historia que es mía y nuestra y que ahora mismo está siendo secuestrada por la mediación de internet. las bajas de tensión eléctrica afectan la estabilidad de la red y los plug-ins que usan los canales de televisión chilenos son incompatibles con mi interfaz. no va bien. una recepción intervenida por la precariedad de la red, por la distancia tecnológica y sobre todo, por la distancia física y social. estos momentos rituales, aunque no del todo dramáticos, sí le otorgan un componente partido a la subjetividad, a la mía, quiero decir a la nuestra, o a la que ahora está siendo secuestrada por un espacio vacío. un fragmento del cuerpo, está en la esquina de santa rosa con alameda envuelto en un paño, encapuchado. ese cuerpo es un brazo que viste una camisa azul marino, la muñeca, que es el cuello, deja ver un pequeño botón blanco en el puño. la cabeza es un dedo pulgar ecapuchado con un trozo de sábana. un fragmento de mi yo en santiago sin saber lo que está pasando a su alrededor. otra parte del yo está situada en un lugar donde nada es 11 de septiembre, a ratos un comentario sobre la diada, sobre las torres gemelas, sobre pinochet. no hay distinción entre uno y otro, hay leves niveles de proximidad, mediática y blanda.

entonces pongo a violeta parra en youtube, escucho victor jara, actualizo la nostalgia (una playlist o un rasgo heredado a través de un cromosoma traumatizado), los prisioneros de los primeros años 80. no sé buscar en internet. me abrazo al hashtag etc etc etc supongo acción refleja. aparentemente televisión nacional retransmite las emisiones del 11 de septiembre de 1973 oliendo a lacrimógena, buscando a la hermana chica. ella me pone líquidos especiales junto a cada mucosa de mi cuerpo para evitar el efecto del gas. la playlist acaba con florcita motuda, no logro ver la televisión. opto por capítulos sueltos en youtube y no sentirme tan sola durante 40 años, aunque tenga 34.

habitar la herida


no pillaba el avión. el vuelo salía a las 9. no pillaba el avión porque eran ya las 9 y estaba a más de una hora de distancia del aeropuerto. como siempre en este tipo de sueños, mi madre intentaba ayudarme. pero cuando la situación ya era insalvable.
a veces me apetece hacer otro video. a veces me apetece no hacer nada, o sólo un helado.
siempre me decías, cuando no estaba convencida (en absoluto) de mi deseo de escandalizar, que seguramente yo estaba muy contenta con el orden de las cosas. con el orden imperante, con el fucking orden imperante de las cosas. me decías, justo antes de decirme, tú tan mona, seguramente estás a gusto.
la manos aplastando la archilla con palitos contra el muro. los palitos se me clavan en la herida abierta, y dentro mío se produce una guerra entre las bacterias y el poder de mi mente que intenta expulsarlas de la herida o al menos, dejarlas convivir en su interior de manera inofensiva. en realidad mi herida no es un lugar cómodo para las bacterias, a nadie le gusta habitar la herida ¿o sí?
me pregunto qué soñé esta noche, antes de lo del aeropuerto. perder un agosto no es una expresión que aparezca en el diccionario aunque semánticamente sea factible, y fonéticamente del todo probable.
tú me hablas por un chat. tú hablas solo por el chat. desde que me di cuenta de que me habías violado, así, suave, con cariño, así, suave, mientras dormía, así, como si nada en un hotel de mala muerte que habías pagado íntegramente tú. desde que leí ese artículo en una revista feminista y me di cuenta que eras mi violador no te he vuelto a hablar, y no sé si debería hacerlo. aunque tú sigas hablándome por chats vacíos cada vez que estoy roja, verde o amarilla, me hablas porque seguramente ahora eres tú el que aún no sabe que es mi violador. y aquí, como en los sueños en los que no cojo el avión porque no llego, se me presenta un problema de gestión no inminente.
los relatos sobre sexo de tracey emin suenan tan bien, infiero que es porque son en inglés. hay tantas cosas que suenan mejor en inglés… rape, hunger, rage. sobre todo rage, que se parece tanto a rape. incluso sex. hay una distancia elegante, cuando la elegancia es la voz de todos y no la use nadie, digamos, porcentualmente hablando. y ella y su adolescencia, y nosotras y la nuestra. y varios litros de semen entremedio perdidos en una arqueología fisiológica de la que no se ocupará nadie, jamás. y tracey emin sin tener que preocuparse del copyright, y nuestra juventud transcrita en cuadernos con papel de mala calidad. infiero que somos de la misma clase de putón, aquellos que ponen la estocada tras la boca torcida y jugosa.
y tengo hambre todo el tiempo.
creo que me mal interpretas cuando hablo. crees que quiero competir con una chica a la que en realidad me apetecería follar. el problema es el mismo de siempre y emerge bajo el rótulo de esencialismo. en esos momentos nuestra película se ve en blanco y negro y me hundo en una tristeza que sólo puedo calmar engullendo miles de torrents, tragando millones de kilobytes, tragar por mi ojo, y un par de gif’s animados. sé reconocer cuando las voces salen de un ordenador portátil, y me tranquiliza.

arqueología del corazón, hoy: los lesbianos

el intento de aproximación a la identidad “lesbiano” tiene como motor la búsqueda de modelos de masculinidad no normativa, no así la instauración de una nueva categoría identitaria que sirva, otra vez, de camisa de fuerza. la mecánica se funda en el deseo de disolución de la masculinidad hegemónica, lo cual a ratos parece tarea imposible. el ejercicio, lo más modesto posible, pretende funcionar como un reguero de pólvora, un gatillador de posibilidades no normativas en un universo heteroimaginario a través del desarrollo y enunciación de la figura. me resulta imposible no caer en estereotipos ni clichés incómodos. lo haré porque de otro modo no sería capaz de escribir.

los lesbianos, que me he encontrado por razón, calentura y afinidad, aparecen como categoría sin definición, no tiene marcos claros. no tiene tampoco marcos de representación en producciones culturales tipo, cinematográficas, pictóricas, mediáticas. es básicamente como si no existieran (más allá del comentario estúpido de algún machirulo que se autodenomina como tal para decir “me gustan las mujeres”, otro chiste más provocado por su masculinidad normativa…). pero si no existen ¿cómo es posible que me haya cruzado ya con tantos?

la observación de los lesbianos es totalmente arbitraria, no hay índices de población ni estudios geopolíticos para complementarla más que los que he podido recopilar de manera personal, contando además con una muestra muy pequeña que en esta ocasión hará de “universo”. dicho lo cual y para no quedar cortas de ciencia, la astrología revela que el 100% del universo observado presenta la coincidencia de la luna en la casa 12 (aspectada en un 50% por acuario), información para cuyo análisis me falta lamentablemente conocimiento y estudio. dejo el dato. astrología es ciencia.

los lesbianos son biohombres en general flacos, o pequeños, o gorditos (o la combinación de 2 de estos adjetivos). muchas veces llevan ropa extraña, aunque sea sólo una prenda o un accesorio. tienen un punto estrafalario o atorrante, o los dos. trabajan con la motricidad fina en “labores del género”, o en electrónica, o se dedican al trabajo con códigos, computadores, diseño o sonido. tienen desarrollada una condición estética, pueden manipular sus materiales. podría decirse que tienen buen gusto (aunque muchas veces sustentado en el feismo), lo cual combinado con motricidad fina puede llegar a provocar resultados asombrosos.

la mayoría de ellos parece maricón, o hablan lento, o bajito, o agudo, o mal. pero ser identificados como maricones no les importa; la masculinidad convencional de los lesbianos está rota y desencajada del cuerpo, es un residuo que está más bien en su entorno (bajo la forma del despojo) que en su propia carcasa cultural. por lo mismo su sexualidad se vuelve mucho más interesante. son proclives al uso de diversas partes del cuerpo y al sexo no genitalizado. un polvo con un lesbiano puede llegar a durar varias horas e incluso prescindir de la penetración pene-vagina.
uno de los aspectos más interesantes y definitorios de su carácter lesbiano emerge justamente de la interacción sexual, y corresponde a la apertura del ano que presentan en la totalidad de los casos estudiados. el ano, lugar cúlmine de protección de la masculinidad normativa, cueva sellada por el martirio cultural, se ve rentabilizado en pos del placer y el juego de rol por parte de ellos. felices y sodomizados se entregan a la búsqueda prostática sin ningún reparo ni inhibición. penetrarlos se vuelve un placer difícil de evitar.

muchos lesbianos hablan de sí mismos en femenino. esto puede ser, en la mayoría de los casos, herencia de una cultura vinculada al activismo y al “open source”. sin embargo no hay que engañarse: la mayoría de los biohombres que se autoenuncian en femenino en las asambleas tienen un enorme macho interno dispuesto a salir al ataque después de la “a”. por lo que hablar en femenino en el caso de los lesbianos es un hecho al que quizás habría que restarle importancia. es un accesorio que les da gracia y distinción.

los lesbianos follan con lesbianas o con mujeres de una pluma bollera/torta desmesurada, y si no es así, es muy probable que la mujer de su vida les abandone por otra mujer. esto último no debería atentar contra su identidad de macho, es una bala dirigida directamente a su amor propio, escindido de su condición de biohombre, o no. son un tipo de hombre muy poco machirulo que presentan una relación circunstancial con la heterosexualidad, casual (con lo que puede significar casual en un contexto como este, es decir, tampoco tanto), pero no identitaria.
porque querámoslo o no, los lesbianos nunca recibirán condena social, segregación ni maltrato por su condición de lesbianos. después de todo siguen bajo el cobijo, aún enorme, que les da su masculinidad convencional y tullida a través de sus cuerpos de biohombres levemente rarificados. nunca podrán saber cómo se es lesbiana en el espacio social, en el fondo, cómo se es bollo o torta. tampoco hay ningún carácter programático en su devenir. probablemente eso sea lo que hace que no se constituyan como categoría política. su acción no es a partir de la agrupación sino de la diseminación en espacios sociales relativamente homogéneos.
si pudiéramos encontrar una especie de reivindicación del trago amargo que tiene el lesbianismo, la apropiación del insulto tendría que ser “bollero” o “torto” (que casi se parece a “tonto”). pero esto, es algo rotundamente improbable: la parte menos abstracta de la categoría lesbiana, la parte sucia, es algo a lo que jamás podrán acceder. y creo que en el fondo no lo desean.
por ahora polvos, mis jugos y mi adoración. los lesbianos no son una identidad política, sólo me rompen el corazón.

a

para que tenga sentido esto (cualquier cosa) y no lo otro (cualquier cosa). para que tenga sentido esto y mis ganas de no trabajar, y mis ganas de follarme al mundo y mis ganas de borrachera, y mis ganas de conocer a mujeres despampanantes (que a veces son chicos, a veces son trans. que no hablamos de la categoría clásica del sistema sexo/género, que no seamos tan básicas, tan proclives a la obviedad…) y mi deseo de mujeres brutales y monstruosas, mi deseo de intensidad. porque yo no quiero “contactos”, quiero amigas, para que nuestro cuerpo sea un vástago social, un apéndice comunitario, o detritus. no hay altruismo en el amor. el amor es una condición del anticapitalismo, el amor es un deseo oblicuo (y no un fin), no es objetividad matemática, es potencial y empieza con la A por culpa de los diccionarios, y se destroza por culpa de los telediarios y se desdibuja por la intensidad difusa, mal enfocada. entonces, mi sensibilidad se dará exenta de cualquier tipo de docilidad.

ver la viga

entonces miro algo fijamente porque he aprendido de manera implícita, y como gesto corporal producido por el autoaprendizaje, que eso es algo que hace la gente con alto poder de concentración. ha sido una performance adquirida y con el tiempo asimilada. ahora cuando pienso algo fijo el ojo. no veo nada, o miro fijamente una mancha de café como si del cambio mundial se tratase. mi hermano decía que para parecer intelectual había que ordenarse la barba, con lo cual la intelectualidad como performance quedaba reducida a exclusiva propiedad del barbudo. yo fijo la vista, así al menos quien te interrumpe se disculpa al hacerlo. fijo la mirada, ergo pienso.
resulta que la medicina moderna cada día se evidencia más en su condición de estafa. (en mi mente la canción desalambrar parafraseada: desaprender).
entonces la contracultura, la reivindicación de la diferencia, mover los ojos para ver sin fijarse en nada, para verlo todo fragmentado juntando partes. respirar para hidratar la cuenca, ese globo de agua, ese coágulo de transparencia. ver para ser agua licuando la mirada. licuar la mirada en la imagen que te abandona. avanzar es dejar atrás tanta imagen que no vemos porque si las viéramos no habría apego ni abandono ni pánico a la pérdida, puro excedente. dejando atrás imagen, un tubo que come y caga a la vez, un tubo que percibe su mirada como inmanencia, espacio despatologizado sólo tenso por no reproducir idénticamente lo convencional, la percepción correcta de la imagen. una esfera transparente que no adhiere al 100% (¿habrá en esto un gesto de resistencia?), un globo de agua carnosa que no sirve para la exactitud que (suponemos) estuvo hecha. otra vez dios se equivocó o fue su propia miopía al designar utilitario al ojo, excomulgado hoy por su desfuncionalidad a la praxis. en un país de ciegos el míope es rey, en un país de máxima visibilidad el míope carece de interés.

rancia

“la escritura comienza cuando la acción termina” dijo hilda yáñez alguna vez. lo he pensado durante años, dándole razón con los actos, sin estar nunca del todo convencida. cada vez que dejo de escribir en el blog unos días (como ahora), me persigue un (leve) sentimiento del deber, no tanto de escribir, sino como de que lo escrito supere cierto nivel, algo que justifique el tiempo sin haberlo hecho. lo cierto es que esto casi nunca sucede. básicamente el tiempo se dilata hasta que ya los niveles de superación resultan francamente inabarcables, significando su alza en sí misma un retraso constante, la humildad acecha. de pronto el círculo vicioso se rompe.
algo pasa, aunque por lo general no pasa nada. se rompe el círculo, cual himen, y ya está. contrato con la humildad, con la autoindulgencia, con la droga, un período agitado o nada, nada al menos vinculante con lo anterior.
en el intermedio muchas cosas, como por ejemplo esto:
ACKER: when you write, are you controlling a text? when you’re really writing you’re not, you’re fucking with it.. what you do, when your body-build, is work to failure…actually i want to work to past failure… and i think you’re doing exactly the same thing with the text
LOTRINGER: what’s past-failure for a text?
ACKER: to go into the space of wonder.
(kathy acker, “devoured by myths: an interview with sylvère lotringer” in hannibal lecter, my father (new york: semiotext(e), 1991)
y la inmanencia de ese gesto académico de la citación. y una ve como los formatos se adoptan en el intermedio, se adoptan como se fuma, metiendo el humo roñoso bien al fondo, se adoptan como se folla, en un combate de asociaciones ilícitas.

***

ritual de expulsión:
se escribe el nombre de la persona o aspecto a expulsar en un papel. se quema en el lugar principal de actuación. se entierran las cenizas en una tierra afín (puede ser una maceta). se riega con sangre menstrual cuantos ciclos haga falta hasta que crezca algo.

2013, me dejo para más adelante lo de dejar de fumar, hacer más deporte…

como que se acaba el año, y ahora sí que estoy con la regla perturbándome el bajo vientre, pero no tanto, sólo lo suficiente como para sentirse viva y mayor. más canas, las rodillas a veces me suenan cuando me agacho, el brazo atrofiado por el ratón, corta de vista. quizás es que no debo bajar la guardia, no es que cambie algo con el envejecimiento, son lxs otrxs lxs que cambian su percepción de ti. es más facil no responder a ningún patrón a los 20 que a los 30, a los 30 que a los 40, y so on, so on.
hay que acostumbrarse a poner 13 en lugar de 12, hay que acostumbrarse a hacerse vieja, hay que acostumbrarse a todo hasta que la muerte llegue a una, acostumbrarse incluso a que hagan contigo abono o cenizas. la muerte será el grado 0 del acostumbramiento. y yo que estaba ilusionada con el fin del mundo, así, de golpe, sin acostumbramiento ni nada. estaba dispuesta a vivir sin luz, a ver los ordenadores y los teléfonos como cacharros inoperantes, a no gastar tiempo encendiendo (o apagando) algo. quería la incertidumbre de no saber quién estaba vivx o muertx, quería buscar debajo de los escombros un charco de agua sucia y radioactiva para no morir de sed, quería olvidar lo que es el frío, quería olvidar lo que es la sed. quería no haber aprendido nunca lo que es un cuerpo o un papel. sin abstracciones, el fin del mundo hubiese sido lo mejor que nos podría haber pasado. y no sucedió. nos dejó con la fiesta montada y un montón de resaca al día siguiente (lo mismo que sucederá mañana), nos dejó con unos espacios llenos de olor a tabaco y cerveza podrida. nos dejó aprendidos, expertas en lucha de clases, en patriarcado, para seguir dando la brasa, para seguir contra las agujas del reloj, reventando una que otra corrección. tan educadas estamos que ya tenemos hábito. el clasismo nos parece normal, anestesiadas incorrompibles, la vieja escuela.
entonces como el día nos pilla anarquistas menstruales y ácratas totales con aberración, prosigo el fin con las mismas palabras que pronunció la seispisos el año pasado: “les deseo lo peor (porque lo peor soy yo)”.

prostitución, porno, o la invasión de la superficie

que te follen con una cámara es prácticamente lo mismo a que te follen con una polla. que te follen con una polla de carne o una de plástico sería igual o equivalente, así como en un plano expandido lo mismo que una cámara. que fuera una webcam o una cámara de la más alta definición sólo cambiaría el resultado de la foto. al final un polvo en un colchón de viscolátex puede ser más cómodo que sobre un cartón, pero eso no tendría que ver con la intensidad o la calidad del polvo: la foto sería de mala calidad pero no por eso peor.
que te follen a cambio de dinero convierte la práctica sexual en un trabajo cualquiera, sujeto a las regulaciones propias del mercado, de la oferta y la demanda, y sujeto también a factores más subjetivos, incesantemente abstractos o enrevesados. el dinero fluye, como el sexo, como el polvo, como las imágenes en la red. el dinero, esa cáscara gris e inerte que a veces guardo fraccionado en mi bolsillo, virtualizado en mis cuentas del banco, como promesa en algunos actos. y se dice “hacer gimnasia bancaria” y sólo se trata de clic’s y firmas, no hay sudor en lo especulado, no hay interés, no hay carne ni horizonte, sólo tierra yerma (o algo mucho peor), no hay nada cuando se habla de dinero sólo mi tristeza emergente, mis ansias de renunciar. por eso vuelvo al porno, y a su análisis indirecto, unas derivas oblicuas, unos paseos nocturnos, un desespero carnal y un énfasis político y radical.
el 50% de los cuerpos del porno son particularmente bellos, fuera de la pantalla, sin la ayuda de la alta definición, de la luz que borra los granos, del photoshop, el ángulo resultón. digo bellos en el sentido más convencional y poca cosa que puede existir, son normalmente bellos.
el otro 50% son los cuerpos que se dejan exponer, aquellos cuerpos que contienen la variabilidad de todas las cosas, los que no se caracterizan más que por un arsenal de particularidades innatas o adquiridas: pelos, marcas, cicatrices, asimetrías. este cuerpo, particularmente bello o no, se vuelve objeto de atención en razón de su disposición expositiva: un cuerpo que se deja ver. en realidad ambos 50% lo son, sólo que en el caso del segundo es precisamente aquello lo que los hace estar frente a la cámara. a veces las particularidades innatas o adquiridas se convierten en foco de atención, pero es porno (o fotografía artística, según) y siempre quedarán residuos del marco cultural dominante, extendido como una enorme manta sobre la imagen final.
coño abierto, expuesto, y venga a ser follado por ella, la cámara.
cuando mi cuerpo está frente a una, desnudo y aparentemente estéril, lo dejo abandonado a su suerte (a la suerte de su imagen), lo dejo estar en un gesto entre ritual y meditativo, vacío, solo, como la carcaza que es. mis intenciones en estos momentos son ninguna, apenas ceder sus pliegues y su posible interés visual a quien paga o ruega acceder a la imagen que son mis casi 70 kilos de carne inmensamente blanda. este marshmallow que soy aposentado frente al lente, propio del segundo 50%, se extraña aún ante la perversión maquínica de la cámara, su capacidad para alterar la imagen, para coger el plano exacto, ese donde la imperfección se esconde en lo obsceno, ese donde el cuerpo parece homogéneo y más blanco que nunca, y no se ven los años, ni las marcas, ni los accidentes. una imagen boba, raquítica, sin poder de impacto. una imagen desaliñada, acicalada apenas por el triste condimento de lo normal.
pero la cámara no es perfecta, a veces la creo hermana de mi cuerpo, presentan, como miembros de la misma familia, las fisuras de lo inexacto. dejan ver el drama de lo irrepresentado, dejan ver sus particularidades y allí, su obscenidad. primer nivel de filtramiento corporal: la máquina (y su fracaso). segundo nivel de filtramiento corporal: el esclavo del aparato.
entonces la edición, la selección de lo inmaculado, de lo liso y lo llano, el recorte del plano. el esclavo obedece, acciona el retoque digital. se alínea con la cámara y la ideología, siempre en la retaguardia, esperando liquidar los últimos rasgos de fealdad, lo último que queda, “déjenmelo a mí” dice orgulloso.
voluntad de homogénesis, su pulsión. el esclavo de la representación cree que ha hecho un buen trabajo al convertir mi cuerpo en uno más de los miles, millones, trillones de cuerpos que asisten, con velocidad de 10 megas por segundo, a la pantalla que los convoca. mi cuerpo (su imagen) ya no es contrabando de lo desviado, ha entrado a la escena travestido y operante, repetitivo e insistente todos sostienen que esa imagen tiene orgullo, o algo que se le parece. la foto queda archivada. los gygabytes hinchados, en mi bolsillo un poco de dinero y mi carne más fría que nunca.

videochat

te follaría ipso facto. mi coño te manda a decir que quiere que te metas entero adentro suyo, no deja de darme golpecitos, está muy insistente. supongo que se sentiría contento (mi coño) si al menos se te parara un poco por debajo de la mesa donde apoyas los brazos mientras lees esto, sin que nadie se de cuenta, ni idea de con cuántas personas estás, pero sería discreto, mi coño también lo es, en su fantasía. y yo, yo enormemente dispersa, intentando hacer algo (por la vida), pero interesándome más que nada en tus labios y en los relatos patéticos, confesionales, amorosos, borrachos, tiernos y extremos de mi amiga por mail. “tengo” o “debería” hacer otras cosas, no pensar tanto en tu polla o en tu puño, o en que los deberes no tienen mucho sentido. pero me gustas mucho, tanto que a veces creo que hasta podría ser una fantasía, esto de jugar a interrumpirte, de compartir los días a través de una pantalla, o imaginarme que te metes mano en la cocina mientras vas a buscar más cerveza, un pan de molde con mortadela. colgada yo en una ventana más del ordenador. mi pantalla también está fragmentada, tuyo es su lado derecho. los documentos se aglomeran a la izquierda, amontonados, como en una manifestación. acallada por una ventana del ordenador. estoy caliente, o quiero estarlo. cualquier cosa es mejor que trabajar, aunque sea trabajo de artista, de estudiante, de proletaria 2.0. tu sombra se mueve al otro lado. das vuelta la pantalla. me enseñas a tus amigos, me haces saludarles. estoy tan caliente que me siento como conejita playboy al mover la mano en señal de “hola”, creo que sin querer guiño un ojo, te odio. haces todo esto para callar a mi coño. bebo whisky on the rocks en una copa inmensa que en realidad es de vino. la lleno con whisky para calmar mi sed. maldito, te digo por escrito. lo lees (o imagino que lo lees), con tus pestañas lentas, narcotizadas, con tu sonrisa que son 10 píxeles deformados, tu sonrisa que imagino evocando todo el poder mundial de la pornografía, de los azotes, de las cámaras de videovigilancia del deseo. y un mensaje de texto me dice que lo único que puedo hacer para calmar mi sed, y el hambre de mi coño, es escribir esto al tiempo que sucede. y esperar a mañana. y ver si puedo dormir antes de que sea mañana, y ver si puedo follar (mañana), y ver si puedo resolver algún deber (mañana), sacar algún informe, algún provecho de todo esto, porque el tiempo de hoy ha sido dilapidado frente a una pantalla hasta que, otra noche más, me quede mirando hasta oírte roncar.

septiembre

“septiembre es el mes más bonito de chile” le digo a cualquiera que no conozca el lugar. como que todos los momentos se acumularan en un mes: el trauma, la fiesta, la primavera. desde hace más de 8 años que no he estado allí ningún septiembre para comprobar las bondades que ostento, a la distancia, como una farsante, estimulante y convincente.
a este lado septiembre igualmente bello. un amor que llegó no sé cómo (no me pregunten). yo sé que soy bien dispuesta, pero esto superó el canon. bello, todo bello, y plácido, sin angustia, bastante operativo (el tarot dijo que NO era algo pragmático), algo que se da como le crecen las flores a mi albahaca y no se entume sino convive.
paso corto de mi josefina: maratón de edición. algunos detalles que se habían perdido en la distancia fueron recuperados. ejercicios grupales (aunque sean grupos de a dos), ejercicios de intensidad y excesos, una visita corta (que hice yo) a la vida burguesa, y para mi impacto, gratamente. entrar y salir me gusta. el “mete y saca” tendríamos que decir en este contexto de la guarrada que nos une. yo la amo. amo casi todo y creo que amaré ahora mismo mi cama.
sigo recuperando la sed.

ups, me acabo de dar cuenta que este blog está de cumpleaños. 3 años. sin más. va sin imagen para celebrar. un diario de vida no es un ejercicio literariamente complejo, sólo podría serlo la perseverancia. pero como dice arriba, si mal no recuerdo, “instinto de exhibicionismo”, eso. 3 años no son nada…

8 años

8 años es mucho tiempo, es uno más que el de la crisis matrimonial, es una cuarta parte de mi vida, es el número de hermanxs que tengo, son casi todos los enanos de blanca nieves.
8 años que se pasan volando: torca. esa palabra inventada a partir de la mezcla de tordo, torcida y terca.
8 años de doble vida, cambiando el habla según el interfaz. 8 años de interfaz. 8 años de portátil, de usb. 8 años electrificados por el internet. sintiendo los influjos de su adherencia, 8 años follando con internet (y no por internet).
8 años, 4 amores, 1 matrimonio, ningún aborto, mucha baguette.
cuando tenía 8 años en santiao de chile un desconocido me tocó el culo en la calle. 8 años, poco, según el punto de vista desde el que se mire…
la celebración es discreta, un pacto con la repetición.
y no me doy cuenta de llevar 8 años en este país porque todavía no sé cómo hablar.

* en la foto una lucía de 8 años comiendo completo en el mismo año en que decidió perforarse las orejas y bautizarse por la religión católica (sic).

** cuidado con la próxima vez que me vaya por un año a alguna parte…

amor de verano

 


de pronto llega el amor sin que una lo haya llamado. no golpea, no avisa, te pilla sin depilar, sin haber cambiado las sábanas, con la nevera vacía. no hay café…
llega un amor que es de ensueño y es a distancia y se vuelven a poner en práctica todas esas viejas estrategias de amor a lo lejos, sólo que ahora, ahora sí, tenemos cada vez más tecnología, y eso que no la hemos usado toda, y eso que aún nos queda mucho por experimentar, empezando, claro, por encontrarse cuerpo a cuerpo, chocar los huesos, sudar la carne, chupar los poros insaciablemente unos cuantos días sin tregua, sin conciencia, sin casco ni uniforme, sin fusil.
llega el amor justo cuando ya éramos cyborgs (proletarios de la misma clase), y toda nuestra cibernética dormía en la propia cama, y soñábamos con twitter, con skype, con mensajes de texto, y nuestro amor se representaba así, así de banal y simple como una aplicación encastrada en un aparato más pequeño que la mano. y ¿por qué no lo habíamos hecho antes? ¿por qué no habíamos profanado los castillos de la tristeza? ¿por qué no habíamos hecho meditaciones simultáneas de cara al sol? simplemente, porque el año pasado fue una mierda. sin relativismos, sin lugar a dudas.
entonces, en este estado menor, de incontrolable sentimiento y emoción contra-colérica se desprende el daño, lentamente, cae como piel muerta, surgen nuevas excavaciones, asentamientos arqueológicos perdidos por la fuerza de la desdicha, recuperación del cuerpo, y sobre todo, de las manchas que contiene. cicatrices que ahora parecen bellas, cuando mi lengua las rasca como si se alimentara de costras, cuando me enseñas a amar mi transpiración, y el amor es un tema de referencia. todo se ve bello desde aquí, y esta fragilidad es lo más bello. porque no tenemos miedo.

post-inor2

3 veces recuerdo que la iglesia a través del estado y este a su vez a través de la empresa privada, quitaron la píldora del día después de circulación en chile. como todo allí, parecía normal, o al menos pensable, incluso quizás predecible.
recuerdo que mi adorada adelinia traía cada año de francia una serie de cajas con la dosis por si a alguien le hacían falta. en estos casos lo típico es que terminen siendo las redes socio-afectivas las que resuelven problemas de salud pública, responsabilidades privadas y también morales de cualquier sociedad que debería asegurar unas mínimas y precarias libertades corporales.
pero aún así, teniéndola a mano, nunca hube de usarla.
con los años, tras un aborto y la lectura de testo yonqui, mi resistencia a consumir hormonas en forma de píldoras anticonceptivas fue aumentando exponencialmente, tanto así que a veces me veo a mí misma dando peroratas en torno a por qué no hay que consumirlas, y en esos caso, siento un poco de pudor porque nunca acaban de convencerme los canutos.
total, que como ya lo he dicho alguna vez antes, el cuerpo cambia con los años y no sé por qué estúpida razón, mientras más experiencia tengo follando, más posibilidades de embarazo me aquejan. nada invivible, pero sí algo incómodo. una putada.

hay algo como una certeza de estar preñada (imposible distinguir si es físico, intuitivo u hormonal) que se siente como una solución cartilaginosa batiéndose en el útero, o por allí abajo, unas ganas de follar tremendas y una especie de tubo húmedo en lugar de vagina. pachi dice que “siento las pataditas”. yo no sé si es tan antropomórfico, pero algo se siente y no lo voy a relativizar en estos tiempos de insensibilización corporal.
entonces una lo debate, lo evalúa, espera fijar las sensaciones y determina ir en busca de la solución, para darse de bruces con la capitalización del cuerpo. el estado español ya no financia la píldora del día después, he aprovechado de enterarme. en el cap te dice que nada pueden hacer por tí, que directamente en la farmacia te ayudarán (a cambio de 18 euros) y, como si fuera un chiste de mal gusto, de regalo te dan un condón.
el hecho de que sean necesarios 18 euros para prevenir un eventual embarazo no deseado me da vértigo. sin duda para el estado resultará más caro un aborto y, si fuese peor, lo más caro sería mantener a un niño abandonado. o sea, pensamiento lógico aquí no se aplica. después de todo esto entiendo que se quiera eliminar el aborto como parte del plan macabro, y las pastillas y la voluntad de cualquier mujer, y si es así ¿por qué no empezáis por extirparnos el útero mejor? porque a este paso una empieza hasta a sentirse media culpable de follar, y no es la idea, que pa eso no nos hemos pasado tanto tiempo estudiando los misterios del sexo y militando en la religión feminista, y aunque varias veces haya pensado en renunciar totalmente a los penes de carne, otra parte de mí me exige no privarme de nada. en la diatriba conmigo misma decido no cambiar nada.
la pastilla son 1.500 microgramos comprimidos de levonorgestel, una bomba hormonal sin duda, que amenaza en el prospecto con provocarte por lo bajo vómitos y mareos. tampoco tanto la verdad, exacerba la mujeridad un poco, y como efecto contrario me dejó cachonda, como un animalillo húmedo. así que me autogestioné una jornada de self erotismo pasando la resaca del bombazo hormonal.
y ahora me pregunto, con tanto hacker que tenemos cerca ¿no será posible inventar una versión DIY de la pastilla?

hacerse mayor

creo que me hago mayor. no duele ni incomoda, más bien es un deseo de orden, de rutina. intento tomar las cosas con calma, soy feliz a ratos, sufro en algún momento, he perdido prisa e intento erradicar la ansiedad. sigo deseando que el día tenga más horas, no sé si duermo lo suficiente.
no creo que salga durante el verano, en el fondo no me apetece. algo en relación a estar fuera siento que ha cambiado, al menos temporalmente.
entonces voy casi cada mañana a la biblioteca y me divierto con uno de los placeres más burgueses que existen (junto con las prácticas extremas del sexo y los manjares culinarios): leer. mientras más leo es inevitable sentir que no seré capaz nunca de contener todo el conocimiento o la belleza de algunas ideas que me gustaría. las ideas son como el arte, por sí solas no sirven para nada. entonces juego al scrabble por teléfono con gente que no conozco en idiomas que no sé hablar, cosa que tampoco sirve de nada pero al menos siento que aprendo algo, porque lo juego en otras lenguas y gano bastante, lo cual significa que los idiomas pueden llegar a ser algo intuitivo, o que mi instinto de triunfo es mayor a mi conocimiento, o quizás no significa nada, sólo que me hago mayor a pasos agigantados, cosa que por el momento, tampoco me importa mucho.

postchile


no mucho que decir cuando la intensidad se ha apoderado de la vida, no siempre, no regularmente, a borbotones y con tropiezos. muchas veces la primera vez de algo, varias repeticiones, algunas inconstancias, revelaciones y más de una incoherencia. bastante feminismo, un poco de activismo, familia sanguínea, escogida, histórica y familia mellada. difusión, expansión discreta, actualizaciones del sistema (un formateo), muchos besos, varios polvos, asuntos del directo. algunas deudas, cosas pendientes, velocidad del escrutinio, harta más escritura que otras veces, una crisis a distancia, una crisis que se diluye en la distancia, un distanciamiento que permite el desafecto y se entrega a esa distancia como un macrocontexto en crisis, como una microfisura. una vida que es una red, que se cae y a veces tiembla. el cuerpo que no resiste esa intensidad. el cuerpo que es el campo de batalla, y mientras más envejece más feroces serán las batallas ahí libradas, y eso es como una conciencia cívica a estas alturas, aunque sepamos que la humanidad es un concepto nacido ayer, que los derechos humanos son un twitter en la historia, que los discos duros se borran a fin de año, y así. algo se desatasca.
amor, amor, amor como si fuera un manifiesto político, una disidencia.
y esto evidentemente, resulta un resumen muy poco realista.

volviendo al inbox


arf, pucha, fue un ir y venir de vino blanco los últimos días en santiago,
pero la guardo en mi corazón, perra…
cualquier contacto virtual, estoy aquí, donde me encuentra de lunes a domingo 21 horas al día.
para intercambios interpersonales, vuelvo lo antes posible, si me sale oportunidad no la pierdo, de lo por sentado.
le dejo mis besos más candentes y alegres de haber repasado las largas líneas que nos unían antes de conocernos en persona…

*

acabo de poner la pezuña en barna y ya estoy frita de borracha, pero hay luz (aunque son más de las 8 de la noche) y hay amor, y todo sigue vibrando con intensidad (que es lo importante), contenta estoy de tener unas amigas en perú, en arequipa pa más remate, ruidosas como latas oxidadas digitalizadas, qué decir. la oscura sombra luminosa sudaka sigue cubriéndome hasta los pies. busque los videos, yo prometo reconducirme por la senda de la producción.
mil besos sobre su boca peruana

*

hola catalina,
en estos momentos no tengo dinero como para darme el lujo altruista de escribir en una revista femenina de manera gratuita. si usted y su equipo tienen alguna propuesta de remuneración económica a cambio de las columnas, estaré esperando su respuesta.
un abrazo atento
lucía

*

estuvo bueno!

*

amiga, fue un gusto verla con el bombo
yo creo que por acá se puede descargar el material:

http://torrentz.eu/3e9f57741b397f5b773cb0efe067a01a853f512a

(o algo así)
mucha suerte con sus investigaciones y con la experiencia
l.

*

vente cuando quieras, siempre es un placer verte y hoy lo he logrado un ratito
muak!

*

yo creo que la supervivencia material no tiene absolutamente nada que ver con la inteligencia. la inteligencia (tal como dice HY) no debería ser más que un “tubo” por el que pasan las ideas rozándose con la humedad del cerebro, que también puede ser el cuerpo.
fue un gusto verte, tu pasión! lo del país es cierto, aunque deleznable es demasiado nuestro como para odiarlo de remate, vendría siendo un amor/odio comparado, en fin. que ahora estoy en el otro hemisferio y lo mayor es la nostalgia y el buen sabor de boca que quedó.
un abrazo muy muy grande

*

me escapé del guanaco, de las lágrimas y de todo lo indeseado de una manifestación. o, viéndolo desde el lado nostálgico, bonita despedida en medio de lacrimógenas, pancartas y estudiantes mojados. me perdí eso sí el saqueo a la farmacia. lo vi retransmitido en directo por cnn desde un restaurant chino mientras me zampaba una docena de wantan para resguardarme de la lluvia. no estuvo mal.
avísame cuando vengas! (yo haré lo mismo)
un besote

*

bella mía,
llegué y aunque el clima, la luz y la humedad han cambiado, la cantidad de alcohol con la que celebro el día no varía. es absolutamente cursi (ya me lo ha dicho una colega hoy) pero este año el amor adquiere toda la preponderancia y de su forma se desprende parte del sentido. será la embriaguez entonces uno de sus sentidos, o la herramienta que lo potencia. o un alarde de inutilidad suprema, enclaustrado en el marco de la alegría.
qué bonita experiencia me relatas, me ha matado lo del “susurro histórico”, le das una dimensión ancestral a las cosas que me da morbo y curiosidad. a ver si algún día nos tomamos algo en un abrazo sin escepticismo. en skype soy lucy_sombra.
te beso
l.

*

a ver si recupero mi bici (mi alma) mañana y puedo volar a hacer varios gestos burocráticos a alta velocidad y así poder ir a almorzar con usted a donde sea, pero no sé si logre dar con ella temprano. écheme suerte no más!
besos!

puta mala (II)


puta mala ya sabe que es mala. por eso está feliz de haber podido ejercer, a pesar de todo, gracias a la solidaridad de un hombre, más rico que ella. hombre rico ha dicho a puta mala que no se hace así, tal como ella lo ha intentado. se lo dice y sin embargo la sigue consintiendo. hombre rico, además de rico, es bueno.
puta mala le estará agradecida por toda la vida, le mantendrá en un lugar especial de su memoria, insiste, “esto es parte del servicio que te ofrezco”. puta mala tiene la ilusión de poder vender un producto que habitualmente no se vende y que hombre bueno no está interesado en comprar. hombre rico le intenta enseñar (quizás con la ilusión de que ella en algún momento cambie) cuáles son las prácticas indebidas, las actitudes incorrectas, los desplazamientos imposibles. ellos deberían ser amigos, pero algo del entramado que les ha permitido encontrarse determina un devenir que elude la amistad, al menos es lo que puta mala insiste en sostener. entonces hombre rico se aburre, se cansa y se siente abusado. puta mala también lo percibe, se siente un poco abusadora, pero es su discurso el que finalmente la obliga a ello, es un trabajo. un discurso dicta que hemos venido a este intercambio cifrado, el discurso del obrero, del pornoObrero.
hombre bueno se duerme rozando su pezón. puta mala se duerme y despierta a la madrugada muy sudada y con un inconfundible síndrome premenstrual. escapa. hombre rico ya no le hará más caso, ella no sabe si hacer lo mismo u ofrecerle su amistad.
la amistad se construye a partir de afinidades e historias comunes. la amistad, el diccionario lo consigna, es un afecto personal, puro y desinteresado. // merced, favor. // pacto amistoso. // deseo o gana de algo.
“alimenta mi fantasía prostitutoria” le ruega ella haciendo el bien y el mal, o más allá de éstos, donde yace el capitalismo y se juega la mentira más real de todas, viendo de lejos los mayores rascacielos del universo, la ciudad como una hermosa constelación, brillantes urbanos en un espacio que es ninguna parte. y él accede, por una pequeña suma, el dinero no es nada.
“gracias”, pequeña clausura de un capítulo en la serie del aprendizaje. lo seguiré haciendo mal fuera de toda norma de higiene y buenas costumbres. as razones aleatorias del encuentro no determinan necesariamente los efectos de su causalidad.

porque no me baja la regla

porque el porno es cultura popular. porque soy una desclasada y nunca estoy satisfecha. porque me gusta la gente y los hombres y las mujeres y sobre todo las cosas raras, porque todo es táctica y estrategia, aunque se nos olvide a cada rato. porque me enclaustro en un bit y luego me emancipo, porque el cuarto propio de virginia woolf es un salón burgués donde comen perdices al horno y yo vegetariana, porque no cagaba cuando comía carne, aunque los animales me importen poco, o nada, y sea este un desamor que paradojalmente manifieste mi total deshumanidad. porque la fiesta me hace feliz y plena y no hay ninguna forma de evaluar ese placer por vía racional. porque me gusta hablar, y hay otra cosa rara ahí con la construcción de mí misma a través de la voz o la palabra, algo que suena bien pero que a veces me hace pensar seriamente en el deber de tatuarme el proverbio “por la boca muere el pez”. porque soy inconciente e incoherente, porque la coherencia me incomoda, porque la considero otra de las ficciones tóxicas de la existencia, porque nunca he hecho nada coherente, ni aun lógico, porque no quiero hacerlo, porque me resisto y soy insumisa y cuando no vaya en contra de algo, por más mínimo que sea, estaré muerta. porque nunca pienso en mi muerte sino como algo que llegará sin dolor, porque soy bastante insensible al dolor, o al menos creo serlo. porque de ficciones se construye nuestra vida y nuestro amor, y digo amor porque afectación me parece un eufemismo, y jorge creo que lo sabe tan bien como yo, y supongo que muchos otrxs también con quienes voy cosiendo mi carne amatoria. porque soy un pedazo de carne que tiene muchos retazos, soy muchos retazos de carne. porque no me baja la regla cuando quiero y cuando quiero no me baja. porque todo es tan simple que da asco, y me gusta viajar más que casi cualquier otra cosa, porque los viajes son evasión de lo perpetuo, porque, quiero convencerme, no hay nada perpetuo, y las cintas de video se borrarán algún día que aún no ha llegado como para comprobarlo. porque ningún soporte resiste al tiempo, nuestros cuerpos son el ejemplo. porque todos los registros están muertos y manipulados y vamos a escribir sobre historia porque nos da la gana y el entusiasmo, y lo haremos complejamente porque algo de eso nos calienta, y mucho. porque sentimos que algo de nuestro cuerpo está vivo al calentarnos y no hay medida ni nada que se interponga a los designios de la excitación. porque lo demás sería muy triste, aunque fuera bueno. porque como puta soy mala, tengo el deber de reconocerlo, en la humildad está el gesto y mi redención. porque profesional nunca he sido ni lo seré, porque prefiero la inclinación experimental al disciplinamiento metódico, por que la cerveza no se acabe, por que la alegría nos siga dando punzadas en medio del pecho, de vez en cuando, sólo a veces, de lo contrario sería el nirvana y el nirvana, como es sabido, no existe, porque no hemos querido creer en él. por que todas las letras sean infinitas y nos cubran a besos, por que los textos caigan de manera diluvial, por que no nos muramos haciendo twitts, porque no queremos que ninguna red social mate a ninguna compañera (ya hay varias perdidas), por que me baje la regla luego, esa es la consigna, porque no hay forma de describir la sensación de cartílagos revolviéndose en tu útero sin emerger, sin manchar nada.

18horas

18 horas de cortesía en chile. pisco, vino, vino, vino, coca-cola, whisky, vodka, vino, coca-cola, cerveza, agua. obviamente se trataría de un coma etílico si no hubiésemos hecho caso a la química. 18 horas en chile con un diferido de mil años. estar en chile es como hablar durante horas sobre otrxs. es como beber con un agujero en el estómago por donde se filtra todo el alcohol y se vuelve a absorver en una tierra yerma y sedienta. decir brutalidades, ofender de puro cariño pervertido. fumar, fumar para que todos los vestidos se deshagan de tanto humo y a ver si en algún minuto comienza, finalmente, la orgía.

polisemia en santiago

resulta que tengo las páginas más abandonadas de la historia del mundo. es la excusa perfecta estar en otro sitio. más aún si cuando se está en otra parte también es de paso. pasos largos, meneo constante. puede ser que no se tenga internet, que no haya tiempo, un amor, mucho trabajo. ante la ausencia todo se desgrana en el mismo pozo ciego. no hace falta dar explicaciones, porque cualquier cosa sería plausible. una profesora decía que cuando pides dinero para algún proyecto lo mejor es explicar lo menos posible de manera que el jurado imagine lo que quiera del modo que más le guste. así las cosas. podría llenar un pliego de batallitas, hablar de inteligencias, de recuerdos, de travestis, de cómo el amor se diluye cuando se aman espantapájaros, de cómo el amor se fortalece en la embriaguez y la fechoría, de la injusticia social, de arte malo, de arte bueno, de grasa, de polvo, de sangre, de marchas, de política, de televisión (como hace cualquier twittero en chile).
podría hablar de mis pasiones y de la oscuridad de su extravío. cada vez me cuesta más escribir. a veces el sistema operativo se confunde mientras escribo y partes de una frase se incrustan en medio de una anterior. queda un texto incomprensible. en general intento rescatarlo, como a un cuerpo medio muerto perdiéndose en el mar (chile tiene 4270 kilómetros de costa) y en esos momentos me siento como una cirujana.

chile en llamas


chile es largo y angosto y en cada punta o lateral hay un elemento aislante de inmensa proporción (cortando el rollito de la dispersión): una cordillera inmensa, el desierto más seco del mundo, un océano gélido, unos glaciares de antología.
cuando nací me dijeron: te llamas lucía y eres de chile. y aprendí a ser de un lugar lejano y desconocido, a querer con nostalgia, a usar la nostalgia de fibra óptica para poderme comunicar con un más allá que ya estaba muerto, muerto y sepultado desde hace más de una década, o casi. cuando nací me dijeron que era negra, y resulté ser blanca en este más allá que es chile.
chile fantasma, chile de alucinación, chile de derecha fascista, de mercado neoliberal. donde la palta chilena es más cara que en cualquier otra parte, donde el del kiosko, el del pan, la de la peluquería y el loquito del barrio me hacen ovación y yo me pregunto si esto es lo que significa no estar nunca en un lugar y venir en calidad de fantasma, yo, desdoblando el mapa que ya estaba muy arrugado detrás de una puerta que se cae de vieja.
mejor no hablar en exceso de los espectros, mejor sería follarlos a todos, aunque se resistan y me dejen clavada en la puerta de la que era mi casa con la entrepierna chorreante y el corazón ardiendo. yo digo: podría encender una fogata con esto que tengo entre las piernas, podría quemar bancos, destruir ciudades enteras, podría incendiar tu recuerdo. lo digo y chorreo, pero no se quema nada y el oscuro deseo queda suspendido entre la rueda delantera y la trasera, atascado en la palanca de cambios, enclavado entre mis ojos que no logran enfocar los tuyos porque nos hemos hinchado de vino y todo nuestro interior está negro.
quisiera decir “amor aparte” y seguir con una lectura más interesante sobre esto que no existe. quisiera decir que hay cosas aparte del amor y no hay nada, como mucho palabras de 4 letras, como dijo grumito en un poema romántico de hace un año atrás. amor, caca, peor, nada. pero. se extiende un mar de peros. hay reparos por todas partes, hay un diluvio de peros y yo soy náufraga de todo, tan radical es esto.
quisiera hacer un listado de afectos, hacer homenaje de cada uno, contabilizar los triunfos del cariño, renegar de lo demás. escupo un chicle sobre una palmera milenaria y creo que podría matarla. mis escupos no son biodegradables, mi cuerpo retoma su juventud en pausa, así se quedó, y ahora todos me meten la lengua, por cinco minutos, para volver a sus casas a saludar a sus perros, a regar las plantas y a culear con sus esposas pensando en mis tetas (o no. creo que me he vulgarizado con los años, en eso no hay restitución).

¿cuáles son las batallas que se dan en mi cuerpo?

cuáles son las batallas que se dan en mi cuerpo. (además de las obvias).
mi cuerpo me habla con lengua llana, desde distintos lugares. mensajes que son discursos, signos, señas, reacciones químicas, deseo. placer y peligro, como diría la carole vance. la comodidad, el dolor, el asco.
a veces quiero ser animal, manifestarme en mi instinto como si fuese la encarnación de la pureza primigenia. y verlo como se erige cual autoridad absoluta del sentir, un fluido único y bien pronunciado, pre-vocal, disidente de la dictadura del lenguaje, insumiso.
sólo me lo impide una pequeña dosis de escepticismo…

madrugando en el sentir


veo las redes sociales para no escribir todo lo que diría, que serían brutalidades, descampados, cosas enormes contenidas en dos segundos o en un gesto. fantasías. veo las redes sociales como un antídoto a la intensidad, todo se diluye en ellas, no hay intimidad. sale de noche un letargo que me pincha, unas frases cuya potencia he olvidado. quiero drogarme contigo, quiero vivir en tu axila, quiero que me vuelvas a apretar tu cinturón al cuello. hemos follado 3 horas y no me has quitado la ropa ¿debo interpretarlo como una señal?. mi amor se diluye en su fantasía, me increpa a robar algo, quisiera ser una cirujana y poder extraer tu corazón. lo guardaría en almíbar, lo protegería del clima nefasto que es el mundo real. y luego, nada. los almacenes del pensamiento son las fábricas que nos explotan cada día, algo así me dices, o lo imagino. tallaré sobre un trozo de mi cuerpo, volveré a coserme otra vez, tengo pensamientos catastróficos, como por ejemplo, dejarme llevar por un impulso que me alejará de todo por llevarme muy adentro de algo que conozco y que no puedo nombrar. el proletariado que hay en mi cuerpo está siendo sometido por el desempleo. acabaré este período oscuro de la razón comiendo conejos tuertos y crudos, con sus pieles haré sombreros que cubran la inmensidad del descampado, disfrazando el vacío de mi lengua torcida, su jubilación. y después, me fumaré un cigarro en señal de paz.

bots rusos, malwares y códigos ofuscados

este blog fue atacado (tal como todas las webs que tengo) por unos bots presuntamente rusos. dicho ataque, para mi sorpresa, permanecía inofensivo e invisible a mis ojos debido al sistema operativo libre y libertario que ostento sin mucha capacidad últimamente. el ataque significó una operación de limpieza muy veloz en la que mi adorado jhonqwerty tuvo que hacer la mayor cantidad de trabajo, aunque tuvo la generosidad de compartir un poco de código conmigo. los bots tenían buenos modales y dejaron su daño en la primera línea. según jhonqwerty era “código ofuscado”.
El código ofuscado es inteligible y a veces puede trabajar en contra de la tecnología inversa.
Este lenguaje me parece tan críptico como poético, por eso, y por la citación onírica en una serie de mensajes ocultos, he decidido revisar un draft-post que se origina en uno de los ámbitos ofuscados de mi cerebro, el de la ensoñación, y contextualmente en medio de la ofuscación espacial que es un aeropuerto.

* sueño que dentro de mi caja de las gafas están las tuyas, y el único problema es que son feas. no me importa que tengan otra graduación, no llego a usarlas. una mujer me pide ayuda. fuma y lleva una muleta, camina con dificultad. quiere que le envíe un mensaje a su novio desde mi teléfono. me pregunta si hablo su lengua y le digo que no pero que puedo transcribirla. me dice: escribe que estoy junto a un taxi. me enseña el número para que lo copie, pienso que nunca llegará ese mensaje al destinatario “amore”. o que de llegar, nunca encontrará “un taxi”.
* michel foucault me habla sobre una escultura muy antigua. pienso que debería hablarme de sus prácticas sadomasoquistas, quiero saber qué drogas consume. mientras me habla veo imágenes de documentales históricos, imágenes de construcciones antiguas grabadas a color. foucault me habla en francés, y yo no le respondo porque no hace falta. desperdicio de encuentro, decido tocarle su cabeza como a un buda o una lámpara mágica hasta que su voz se ralentiza y aparecen drops sobre su cuerpo. michel foucault se está pixelando y el jardín victoriano queda vacío, con apenas 3 pajarillos.
me llega un mensaje al teléfono. dice: ku je jam tek.
en un monitor colgado del techo pasan un video en el que aparezco saltando sobre una cuerda. hay mucha policía aquí. me dan miedo. cada persona que me habla me sobresalta. han triunfado. me habla un chico que me pregunta si vivo aquí y si trabajo actualmente. lo niego sólo con gestos de la cabeza, no abro la boca, comienzo a sudar. siento que me observan pero que si miro de reojo me cogerán. no sé qué he hecho, supongo que nada.
* desde dentro del colchón sale un animal que finalmente es más grande que yo. no es ni un perro, ni un cerdo, ni una ardilla gigante. su cuerpo tiene zonas muy peludas y otras de carne viva, las pezuñas le salen del centro de su estómago que está situado en lo que sería la cabeza. habla por 3 hendiduras que hay en las puntas de sus extremidades y en muchos idiomas. comienza a follarme con fruición por todos los agujeros que tiene mi cuerpo. me pregunta si siento placer. yo no puedo hablar, tengo la boca llena de espuma. me dice que su misión es darme todo el placer del mundo, que está aquí para eso. en realidad no me habla, me transmite pensamiento infuso.
cuando grito me despierto, rompo el vidrio del monitor. se me pixelan las piernas, el coño y todo lo que sigue. hablo en otro idioma por teléfono, no sé lo que digo.

deporte, cuerpo, gimnasio y mi desamor por las endorfinas

lo más insólito que me ha pasado en el último tiempo es el gimnasio.
un ataque de rabia almacenada durante más tiempo de lo que es recomendable me llevó a un estado de suma fragilidad, donde hube de interrumpir incluso trayectos producto de la ira que frente a mis ojos ponía lágrimas, y en mis manos, tensión.
nunca pensé que mi autopreservación me llevaría a una resolución tan saludable, aunque su salubridad ya es algo que en sí mismo me parece desconfiable.
el deporte, eso tan incómodo…
siempre fui una niña vinculada a las humanidades. entre los 8 y los 10 años tuve una estable carrera política siendo reelegida presidenta de curso por más de 5 períodos consecutivos. a los 14 años publicaron un texto mío en el periódico de mayor circulación nacional. digamos que el deporte no nos venía bien en la familia, mis padres estudiaron durante casi 15 años en la universidad (que no acabaran la carrera es un detalle que otro día explicaré), y se nos daban mejor las discusiones de sobremesa que salir a jugar con el cuerpo. mi padre hasta el día de hoy no sabe nadar. durante los últimos 3 años de educación escolar estuve exhimida del ramo de educación física a través de un certificado médico expedido por una siquiatra amiga. certificaba que hacer deporte en ese contexto me producía una angustia incontrolable y que lo mejor era dejarme tranquila y sentada, leyendo. como no tenía problema de calificaciones, y la asignatura de deportes era, por decir lo menos algo suntuario, nadie dijo nada. seguí manteniendo buenas notas a fuerza de intuición (no recuerdo haberme sentado jamás en casa a estudiar), fumaba porros todo el día y me dejaba llevar por mis impulsos que en el colegio alternativo en el que estaba se valoraban como “capacidad de opinión”. hacía fanzines, escribía poesía, fumaba los cigarrillos más baratos del mercado (que como un chiste de mal gusto se llamaban “life”) y como mucho iba a yoga o a clases de danzas tropicales (sic). nunca me gustó el deporte. ni ante las súplicas del entrenador de volleyball que veía en mí un cimiente para el equipo. lo intelectual además se me quitó al rato, a los 16 me gustaban las raves. mi cuerpo reventaba, la adolescencia me impuso un par de tetas que no cabían en las camisetas, mi cuerpo tenía sus proporciones, la carne, como la de toda adolescente, estaba dura, compacta. comía helado cada día, desayunaba avena, una mezcla entre lolita y yegua. el entrenador de volley me declaró que se había pasado la fruta y en esa época, o un poco antes, comencé a andar en bicicleta. creo que ese ha sido el único aparato con el que he congeniado mover el cuerpo, en vistas de su utilidad. y el sexo, cuya frecuencia se incrementaba con el paso de los años, haciendo pausas con las relaciones estables (de más de un año).
mi relación con el deporte en realidad nunca sucedió. minada por la ideología, siempre me pareció que su práctica se basaba en la competencia y que por ello era algo deleznable. mis áreas de combate no serían nunca una cancha de fútbol o un campo de golf. me negaba al pantalón de buzo, prefería las ligas del lenguaje, las medias de encaje, el autostop.
parecíame algo superficial, carente de sentido, una pérdida total de tiempo. lo mismo con el deporte como modo de mantener el cuerpo sesgado a una proporción. siempre me supe desproporcionada, desaforada, excesiva.
hice un par de intentos con la piscina. en general tras períodos de crisis, al acabar la carrera por ejemplo. ingresaba a la pileta de cloro con menos entusiasmo que el de un funcionario, era más una súplica, un mandato, una especie de práctica que corroboraba el sinsentido general que tiene toda la existencia tras haber acabado 4 años de dedicación a un tema, en mi caso, la irracionalidad artística, un absurdo.

es que hay que superar los 30 años, como si fuese una carrera de obstáculos vital, para encontrarse con eso de lo que hablan. o no. o aprender a repetirlo, a repetir las cosas que dicen aquellos que hablan. dopamina, adrenalina, endorfinas. ciencia y alarde.
desde hace 15 días que voy al gimnasio a diario. es una terapia, de shock. no practico una rutina específica, pero me he divertido más con las máquinas de ejercicio aeróbico. que con el agua (he acabado usando sólo el hidromasaje a modo de gratificación).
he de decir que el gimnasio es un lugar absolutamente individualista e incómodo. ya es incómodo estar sudadx, rojo y al borde de la asfixia si no es en el contexto de un buen polvo, pero estar rodeadx de gente en la misma situación y sin vinculación alguna, resulta casi inaceptable. es absurdo también tener que pagar por ir, siendo que cada persona que asiste produce una enorme cantidad de revoluciones por minuto evidentemente aprovechables para la producción energética. no es justo que los ríos y las minas tengan que producir esa cantidad desmesurada de energía que necesitamos para encender todos nuestros aparatos. no es justo que haya que cargarse la naturaleza salvaje a cambio de alimentar un teléfono o encender una lavadora. no es justo que las miles de revoluciones por minuto que he producido en 15 días se vayan a tomar por culo y sólo sea yo quien pueda aprovecharlas a modo de endorfina. que me gustaría poder además cargar el router y el ordenata, no es mucho pedir. pero no sucede lo lógico en ese espacio de amaestramiento corporal, y pagamos cuotas (no muy altas) para el dispendio energético general. tampoco es de extrañarse, ya tenemos hábito, en esta cultura pagamos por gastar, gastamos para ser pobres y trabajamos para pagar nuestra pobreza.
otro aspecto que me resulta bastante inaceptable es el hecho de la nula sociabilización. lo digo porque sé cuánto cuesta aglomerar personas con un fin común. no entiendo por qué no se practica el movimiento a través del juego, de la interacción. en el gimnasio cada unx está con su máquina y quizás una prótesis auditiva extra, para amenizar. es cierto que a ratos me falta el aire y hablar no es precisamente lo que más me gustaría hacer, pero sin duda preferiría levantar a una persona que a un montón de metal con un número impreso, actividades lúdicas me hacen falta. preferiría fabricar chapas que dejar mi fuerza desperdigada por ese suelo limpiado por un ecuatoriano que mira con rabia cada una de las máquinas, preferiría hacer mil cosas con mi fuerza y mi energía y mis revoluciones por minuto. preferiría. por cierto, la palabra gimnasio viene del griego “desnudez”.

(debo reconocer que ahora sí percibo los efectos de la agitación sostenida, una hiperkinesia un poco extraña, quizás manifiesta como impaciencia y sosegamiento a la vez, un poco de descontrol con la musculatura, con la actividad, mucha sed, alegría general, restitución energética, abolición del cansancio y la apatía, pero nada muy concreto. sensación de normalidad a ratos, de reencuentro, yo creo que es testosterona y nada más).

vómito

vomito

vómito a borbotones
es la expulsión violenta y espasmódica del contenido del estómago a través de la boca,
posiblemente se desarrolló evolutivamente como un mecanismo para expulsar del cuerpo venenos ingeridos.
devolver por la boca las materias contenidas en el estómago
la sensación que se tiene justo antes se llama náusea.
el vómito puede provocar la asfixia si alcanza las vías respiratorias en cantidad suficiente.
como un volcán vomitaba lava,
(la postura lateral de seguridad puede evitar la asfixia en caso de que una persona inconsciente vomite).
un consumo inoportuno o inapropiado obliga a devolver.
vomitorium is a passage situated below or behind a tier of seats in an amphitheatre,
through which big crowds can exit rapidly at the end of a performance.

edición libre de:

http://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%B3mito

http://www.etimo.it/?term=vomito

http://www.wordreference.com/es/translation.asp?tranword=spew

http://en.wikipedia.org/wiki/Vomitorium

last minute PMS

2011
este año me dediqué a pasear y a residir en mis arcadas, o a pensar en la indomabilidad de un velocímetro descompasado, a ver cómo me salían pelos, comprobar que la edad cambia el cuerpo, que las hormonas se manifiestan, que el cansancio corrompe y lleva al éxtasis, del decaimiento. ver supurar el aburrimiento.
este año hubo muerte y sanciones, mala leche y unas pocas lesiones, unos ciclos estratoféricos que parecían no acabar nunca, enfermedades aquejando a lo ajeno más que a lo propio, un resfrío.
poca lectura, mucha verborrea. escritura regular y es un eufemismo. un tatuaje (y media cresta).
un año que parecía vacío, aunque quizás estaba lleno, de banalidades sustanciales.
un par de encuentros memorables. aunque la memoria no alcanza a resolver el encuadre correcto. las redes no se pueden preveer, ni medir, ni ver, como si fueran una película.
un documental, un sistema operativo nuevo, el robo de dos bicicletas. nada de amantes, y aunque quedemos fatal, poco sexo.
ningún aborto, ni hueso roto, ni operaciones menores. tarjeta que dice residencia permanente. dos facturas. mucha pobreza (precariedad-1).
internet, ahogos, caos, marihuana y mucho amor.
este año que viene me dedicaré al vudú.

paraplejia mental

paraplejia

huelo a axila y a arrogancia, nada de vergüenza. tengo rabia, o depende de los influjos astrales lo que salga. paraplejia mental es meterse a la cama con el ordenador con la única finalidad de que cuando acabe la batería inevitablemente tendré que desconectarme. sentir el calor de la máquina de alguna forma me tranquiliza.

desconfinamiento

cansancio_jess
nadie puede creerse invensible y mi cuerpo es el primero en decírmelo. después de meses de embotamiento, de abulia y cansancio, de pronto (y por motivos absolutamente esotéricos) en una semana comienzan a cuajar (o a gestarse o simplemente a aparecer), procesos y cuestiones que requieren de una atención cabal. la energía como paquetes que se han instalado en algún lugar sin haber sido nunca llamados. pienso en la palabra ostracismo como si fuese una metáfora de algún tipo. se acaba el año, los calendarios son rituales impuestos a los que adherimos a punta de burocracia. ¿y si estamos fuera de este despeñadero de fiestas y puentes? ¿y si vivimos de festivo siempre o todo lo contrario?
garganta es el único lugar que hoy me parece un impedimento.

*la foto es de una performance en lecturas sur-versivas de srta. jess con quien estaré trabajando en el proyecto vestizaje hasta fin de año en el CCCB de poble sec.

relaciones de memoria

blog_halina

las derivas que hacen los dedos sobre un teclado, sobre un cuerpo, los shortcuts, los comandos. el lenguaje vacío. no queremos hablar porque es más triste decirlo todo, o porque estamos cansados, sólo queremos atajos, aunque sean viejos y rancios, atajos desplegados por toda la cama, inundando la casa, junto al polvo y a los restos de pan.
no queremos hablar porque somos tristes e insondables, aunque en la calle nos miren o nos pidan una moneda. somos el día de los muertos sin disfraz ni anfetaminas, somos cansancio, dolor de espalda. no tenemos menstruación.
lo normal parece tan desaforado dentro nuestro. los huevos son rosas, los han parido rellenos de arándanos. aún queda tiempo para algo bello, o para alguna invención truculenta. aún queda tiempo es la ficción predilecta de esta fábrica.

rituales

trompacarga se acumulan los días en un calendario que envejece.
los rituales de patri. deshacerla en el mar, bañarse en ella.
más tarde el ritual nocturno, fagocitarla a ella, chupito caníbal.
luego la noticia de los policías. sentirse con algo caliente en las manos. no saber dónde tirarlo.
antes de eso la muerte de la máquina. resignación e insomnio. la gravedad de las cosas es una circunstancia. y los cyborgs también son víctimas de un plan macabro.
máquina muerta, paisaje nórdico. alemania es tan perfecta que provoca desconfianza. el funcionamiento de las cosas es impecable, puntualidad.
los rituales de liberación, día, noche. rastrear a dos policías de mierda. buscar información. sacar mierda.
hacer un programa de radio, o pensar en muchas cosas a la vez. pensar por ejemplo en el “racismo positivo”, una versión moderna y local de la discriminación positiva. el cable, la performance. tengo un cuaderno donde voy acumulando órdenes, pero no las separo bien. luego no las encuentro aunque casi todas mis contraseñas sean la misma.
ella me dice que envejece, mi ordenador ha muerto y nuestra amiga muerta sale en los periódicos. intento imaginar ostentosos rituales, macabras concentraciones de poder. incorporo planos, supongo que de eso se trata un aquelarre.
a veces podría parecer que nada de esto es verdad.

* la imagen es del proyecto que está haciendo aviv con vahida.

ejemplos de practicidad humana (las vacaciones)

grecia

una semana sin vacaciones y el cuerpo me ha dicho basta. comenzó un dolor en la espalda el día miércoles que hoy, como si fuese normal, me impedía respirar (sin sentir dolor). mi doctora de cabecera (de la verdadadera) me diagnosticó angustia, me dio una infusión relajante, me frotó la espalda y me hizo dormir. desperté mejor, pero bastante anestesiada.
básicamente no tomo medicamentos analgésicos por miedo. miedo a no sentir nada, a no darme cuenta de lo que me pasa. hasta ahora he sido lo suficientemente bruta (incluso creo que lo sigo siendo) como para no sufrir físicamente demasiado.
pero así es como llegan los 32 años (y sé que aún es temprano como para alarmarse) y te vienen estas literales puñaladas por la espalda que en realidad son yo misma diciéndome que corte el rollo. no eres funcional, habitúate a la disfuncionalidad capital, no podrás con ella, padeces la enfermedad de la desadaptación. en fin, no pasa nada. una enfermera, una infusión, dos horas de sueño, mucha comida. y un post. escuchar la calle ruidosa que tengo abajo, meter las manos en una maceta de vez en cuando. fumar. volver al mes que ha pasado, un ciclo hormonal que dejé pendiente porque no cabía en el calendario, las 42 pestañas que ralentizan mi rendimiento informático, los buenos modales.
porque, es signo de muy mala educación padecer dolores. algo de mal gusto.
estuve 3 semanas sin estar en internet y no pasó nada.
estuve en un local de salvajes recién empotrados al mundo a través de un trozo de agua con tierra alrededor.
para hacer vacaciones los seres humanos pueden ir al decathlon y comprar por 100 euros un pasaporte al vacacionismo consistente en una mochila, una tienda de campaña y un saco de dormir. todo obsolescencia programada, si algo se rompe será parte de la aventura.
mi diana es una estupenda guía/diosa/compañera. lo hace con amor.
leo las crónicas añejas de lo que henry miller vivió hace más de 60 años en un lugar parecido, o similar, o de geografía coincidente. él confunde los planos de realidad. por ejemplo, su vida en nueva york, su estancia en parís, los autores que lee. omite siempre describir a hombres y mujeres con las que ha follado. américa se le solapa, le asusta por oposición. henry miller ha viajado en los años 40 y ha permanecido un año sin escribir. mi letargo ha sido de 15 días y la asepsia, además de escritural, ha sido eminentemente electrónica. me pregunto si habrá cambiado mi caligrafía, al menos parece más desordenada.
la actividad onírica sufrió un despliegue inusitado. culpa del aire acondicionado el destape, aparecen trazos discontinuos de conversaciones interrumpidas, mails de respuesta que aún no envío, y que respondí personalmente en sueños. casi todos los seres humanos que conozco (o que considero) aparecieron en encuentros nocturnos. también algunos que no conozco. también algunos nunca aparecieron. todo llegó a tener tintes mortales al resumir muchas etapas con una anarquía totalmente ajena a las consecuciones lógicas de una vida humana. el aire acondicionado primero, la playa virgen prosiguió el onirismo como si hubiese sido un exiliado de la red, y por supuesto, me abandonó mucho antes de empezar a escribir esto.
quizás lo más interesante y extremo haya sido estar en la playa salvaje, donde el cuerpo aprende mucho más rápido sobre cuándo hacer las cosas. dormir, comer, respirar se vuelven asuntos fundamentales. los minutos están llenos de cosas básicas y lisas, los movimientos pierden compostura. el horario se supedita y deduce de la luz. el código se reduce al binario agua/tierra. también es cyborg lo que se vuelve bestia. todo se dilata.
no sé si he vuelto más fuerte y poderosa, pero sí más tranquila. algo que intento mantener como una arquitectura precaria, arruinada en medio de un paisaje de fuegos artificiales.

el discreto encanto de la burguesía

huelo a menstruación, que no es lo mismo que oler a sangre. por eso quizás sea mejor quedarme en casa. ayer pensé que esta podía ser la menstruación más fuerte de mi vida. no tanto por el dolor, sólo por la intensidad. durante dos días estaba conmigo sin salir de mi cuerpo. sólo emergían coágulos, con cuentagotas. había soñado dos veces durante la semana que estaba embarazada. la primera vez desperté de mal humor y consternada, convencida de ser el segundo caso mundial de engendramiento divino. la segunda vez ya pensé que se trataba de una maldición. pero estoica seguí esperando mi sangre, como siempre, sin miedo más que a mí misma.
finalmente llegó lo que consideré un aborto espontáneo de un embarazo sicológico o al menos simbólico. aviv me miró desconfiado cuando se lo dije, como si me estuviese tomando algo a la ligera. lo entiendo, incluso yo misma lo pensé, me agobié tras cada sueño porque los embarazos siempre han sido algo serio (o no) y yo no debería permitírmelo ni en sueños.
así es que en la mañana comencé a fraguar lo que sería la expulsión definitiva del engendro. algo parecido a estar drogada o con la presión muy baja. una capacidad exaltada de conexión emocional, o de turbación sensible. un estado lúcido pero encriptado, aburrido de la comunicación tradicional, aburrido de todo. lágrimas y sangre, mucha sangre.
algo así sería muy pobre llamarlo dolor, y el intento desesperado de atontarlo a través de una pastilla sería al menos banal. se duerme bien, no recuerdo siquiera haber soñado, espero estarle diciendo adiós a algo.

la foto es de helio que se fue de viaje esta semana.
y un documento interesante que tiene que ver con el tema, pero ya más aplicado, es lo que estuvieron desarrollando leona y maría durante el summerlab en el taller de maternidades subversivas: Manual de buenas prácticas, para cuando tu vecina tenga un aborto espontáneo.

.cl

soy como un alma en pena, no. como un cuerpo vacío. incluso mis orgasmos parecieran estar en otro lugar, lejos de mí.
mi contacto con el mundo se reduce a videos del tamaño de una caja de cerillas, de baja resolución. mi contacto con el mundo se reduce a redes sociales estúpidas, a conversaciones por skype de madrugada, a streamings hechos desde un teléfono móvil. rastreo información, busco hashtags, copio enlaces. qué existencia empobrecida la de esta caja vacía, que sólo se alimenta de compartir la rabia y la impotencia, para juntar más, para hacerla un monstruo inmenso que destruya todo, bancos, supermercados, jefaturas de policía, fronteras sociales, personas de mierda, e incluso, mi conexión de internet.

19/08/2011

entre nostalgia, calor, revolución y asco.

(edición en tiempo real, captura de sonido desde internet. barcelona, 19/08/2011.
tags: violeta parra, cristián labbé, camila vallejo, chile, 2011, estudiantes, fascismo, youtube, improvisación, tiempo real, internet, lucha de clases…)

violencia de estado: hacerte inmigrante

hoy el día empezó con la voluntad de afrontar tareas incómodas y desagradables. en realidad no era voluntad sino amenaza: si no renuevas el n.i.e. (documento nacional de identidad de extranjeros) dos meses antes de que caduque tendrás que pedir mil papeles otra vez a tu pueblo de origen. me dijeron.
ya está. lo haré. me dije tímidamente, intentando moralizarme a mí misma, darme golpecitos en la espalda como lo haría un entrenador personal. anímate. vístete normal, como la persona más normal que podría existir en barcelona, en la mitad de agosto (donde todas las normales evidentemente estamos renovando permisos de residencia, ya me dirás…), nada de chapitas de inmoral, ilegal o sudaka, nada de tetamen veraniego.
cojo LA carpeta de documentos. ahí guardo todo lo que me define como humana: contratos de alquiler, títulos universitarios, informes médicos, facturas, antecedentes penales, análisis de sangre, incluso hojas de reclamación. podría pensarse que me siento segura con este arsenal de humanidad sobre los hombros, pero la verdad es que se convierte en motivo de temor (podría llegar a perderlos).
mente limpia para trabajo sucio, no me desmoralizaré. intento mantenerme positiva y para ampliar mis dotes de corrección salgo a las 8 y media de casa. bajo en bici imaginando que todo será más simple de lo simple que debería ser. intento ejercitar el buen rollo, concentrarme en que aún no hace calor.
cuando llego a marqués d’argentera nº4 me encuentro con un edificio en obras. amable, mantente amable: hola, quería preguntaros dónde quedó la oficina de extranjería que estaba aquí. eh? un paleta me mira desde el fondo, esto es un hotel, dice.
yo ya sé que si pudieran te cobrarían cada noche que pernoctas en españa, pero de eso he zafado, y sinceramente, cualquier persona inmigrante sabe que la oficina está(ba) allí. quizás me he equivocado y no estoy en el número 4. me alejo para mirar con mis ojos miopes. y dice 4. lo que pasa es que la oficina estaba aquí, digo. mmm, no, esto es un hotel. un segurata sale del interior y rectifica mi razón, me dice que está a dos cuadras pero que no sabe si es exactamente lo que busco. ya sabía yo que en el primero lugar no encontraría nada ¿alguien conoce lo del “comprahuevos”?.
desato mi bici. me dirijo al lugar. hay una cola que da la vuelta a la manzana. negras, pakistaníes, sudakas, chinas, lo de siempre. con suerte seré la número 70, porque la oficina aún está cerrada y sólo porque sí me acerco a la puerta y pregunto si estoy en el lugar correcto. el segurata me pide mi tarjeta (él, experto en tarjetas) y me mira con cara de querer decirme que soy de otra clase, para decirme finalmente que aquí no es mi sitio. me da un papel con unas webs donde podré pedir mi cita previa. me dice que aquí nadie me hablará ni dará información alguna, que él ya me lo dice todo, que estoy en lo correcto: debo venir dos meses antes, pero que vaya a internet, que allí está todo.
desato la bici, demasiado temprano para un locutorio. llego al raval, pido 15 minutos. copio la dirección de la web del ministerio de trabajo e inmigración en la pestaña del navegador. not found. igual lo he hecho mal. repito el procedimiento. nada. la página no funciona. la ira no viene suave sino que se instala como un tumor repentino.
estos hijos de puta le están dando a todo el mundo unos links de mierda que no funcionan, y además ahora te obligan a pedir la cita previa sólo por internet con una mierda de link que está mal puesto. como me quedan minutos, busco vías alternativas pensando en que mi alfabetización náutica en los páramos del internet debería llevarme por senderos menos inertes que los que te ofrece el fucking ministerio público. logro dar misteriosamente con el modelo EX17, que es el que le corresponde a la gente con el status que yo tengo: residencia de familiar de ciudadano comunitario. extrañamente este formulario se encuentra en otra web, la del ministerio de política territorial y administración pública. a mí qué más me da que sea uno u otro, lo importante es que el link funcione. y este funciona, pero sólo relativamente. es decir lo de la cita previa brilla por su ausencia. desato la bici y me dirijo a passeig de sant joan 189-193 que figura como registro oficial de la delegación del gobierno en cataluña. ya me empieza a entrar grima porque las oficinas que antes estaban en el centro las han ido moviendo al metro navas y a otros lugares donde los hoteles evidentemente no serían tan rentables, donde los inmigrantes son sólo eso y no turistas. mientras subo pienso en la conversación de ayer en casa de chair, donde su amiga decía que ya basta, que ya se iba, que llevaba 6 años en el maltrato, pagando mucho (porque ella se “legalizó” por arraigo)que en diciembre pillaba su cosas y adiós. cada gota de sudor (de este que definitivamente preferiría producir follando) me parece triste.
en la puerta no hay uno sino 5 seguratas. tienen puesta una barrera para que nadie entre. uno me pide el papel que llevo en la mano, que tiene la dirección donde estamos y un montón de liks que no funcionan. se lo explico tratando de mantener la calma. me pide mi n.i.e., me deriva a otro segurata que está a su lado y que responde a 3 personas a la vez. éste me dice que efectivamente, los links no funcionan (siempre), que tengo que intentar y buscar más por internet. le digo que vale, pero que me parece insólito que estos sean los documentos que te entregar para hacer un trámite si no funcionan. me dice que a veces funcionan los días viernes (sic), y que yo en mi condición puedo esperar hasta 10 meses desde el momento en que caduca mi residencia para renovarla. le pido un papel oficial que contenga esa información (porque claro, quedarte 10 meses ilegal sólo te lo podría decir el segurata de la delegación de gobierno no?). me dice que no hay modo de conseguir una cita previa que no sea el internet pero que tenga “cuidado” con pedirla en agosto, cosa que se niega a explicarme porque hay mucha gente a la que le está respondiendo consultas. y yo casi suelto el grito más grande de dolor cósmico, me harto, son casi las 11am. y además de todo, tengo la suerte de ser afortunada. me siento a llorar en la cuneta del paseo sant joan. te llamo y me dices que no debo hacer estas cosas sola. lo siento, pero soy intolerante a la burocracia, si fuera intolerante a la lactosa sería algo legítimo, hasta un doctor lo confirmaría, pero esto no. soy intolerante, no puedo con esto, llevo casi 7 años y siento que son muchos, demasiados. los ministerios y delegaciones han cambiado su personal, ahora cogen seguratas para resolver dudas de inmigrantes, gente uniformada que no te deja entrar. quiero la paciencia de la familia ecuatoriana que está a mi lado, quiero el candor del negro de más allá, los arreglines de los pakis que no hablan ni papa de castellano, quiero un puto papel que diga algo pragmático. no quiero perder mi tiempo, ni mis días yendo de un lugar a otro. no quiero que me calmes al otro lado del teléfono mientras lloro sentada junto a un montón de basura. y no quiero sentirme una pija banal porque en el resto del mundo se quiebra todo, y nada de esto es realmente grave, nada de esto se merece una lágrima, ni un sufrir porque al ser inmigrante ya sabes lo que te toca, y ya sabes que su trabajo es que te vayas lo antes posible, para que no uses el servicio sanitario que no fue hecho para tí, para que no intentes cobrar un paro que nunca tendrás, para que te vayas de una puta vez porque además estando acá sólo te has ido convirtiendo en una jodida perroflauta. y yo con esta rabia ¿qué hago?

*mientras no tenga cámara otra vez publicaré imágenes de otra gente. la foto es de la serie frontera de ona bros, una de mis fotógrafas vivas favoritas. me escribió esta mañana.

cadáveres de verano y una dulce despedida (temporal)

porque al final somos muy normales, tanto que nos divertimos yendo al parque a leer, y después pasando la tarde en un bar, riendo de cualquier cosa (carajillo), hablando de feminismos y polvos (cerveza), haciendo juegos de palabras (mojito), burlándonos de los (absolutamente estúpidos) católicos que pasan (cerveza), haciendo cadáveres (mojito), poniendo a prueba nuestra empatía dadaísta (caña final):

En las lejanas tierras de Lepanto una muchacha se toca con mucho énfasis su cosita, cualquier pequeño delirio habitable que crece con palabras gruesas y estancadas. Baile sexy y estrafalario, los pésimos movimientos que hace la máquina se quedan, permanecen en huecos húmedos que sudan un ver-ano de sopor calmado, las muletas son epitafios, cuchillos filosos, traumas para domar el ímpetu del cachondo solar. Y así el astrolabio indica un destino plagado de estrellas que aún no tienen nombre, y la sopa cósmica, y el ano estupefacto. Si supiérais que en tres días se acaba el sol, la chicharrera licuante, la sombra de tu puño penetrando oscuridad desvergonzada, alta.
Pamplinas. La luz se apaga y cinco hordas de débiles mentales salen a follar al centro del escenario. Una audiencia de mancos aplauden restregando su polla contra la oreja de la fila del frente.

Joder, dice la muchacha, si lo hubiese sabido antes: el teatro europeo sigue caracterizándose por su mala calidad.

stats: oficina de honestidad


se acabó el summerlab. días intensos y largos. gente bonita, campamento de verano en asturias. yo el glosario apenas lo empecé, pero fue fantástico tener libertad para hacer otras cosas poco serias como hablar, hacer electrónica, conocer gente, derivar entre el transfeminismo y el hacking, entre las viejas y nuevas prácticas, la comida vegeta, los cables, el docu, el café, los niños.
el día sábado mi emoción llegó a límites avanzados sobre las 23horas. lloraba ante las cosas que se me presentaban, como un plato de plástico roto, videos, una conversación sobre intereses y agobios. nada grave, un llanto emocional a secas que se esparció sobre las cosas durante apenas 1 hora. y tal como la astrología se basa en el movimiento de los astros, los satélites artificiales también fluctuamos. en fin, maravillosas las fluctuaciones durante toda la semana.
el día jueves, evento espontáneo, con fabi organizamos un conversatorio sobre capital simbólico. era una noción de la que oí hablar por primera vez haciendo la memoria de grado, el 2001, de voz de pierre bourdieau (de alguna forma una lectura sutil y perversa del capitalismo literal). habíamos hablado por primera vez del tema mientras comíamos el lunes cerca de la laboral. finalmente decidimos hacer un sistema random de distribución de preguntas basado en la elección de un número. escribimos 16 en un papel que tras la dinámica perdimos. luego alguien me pidió la serie de cuestiones y me di cuenta que ya no estaba con ninguna de nosotras. fue bastante efímero todo, sin embargo hubo gente que me apodó durante el resto de la semana “capital simbólico” (nunca tuve antes un seudónimo, nick o sobrenombre tan friki…).
fabi es una tecnochamana que me hizo graduar la importancia que podía tener el título “oficina de honestidad” para la actividad. aún estoy tratando de reconstruir la secuencia de preguntas, y tan sólo recuerdo algunas. en general eran preguntas raras, a veces incluso crueles, en el sentido de forzar la tensión entre ideología y corazón. este tema se me hizo rotundo y contundente y eclipsó varias de mis reflexiones cotidianas durante las “jornadas”.
una que daba mucha risa era “¿te sientes triste cuando nadie visita tu web?”
personalmente, triste lo que se dice triste no, pero da un gran subidón cuando están altos los stats.
desde que empecé a escribir este post he mirado las 60 primeras páginas de flickr de max capacity (unas 1080 imágenes), un artista del atari, del bending, del noise y de otras bellezas análogo-digitales para formato escritorio. su flickr me llevó a su twitter. a partir de allí he visto unos 15 twitters más. también dos documentales sobre los movimientos estudiantiles en chile, tres reportajes de la televisión, 2 soundclouds, 6 noticias de radio, un streaming, 5 blogs, 8 webs. después de tan arduo trabajo, me siento hasta cansada. me da la sensación de llevar horas generando capital simbólico a partir del engordamiento de stats ajenos. los stats nunca pueden ser autoproducidos, porque si lo son, no valen).
cansada y dispersa, me niego a dormir sin terminar un experimento: usar exclusivamente los términos de búsqueda de este blog en los últimos 7 días para escribir algo (supongo que no será más que una poesía guarra, ya se ve quiénes llegan al blog, ni siquiera usan acentos…).
durante los últimos 7 días, además de no actualizar esta página, estuve con la regla.

¿si quiero darle los papeles a mi novio?
glosario de violencia

relatos feminizado con cuernos / putas metiéndose artefactos en el coño / toalla higienica manchada.
cindy sherman sin maquillaje / toalla higienica manchada / papa (o patata) incrustada en la vagina.
la condesa / buscando mi chochito / soy chuquisaqueña por la locura soy / experiencias en el cuarto oscuro / videos robados insertando objetos a mujer.
mito: llamar lucy a sexoservidoras / hemisferios cruzados / repression chilean dictatorship / que es congestion cerebral / masturbacion grupal / masturbandose en la intimidad / tatuajes en el ojete de mujer / niñas / xcode.

annie & beth

annie-068

es difícil ordenar el conocimiento, es difícil en internet y en la cama. es difícil creer que está toda la experiencia horizontal, porque está ramificada, mezclada con otros eventos. está la lengua partida y no se sabe si por hablar, fumar o por lo de entremedio. está la verruga languidecida, pero está contenta, algo se vuelve a activar aunque esté muerto. el entusiasmo (tras la sospecha de su caducidad) emerge y vuelve a la pereza ontológica, es un baile en realidad, una vigilia, un mal sueño.
y quería hablar de annie y beth. y me han dejado con un enorme globo de amor pegado a la boca, un tapón energético. pienso en ellas, en annie chupando un melocotón, dejando caer las gotas por su cuello (mi inglés de indígena, fuck!) no puedo decirle que es la anciana (la mujer, la puta, la abuela) más sexy que he conocido en mi vida. chorrea el durazno y beth me dice que escriba toda mi rabia, que puede verla, que puede ver el libro que la contiene. y yo le digo que odio a los yankees, que no soporto todo esto en lo que estamos metidas. thank god que no somos normales, emergen diosas de la barrita energética, y son mi desert mistress, mi guía espírito-carnal.
yo quiero ser así a los 57. yo quiero ser una puta profesora alegre. no quiero tener un perro. pero quiero energía, y como si fuera el sueño de tesla nos damos las manos y cerramos los ojos hasta sentir el calentón que da el roce de vientecito. a los 57, ahora y siempre. la ecosexualidad es un asunto de sentido común, y aún así es freaky.
annie tiene dos tetas del tamaño de dos sandías. beth tiene una risa fuerte como un trueno amable. después de ver dirty sexecology volví a casa con 50 litros de tierra y transplanté casi todas las plantas de mi balcón.
después del taller de ecosex comencé a sentir mejor el viento y a asimilar la frase de annie (cuya estructura gramatical me es imposible reproducir) sobre la idea de que cada unx obtiene el placer que desea tener. he pensado tatuármela. grabármela en la piel para no olvidarlo. grabármelo para que el texto se transforme lentamente en placer, que se funda con mi sudor tan abundante. lubricar el texto inscrito en mi carne.
no tengo fotos con ellas. en algún momento lo pensé, pero creo que otra vez la presencia se impuso al documento. ¿para qué documentar cosas vivas, matarlas con un click? además mi cámara es la que está en realidad muerta, y ellas muy vivas, en extremo, más que cualquier buen consejo u observación cándida. y dulces, como las galletas de chocolate que devoraban. y luego annie se abrió de piernas, se metió el espéculo y nos invitó en su calidad de abuela a urgar en su interior. luego comienzo a olvidar algunas partes de su aparición. o se me cruzan los cables porque tanta dulzura se contamina también con malos jugos, viajes demasiado concretos, resultados amargos (indescriptiblemente amargos) llenos de lágrimas y de deseos de fin. una noche nos leyeron el tarot y me dijeron que me agotaba (ya lo sabía).
y ya se fueron hace un rato. no he tenido calma para publicar este post. he pasado por una visita familiar, unas jornadas en galicia y ahora el comienzo de un summerlab. quien quiera colaborar con este proyecto que nace estos días, será bienvenido: GLOSSA, significa lengua en griego.

en la senda de santa diotima/butler (cuán fácil me enamoro de un cerebro)

diotimabutler

hoy hice una pausa ecosexual (ya haré un informe completo de la despampanante visita de annie y beth, su amor y energía).
hoy me leyeron el i-ching y busqué más consejos espirituales con adriana cavarero y judith butler. de las divagaciones de la primera rescato la gestualidad inclinada, inclinaciones múltiples y quizás más que geométricas, cruzadas por la física cuántica (como dijo la butler). porque yo no soy madre, sino una mutación. soy una mujer barbuda y abortista, incluso vulnerable por la inclinación hacia mi propia especie torcida. vivo en la ambivalencia de las relaciones diagonales, en el magma de la precariedad compartida. me puse a transpirar cuando se sacó la chaqueta, porque había imaginado que todas las notas que tomaba las escribía sobre mi espalda. su sonrisa es mi sueldo, quise decirle. y no pude dejar de pensar durante las dos horas de conferencia que a la butler me la follaría sin tregua sobre la misma mesa donde apoyaba sus manitas frágiles que sostenían su cabeza bendita por mi rotundo amor platónico.

familia

familiafamilia no es sólo un contrato, así como lenguaje no son sólo palabras. familia es haber compartido los hongos de la ducha, saber que tenemos las mismas patologías, vicios, sedimentos. familia no son tres cromosomas repetidos, ni unos genes idénticos, ni un apellido arbitrario. familia es el patetismo colectivo, las penurias que convivimos, la miseria de la que somos parte y que podemos reconocer sin tener que decir palabra. yo he visto tu sangre, tus hormonas he visto crecer tus espasmos, y mi odio también te pertenece.

chabolismo ilustrado

pre19j

edición de textos, desde la asamblea popular de mi casa, de mi pantalla, de mi IP, de mi cama que es mi cuerpo, los flujos de mis derivas, los secretos de mis flujos, cartas, memoria virtual.
varían en proporción y buen gusto. a veces banales anuncios, traducciones imposibles, seductores clichés. a veces emociones fuertes, tragos amargos, tensión.
la otra noche comenzamos un diálogo absurdo, amor óbice por lo ridículo: cada palabra era el nombre de una pintura famosa.
eres mi libertad guiando al pueblo, te dije.
tú mi desayuno sobre la hierba, dijiste.
horas y horas aquí, para siempre estar volviendo…

a veces la publicidad supera la (ficción de nuestra) realidad

acampadabcn

18-19-20-21052011. estoy en mi casa/screen. decido entrar al twitter de minipimer.tv (a veces es lo que tiene el ocio, te acerca a la web 2.0). 23 twitts por segundo no son posibles de leer ¿me fío de mí? ¿me fío de mí en esta jodida casa de lo insondable? ¿de quién es esta velocidad?
los twitts anuncian la revolución. leil, que está en egipto se queja por facebook de nunca estar en barcelona para cuando la revolución sucede. los twitts caen pantalla abajo más rápido de lo que soy capaz de leer (y yo que he hecho un curso de lectura veloz…)
la revolución. plaça catalunya #nolosvotes #acampadabcn #acampadasol #yeswecamp #spanishrevolution #democraciarealya…
tags, twitts, roces con lo virtual, decido dejar la actividad cultural para otro día, cacerolada a las 9, asamblea a las 10. busco cacerola, dispositivos de ruido, cuchara de palo. busco bicicleta, llaves, gafas de sol las olvido. busco aire, voy.
mi casa está tan cerca de plaça catalunya que casi me parece vivir allí. en el camino encuentro a helio, uno de los hermanos pequeños que recopilo así como si me hicieran falta más… pasamos unos minutos riendo de cosas que no recuerdo, le explico lo de la cacerolada, que aunque no sé exactamente a qué protesta y aunque no se lo explico exactamente bien, me produce una enorme nostalgia de los caceroleos chilenos de los 80′s, cuando yo todavía no sabía ni usar correctamente una cacerola y sólo golpeaba siguiendo el flow del descontento, repudio al tirano. nuestros vecinos en su puerta tenían una bala que superaba mi propio tamaño kingsize de 8 años, una bala que hacía de etiqueta fascista, y al golpear yo la cacerola con mi entusiasmo prepúber, la empleada doméstica del vecino me grita “hija de puta”, y yo no entiendo y le pregunto a mi madre (porque para mí, no sólo a los 8 años sino hasta los entrados los 19, la derecha fue siempre una cosa ideal, algo que existía en las discusiones, una presencia maligna emergiendo del imaginario, la verbalización del enemigo pero nunca, nunca un cuerpo, una persona tangible) y mi madre alude a la bala y a algo que no entiendo, y sólo entiendo que intenta protegerme del fascismo, de la cara horrenda de la ideología. y así es como estoy en el centro de barcelona, 25 años después, cargando un tambor de plástico y una cuchara de palo.
en plaça catalunya hay mucha gente pero no conozco a nadie. helio me hace comentarios que después de un rato me parecen escépticos como los aforismos de cioran. helio se va a una reunión y yo me quedo buscando mi destino entre unas 1.000, 2.000, 10.000 personas que han salido de sus trabajos, que me parecen buenos ciudadanos, que ahora mismo quieren cambiar el mundo, que son jóvenes y muchos de ellxs catalanes, que hacen fotos como si fueran la mismísima cámara de videovigilancia del congreso.
real time distorsion. todxs juntxs ahora y ahora por 120.000 canales, pero siempre ahora, en la exacerbación del presente, en la apoteosis del tiempo real, no existo más que en mi inoculado hoy. no hay sangre, ni dolor, ni comparativa posible. emergencia 2.0, time is now.
la revolución era más viva por internet. helio dijo que aquí se venía a ligar. hay líbido, hay juventud, la revolució em possa, pero ¿qué coño es esta revolución si sólo hay gente y su tiempo libre? ¿de qué se trata esto de llevar pancartas con tags y almohadillas? las firmas, compañera maricarmen ¿son para la revolución queer? libre expresión en la plaça y fervor espontáneo, 5.000 firmas en 4 horas ¿para qué? “para apoyar a la plaça”. uruboros, tautología. recuerdo a kosuth y el arte conceptual.
comienzo a encontrar gente, muy poca, muy lentamente. nadie sabe quién organiza esto. pregunto que quién ha pagado el periódico que circula. nadie lo sabe. #democraciarealya. ¿cómo habéis podido crear un tag/nombre tan malo? ni por la democracia (que se erige como un histórico fracaso), ni por lo real (en un país donde la monarquía sigue existiendo para vergüenza general hay que buscar otros adjetivos) y el ya, interjección o sí. no. me niego a convertirme en un tag, me resisto a dejarme fotografiar por mi excentricismo sudaka de desconcierto revolucionario ante quien exige trabajo, ante la familia, epicentros sociales y dóciles del civismo.
y la contradicción es intensa, porque por no conocerles no me fío, y al mismo tiempo el desearles conocidos es apostar por los pequeños circuitos donde siempre somos las mismas. la contradicción es intensa, y se repite como el deja vu del real time.
llevamos 5 meses con minipimer.tv intentando dar con la clave de lo que serían las tecnologías colectivas. diseñamos un taller que proponía una pseudoasamblea para la toma de decisiones. el fracaso fue tan rotundo como fructífero: el taller fue de discusión. la segunda vez por razones prácticas eliminamos la parte de disgresión. el fracaso fue tan rotundo como fructífero: el taller fue práctico, logramos resultados palpables. esta situación pone en escena la distancia que hay entre el proceso y el resultado, y de paso aclara por qué ciertas instancias (como un taller de 4 horas) obligan a tener cierta metodología (e ideoogía productivista) si el objetivo es lograr algo concreto. nos hemos planteado que hay fricciones entre la cantidad de libertades y reglas, entre procesos y objetivos, que la línea que los separa es frágil y delicada y que la empatía no puede ser artificial como lo sería el hecho de apuntarse en un taller. los procesos no tienen plazos, sino emergencias.
llevamos 5 meses leyendo a wu ming, levy, negri, tiqqun y otros. en cierto sentido esta plaza acoge las definiciones de multitud, emergencia, inteligencia colectiva, invisibilización de la autoría, generación de mitos y a pesar de todo, en un punto me parece vacío. ¿habrán pensado todos ellos en que esto sería posible? ¿habrán pensado en que cuando la teoría europea revolucionaria y blanca se saliera de los textos devendría en esto? a pesar de todo, la multitud sonríe.
mi preocupación sobre el tiempo real es constante. es una traza de neurosis, seguramente. el tiempo real, según las inteligentes apreciaciones de santa laurita estrimera, no deja paso a la causalidad, no hay revisión del pasado ni del futuro, se diluye todo contexto en un presente continuo. a pesar de esto, la única consigna que logra hacer gritar fuerte y claro a la mayoría de la gente es “el pueblo unido jamás será vencido”, algo incluso demasiado anacrónico si se considera que esta revolución está auspiciada por twitter y que el 80% del “pueblo” del mundo no tiene acceso a internet.
durante la tercera cacerolada a la que asisto comienzo a leer pancartas espantosas. me acerco al chico que alza al aire una consigna que declara algo como: “que nos gobiernen las putas que sus hijos lo han hecho como la mierda”. me acerco al chico preparada para que sea mexicano (su camiseta dice en letras grandes miami, y abajo, cancún, puerto vallarta, acapulco;). le pregunto si la pancarta la ha hecho él. no es mexicano sino español y me dice que sí. le digo, manteniendo toda mi compostura, que su pancarta me parece muy clasista y sexista, que los colectivos de prostitutas han aclarado que los políticos no son sus hijos, que plantear que los políticos son hijos de las putas significa dar por hecho que éstas son unas pésimas educadoras, que no se puede discriminar a alguien por su trabajo, que si acaso a él le discriminan por el suyo. “es un juego de palabras sin más, cada uno con su opinión” me dice. insisto en que no estamos aquí para hacer juegos de palabras, que parte de las ideologías que supongo queremos establecer en esta plaza no son ni clasistas, ni sexistas, ni xenófobas, que debemos fijarnos en lo que reproducimos, que estoy harta de heteropatriarcado, y sin decirlo en voz alta me digo a mí misma que no quiero hacer ninguna revolución con este tipo de personas, que es un gilipollas, que no tiene arreglo, y que ojalá no le den nunca por el culo porque sería demasiado placer para un ser como él, que no lo merece. con lo de dar por el culo también muchas consignas. que no somos maricones para que los políticos nos den tanto por el culo… y yo me vuelvo pequeña y me dan escalofríos porque sinceramente mi sospecha es abundante y me duele un poco el ano de pensar que cualquier imbécil se crea que estamos yendo hacia el mismo sitio que, mientras la comisión de continguts no redacte el manifiesto general, no es ningún sitio.
pero los procesos no son unívocos y es por eso que mi escepticismo y mi emoción corren paralelos o se intercalan mientras estoy entregada a esta masa. la publicidad de nike y hyundai que corona el escenario dice cosas que parecen el slogan del social forum (borrado el nike, ya sirve). y yo que no había ni nacido en los 60′s estoy tan llena de nostalgia. una asamblea de 5.000 personas en algo se asemeja a esa idea imaginaria hinchada con fotos, películas y textos que nunca dejan de ser naif y que nunca me llevan al asco total sino incluso a todo lo contrario. y me llena de alegría estar acá, me llena de alegría porque hay mucha gente intentando organizarse, y lidiando contra las costumbres democráticas, la representatividad, jugando a la pequeña comuna urbana, jugando a no replegarse, a ser más, participando de las asambleas, dándose de cara con la burocratización, reformándola, asumiéndola en sus entrañas para luego escupirla, al menos esa es la idea, me río, supongo.

la ilegitimidad de lo negro, el tabú de la ira y la prohibición del dolor estético

IRA

estoy harta. odio, odio a la totalidad del los gilipollas del universo. les escupiría en la cara. maldigo al imbécil que me robó la bicicleta el 24 de diciembre frente a can vies. maldigo al que me la robó esta noche frente a mi casa. les deseo mal, que se quiebren todos los asquerosos huesos de su cuerpo en un accidente y que nadie les ayude. odio los protocolos, la buena conducta, la corrección. reviento de ira, he hecho un corte en mi cráneo para que emerja esta lava roja que me quema los ojos cuando cae y escupo como estalactitas de baba inmunda cuando hablo. y mientras odio al mundo entero, entonces también me odio a mí. porque la maldita humanidad la llevo dentro y quizás con tanta ira soy más perro rabioso que humano y así me redimo un poco, o me saco sus absurdos gestos de encima. las manchas que me provoca.
anoche, en la última sesión de mi festival favorito de todos los que se hacen en barcelona, the influencers (ni el sónar ni el primavera sound), habló wafaa bilal. nos enseñó su trabajo situado en su cuerpo de iraquí, y planteó entre muchas otras cosas inmensamente inspiradoras, la relación entre el placer estético y el dolor estético. me quedé absorta. el arte siempre te está hablando de placer estético, de la experiencia estética como si esta tuviera que estar necesariamente vinculada a algo placentero, bello y bonito (en su versión más imbécil). yo ya estoy harta.
estoy harta del tabú de lo doloroso, de lo malo, de la rabia, de lo negro. si fuéramos pura alegría y bienestar seríamos unxs putxs autómatas. no way. yo soy mi odio y mi amor, yo sólo amo porque odio y sólo tengo placer porque me duelo toda entera y cada día. no soy ni masoquista ni hedonista, pero no me hace falta, mi rabia, mi odio y mi dolor lo tengo igualmente, igual como cargo con mi alegría, mi amor y mi placer.
estoy harta de tener que responder siempre a la pregunta de cómo estás diciendo bien, y más allá de los estúpidos protocolos de los que también estoy harta, me refiero a que decir mal es exponerme a que mi interlocutor tenga que sentirse obligado a persuadirme. nadie puede estar mal en esta cultura de mierda, nadie puede tener mala cara, tenemos que ser todas felices como la publicidad del ikea o del corte inglés. tenemos que estar todas drogadas de felicidad y mientras más felices mayor es nuestro triunfo, así pareciera ser. ¿pero a mí quién me tiene que convencer de que mi vida es una fortuna y de que recojo éxito por doquier? ¿acaso creéis que no lo sé? ¿acaso estar enojada no es compatible con tener motivos para, en otro momento o al mismo tiempo, estar satisfecha? ¿por qué no puedo decir que estoy fatal? ¿cuál es el eje de estabilidad que te rompo si te digo que estoy pésimo, mal, que vivo la desgracia y que siento dolor? ¿cuál es la publicidad que me cargo con mi inconformismo, la estructura precaria de la alegría que se hace trizas cuando digo el monosílabo “mal”? ¿acaso tu alegría es la mía? ¿acaso has estado toda tu vida feliz? ¿existe algo así más acá de la foto fija que promociona yogures con bífidus activo?
estoy muy enojada, estoy furiosa, me duele el ojete por el que durante toda esta mañana de domingo (con un estupendo sol iluminando a las familias que pasean en su día de descanso) he estado expulsando un montón de mierda putrefacta que tengo dentro, y claro, de mierda tampoco debería hablar, aunque estuviera reventando, aunque la mierda me estuviera rajando el ano.
es que esta cultura de mierda basada en el binarismo ¡no es ni siquiera consecuente! es que placer y dolor es uno más de sus binarismos y nos han robado una mitad ¡a punta de ibuprofeno!
ya está. estoy un poco más vacía.

cubre el pan, las moscas son sucias

lasmoscas

hace dos días pude ver la manifestación por los recortes sanitarios. habían tantas batas blancas, batas bailando, gritando, batas con piercings, algunas, otras sin nada más que los ánimos de decir. se veían contentxs de tomarse la calle y yo dentro de todo me sentí un poco extraña, un poco fuera de contexto, sin el dress code o qué sé yo. mi sentimiento de no pertenencia no era evidentemente porque la causa no me tocara (o más que eso, cualquier oportunidad que me den para gritar en la calle, me la tomo), sino más bien porque sentía que toda esa gente estaba haciendo un gesto extraordinario para salir a la calle, como quien va de vacaciones a honolulu, o prueba los saltamontes fritos. una aventura única e incluso algo excéntrica. un juego.
luego de eso me fui.
por la noche, intensas disgresiones sobre el arte. siempre se decía que “(hel)arte era cagarse de frío”. y sí. a veces la aridez del arte, su estúpida autorreferencialidad pretenciosa, enfría.
encontré una nota que apunté sobre un T10 ese día: “hoy he sentido muy fuerte el aliento de las personas”.

11-04-2011-a-la(s)-19_51

yo soy de las que no tienen internet en el teléfono. yo soy de las que (todavía) se emociona de ir en un autobús navegando en internet, como si los viajes se cruzaran o pusieran en tensión sublime, como si fueran viajes los del ciberespacio que se queda manifiestos ante un desplazamiento real. me emociono como ante el proyecto de tren instantáneo de parra, mucho más económico que cualquiera de estos operativos.
el internet de este autobús es frágil, delicado. como el sueño de mis vecinxs, no como el sonido del móvil de dos asientos adelante (una salsa estruendosa). es frágil y delicado como una uña rota, como mi concentración y perseverancia, como la duración del tiempo de viaje que se comprime en mi coito con esta máquina.

pienso, como si no hubiese rango ni compostura, en los paisajes que se mezclan, ver pasar arbustos secos, trozos de mar, discusiones estúpidas, olivos, preguntas imposibles, desgano, tedio, alegría, ramas muertas, unos mails sin sentido.
hasta que se pone oscuro.

cuándo hablar, cuándo morir

desde el post anterior he reflexionado con más frecuencia (y no por eso con mayor profundidad) sobre esta afición mía por la verborrea, que por cierto creo que se ha intensificado en el último tiempo debido más que nada a un oportunismo suyo muy acorde a la contingencia. mientras más instancias de debate, exposición o silencio hayan, más hablo como una radio, un televisor, un altavoz acoplando.
lo maravilloso es que en el momento en que hay sinergias de calidad variable, emerge de mí el sonido que muchas veces roza lo inaudito, quiero decir, muchas cosas de las que digo no las había pensado antes. el reiki opera de forma similar, sólo que yo hablo de algo menos cósmico, menos universal. no se trata de una energía “sana” ni armónica, diría que más bien de todo lo contrario.
llevamos meses preguntándonos qué coño significa tecnologías colectivas, y hemos estado gastando el tiempo en dar con una acepción asamblearia, dar con el proceso, la metodología que facilite el incidente, y todo lo demás.
si hay algo que tendría que definir las tecnologías colectivas es que es algo que no te puede suceder solx. y digo suceder por imaginarme a mí misma como un tubo hueco que es atravesado por lo colectivo, y ahí puedo justificar mi verborrea, mi necesidad de hablar con otrxs (que es muy distinto a escribir, a lavarse los dientes mientras más de la mitad de la ciudad duerme, a pensar en lo trascendente).
luego por qué escribir, o por qué hablar, o por qué dejar de una manera u otra algo “fijado”, y cómo es más fácil que se quede “fijado” cuando se ha hecho con otrxs. gestos performativos del habla, le dicen a veces. ¿existe una manera de enunciar los gestos perfo-colectivos del habla? ¿alguien les ha puesto un nombre?
aun no es hora de morir, sólo de dormir.

32 años

32

no voy a quejarme más de mi falta de tiempo. tengo que aprender a vivir con ello. he hecho tantas cosas y me quedan tantas por hacer que los lamentos son lo menos provechoso, inviables.
hay momentos en que me viene una nostalgia ciega, bruta, violenta. no dura más de un par de segundos. el streaming es la materialización de esa figura absurda que es la ubicuidad, una más de las ficciones que nos hacen sentir lo inmenso a través de un cable.
ni tan inmensa, ni tan nostálgica, ni tan falta de tiempo. tengo 32. aries, ascendente tauro, luna en capricornio, cabra. cuernos encarnados. cuernos como narices, ojos y contraseña. cuernos acaramelados, sangrantes, aromatizados con anthrax, en formol.
nunca fui la más guapa ni la más fea, quizás sólo la más grande.
a veces me gustaría ser mucho más grande de lo que soy, tan inmensa como para tragarme cualquier duda, límite o frontera (geopolítica o abstracta) con un par de charchas, con una uña del dedo del pie.
ni la más inteligente ni la más tonta, nunca fui. quizás la que más hablaba, con reparos lo diría, con algo de pudor incluso, sólo por decir.
32 años, 3 países con sistemas democrático; dictatorial; transición a la democracia; y democrático (again, repetido como un cromo). 32 cumpleaños cuyas estadísticas geográficas se distribuyen así: alemania (6), chile (19), españa (5), inglaterra (1) y méxico (1). gana el sur.
32 años que se estiran y materializan en un intranquilo devenir, inquieto esplendor de la luz o trágica expresión de la oscuridad, nada rotundo, el cuerpo en perfecto estado, vitalidad normal, los años se manifiestan con alegría, aun se presentan coqueteos con la delincuencia y de toxicomanía no se puede hablar sino como falso inconformismo hacia la productividad.

delay roma

roma
las últimas semanas han sido un maravillosos ir y venir que no cesa, recolectando afectos y percepciones, extrañas a ratos las mías propias. aviones, trenes, teléfonos sin batería (¿se cambia la hora aquí?), comida fast, de regimiento, comida en la maleta, tráfico de quesos, comida del todo buena, aunque no importe.
estoy con delay. tanto movimiento no me permite escribir en el blog, y como no es una necesidad vital, se va aplazando. este post debería llamarse “roma again”, debió llamarse así cuando debí haberlo escrito. hoy sólo puede ser una vana forma de recordar el pasado, un recordatorio crónico para imprimirlo en la pantalla, para recurrir a nuevas memorias, las de quienes leen, implementando el acontecimiento con imaginación sabrosa.
volví a roma casi 5 años más tarde. pude hablar (mal) la lengua local, preguntar el precio, el nombre de una calle, cuánto tiempo que haces lo que haces, las banalidades de siempre. pude recordar la boca de manuel modulando claramente para mi propia aprehensión fonética palabras como es-tra-qui-no, ston-tza-ta, cat-za-te.
absurda odisea la de asistir en calidad de artista a un festival basado en el arte extremo del cuerpo (o lo que en los libros de arte se llama body-art). quienes me conocen sabrán que lo más cercano al body-art que he hecho en mi vida fue la boda-art, y que por afinidad, curiosidad o interés mis andanzas han estado bastante lejos de dicha disciplina (de cualquiera de las dos) a lo largo de mi vida. y así que mis visitas a roma van teniendo como común denominador palabras con la combinación de letras bod_ y art. por lo mismo otro común denominador ha sido sentirme un poco fuera de contexto. el “qué hago yo aquí” me aborda de igual manera en el momento en que me encuentro ante un juez que pronuncia de memoria artículos de la constitución que me obligan a fidelidad y obediencia, así como cuando me encuentro ante mozas que se incrustan sendos ganchos en la espalda. guardando las proporciones y los contextos (que en ambos casos son de una amistad admirable, un afecto sorprendente y unos ánimos encantadores) roma me ha hecho sentirme fuera de lugar.
será porque es una ciudad en la que en medio del diluvio automovilístico aparecen cadáveres históricos como el coliseo, sin más. como si fuese normal tener ruinas de esa calaña en medio de la vida cotidiana, como si fuese normal vivir en la misma ciudad en la que hay un estado de 900 habitantes (el menos poblado del mundo), y así el planeta llega a parecer más pequeño y menos importante, y la autorreferencia no existe sino como práctica tácita, o un don. me gusta ir a roma porque es un constante ejercicio de memoria y desdoblamiento, y porque voy poco, sino perdería toda gracia…

estado invisible

estadoinvisible
necesito tiempo y ya no se compra con intenciones. cargo con un super dildo en la mochila, con un portadocumentos pesado y muchas intenciones de escribir. pero nada nuevo me vuelve a pasar. lo mismo de siempre es que una existencia intensa sobrepasa el incidente que es escribir con toda calma, o la prisa pertinente en estos juegos de espejos, de reconocimiento prematuro, que son las 2.0. entonces todo se vuelve fragmentario, no hay un registro como este (o este nunca ha sido el registro pero lo performa, como yo tristemente cada vez que cojo una cámara, que tecleo sobre el ordenata, performando la tecnología como la mala alumna que soy). la experiencia intensa, eso que se escribe, que se fragmenta en un registro, parece un plato roto o algo menor.
· de cómo deviene una discusión sobre la lucha de clases en un bar vegano en tomatera de sidra, pasando por el análisis especulativo de la diferencia entre ciberfeminismo y feminismo cyborg y de como insisto majadera con el agua en la mano que somos yonquis para este estado en permanente disolución.
· que nunca voy a tener uno de esos celulares que son mi fetiche, que me mojan toda entera por entre las piernas, porque ninguna compañía se fía de mí como buena clienta, porque no gasto más de 10 euros al mes, por eso soy una indeseable para cualquier compañía de teléfonos del mundo.
· la marihuana no es nada al lado del cóctel de drogas que veo cada día en la calle (en los supermercados, en las farmacias, en los dormitorios). sospecho que puede estarme afectando. pero no me importa porque yo sé (gracias jorge por el testimonio científico) que ni foucault, ni freud, ni benjamin, ni cocteau escribían sobrios.
· la definición de un proyecto de investigación, o de cómo mi vida practica la observación participante, y yo sin chistar me dejo llevar por tan demencial mala interpretación de la academia.
· cansada de tanto vocablo anglosajón, twitter, hacker, queer, speed, crisis. del cansancio terminal, que viene del buen dormir o simplemente de la llana acumulación.
· devaneos infames: yo sí sería una buena ama de casa moderna, limpia, ordenada, polivalente y mala para cocinar. devaneo infame 2: yo sería mejor feminista si no limpiara tanto.
· de como tú, campesina de postguerra, me narras desgracias y desaveniencias a través de una ventana de chat, y yo respondo con buenas intenciones, fotos cachondas, para que termines diciéndome que nuestra comunicación es disfuncional.
· quemo dvd´s con una perseverancia admirable, soy lo más parecido a una fábrica de salchichas que he conocido.
· me hago una paja colosal en el baño de un autobús. como la fantasía es lo más grande (e imagino a maradona besando una pelota de fútbol cuando lo escribo), me corro con cuentagotas al ritmo de la m-30.
· o mi vida se ha convertido es una fiesta, o es que voy a muchas. al menos así me siento a ratos, cuando extraño el ocio que no es del precarix, ocio a secas, ocio radical. lo demás es estar siempre haciendo algo.
· de cómo ya me he habituado a que las máquinas fallen (yo impertérrita, ya no se cae el mundo, ya no hay maldiciones ni llueve sobre mojado, sólo reiniciar y volver a meter el cable. no pasa nada, ya está, ya). para ser una buena cyborg hay que asumir el lumbago electrónico.
· cuando salgo sin ordenador duermo más. leo, hablo, paseo, cuento las cacas de paloma que hay en los monumentos ecuestres. cuando salgo sin ordenador hablamos por teléfono, usamos más los sms, como si fueran nuestro chat tullido de emergencia. cuando salgo sin ordenador, sin compromisos ni dignidad, cuando intento descifrar una multitud a golpe de ojo, 3 palabras, mi cuaderno, e intento establecer vínculos con la memoria reciente (la del caché). cuando voy viuda de mi ordenador toda convulsión va por dentro. tengo un reloj, un teléfono, todo prótesis que olvido, tan nimias son, y hablo de máquinas sin parar, de tecnología, a veces cito a las 3 lauchas que he leído, relacionamos aspectos desconectados, hablamos, hablamos, hablamos y toda la fragilidad se me presenta inmensamente coherente.

autohacking

hacker

cuando estoy tan cansada hago cosas que no haría estando sobria. me hackeo a mí misma.
me voy unos días, dejando mi prótesis favorita descansar. prepárate para cuando vuelva. el cortocircuito ya empezó.

la artífice

josefa

he desaparecido unos días de este blog. hay amistades que son más escriturales que nada y mi amistad con ella es así. aunque estemos juntas, cara a cara, ordenador contra ordenador, patas con patas, nuestro devenir me parece más literario que cualquier cosa. así es como podría enseñarle este texto a ella para que lo corrija antes de publicarlo. pero no lo haré, no hace falta, prefiero hablar de ella y que lo lea en la web 2.0 como una cualquiera, anónima en su IP (que probablemente será la misma que la mía), como una cualquiera con la que me resuelvo en comentarios amorosos o destructivos, pero sin daño, por el placer de leer lo mismo de forma distinta. así entonces una paradoja. tantos textos y en el blog ninguno.
la conocí en el taller de escritura crítica de la escuela de estética en santiago hace 10 años. ella de alumna, yo de post-adolescente, ayudante del profesor. creo que yo pesaba 10 kilos más que hoy y ella acababa de parir su segunda criatura. caí rendida ante un texto suyo sobre los punks. desde muy temprano he sido fetichista con la inteligencia, me seduce. y con la inteligencia bien escrita, peor. babeo (mentalmente). me gustó, hablando seria, llenándose la boca de referencias literarias y teóricas, así la recuerdo, elegante, sin despilfarrar como los pobres demasiado el conocimiento. recatada, como todas las putas cuando son auténticas.
supongo que hablamos después de la clase en el baño. suele sucederme, los baños públicos parecieran ser excelentes lugares de contacto. hoy me ha dicho que ese día me encontró inteligente, una niña inteligente. atracción por la cabeza pareciera ser lo único de esta historia. pero no es justo decirlo así. se queda corto como cualquier descripción humana de este blog.
ella es mucho más depravada que yo, es evidente. sus prácticas radicales. sus fantasías las hace realidad con cojones e internet (un estupendo aliado en casos como este). yo tengo afición y curiosidad. y la sigo sin juzgarla, porque en realidad nadie puede juzgar la perversión cuando no es propia y busca asilo en la práctica obtusa de unxs pocxs, tan suyos los espacios ocupados en cualquier ciudad, representando que las películas son simples esbozos de una experiencia frágil e inmensa que nunca nadie podrá ver en una sala de cine.
tú me dijiste si acaso esta era la única pija a la que le perdonaba serlo, y sí, de las pocas. soy tan clasista que no aguanto el pijerío, a veces me lo he llegado a tomar como un defecto personal. soy clasista, el clasismo es malo. eso dice la izquierda, no se puede ser clasista, sin más. y yo toda una vida odiando a los putos pijos. y aun así los hay de todas clases, y yo no soy ortodoxa. las perdono cuando su inteligencia supera su clase, no es relevante entonces tener sirvientes o no saber liar un porro. me redimo de mi clasismo invertido, desclasamiento rojo, izquierda maligna, again.
y tal, que me distraigo. la artífice escribe hasta por los codos, al menos así me la imagino cuando no la tengo cerca (que es casi siempre) sentada en una mandorla de sábanas sucias, con algún amante, en alguna práctica abyecta y con una mano rascando un pancito duro. aprecio cualquier migaja como si fuera manjar, un twitteo, dos palabras, 140 caracteres.
nos apuntamos una vez a un taller literario, los martes por la tarde. íbamos, bebíamos vino (poco), escuchábamos los textos del resto y hacíamos algún ejercicio. una tarde me dijo que fuéramos a una orgía sexual y lo hicimos. yo una mezcla de hermana pequeña, compañera de clase, amiga y cómplice, putón en potencia, demasiado buena alumna al fin. nos enfundamos en lo que había de látex en el armario, maquillaje y juventud. lo que escribí, que debo tener en mi arqueología de bits, lo publicaré otro día. cada una hizo una crónica de lo visto. cuando lo leímos en el taller (ella lee muy bien, yo le hago empeño) los ojos atónitos de nuestros compañeros de clase sólo pudieron soltar que teníamos una imaginación desbordante y una compenetración profunda a la hora de homologar las fantasiosas historias que nos montábamos. una ficción. una situación a veces puede resultar tan espantosa que se resuelve como ficción. cuando algo resulta abyecto al punto de lo inimaginable. y no es para tanto, o me parece que no era para tanto.
hace dos años la encontré de candidata a consejal. me dio un labial con su nombre impreso sobre papel rosa (advirtiéndome que debía ser petróleo en estado puro). hace un año con la encontré como siempre igual de perversamente elegante y bella, inteligente y culta como una dama. su amigo, un programador informático, se enternecía burlonamente de mis radicalidades fashion. ahora está aquí conmigo, screen to screen, “sólo puedo compartirte mi cotidianeidad” le dije antes de que llegara, mientras me hacía esperar semanas y días, perdiendo vuelos o taxis o el corazón, o cualquier cosa que no tiene ninguna importancia, porque llegó y porque supo entender muy bien mi advertencia. por eso no he escrito mucho en el blog.

el estreno del documental

publico28012011
recién después de dos días salí un poco de lo que terminó siendo un gran resacón (no tanto por lo que me metí, sino porque fue la antesala del pánico que me esperaba), haciendo colosal ingreso a la inestable balsa de mis hormonas. con estas hormonas que tengo no hacen falta lxs enemigxs, lxs llevo dentro y hacen aparición una vez al mes. mis hormonas esta vez me contactaron con el dramatismo más grande y profundo de la humanidad haciéndome olvidar todo. pero ya bajó la marea. he vuelto a mis cabales y voy a recapitular.
el día viernes 28 de enero la sala estaba llena y a mí me dio por hacerme la graciosa cuando me llevaron al escenario. en un escenario mi mente no piensa. soy como un cable conductor. hice un foto con el móvil de santa laurita estrimera y no usé gafas para no ver a quiénes estaban allí. hoy, que me llega la foto, reconozco algunas caras, aunque desde el principio supe que más que un documento histórico se trataba de una suerte de experimentación estética con las posibilidades de la cámara del android.
a veces pareciera ser que enseñar un proyecto significa su fin. después del viernes sé que con suerte podría llegar a ser el principio del fin. lo más interesante de esto sólo puede ser ver sus efectos en lxs otrxs, como si se trataran de un huracán construido en un laboratorio doméstico, con recursos limitados, obscenamente limitados. nadie, ni yo misma reparé en el proceso de producción. se recurre a la memoria del agua, en casos como el mío, al leer cosas que son olvidadas en tiempo real en el plano consciente. preocupada de la carne más que de la teoría queer es que estuve empollando literatura, internet, bases de datos y acción.
para ser sincera creo que debo escribir los efectos del documental dentro de unos cuantos meses, porque ahora estoy recién suscrita. efectos de primer orden:
una mujer ve la luz, 3 adolescentes deciden dedicarse al postporno, 2 profesoras comentan el documental en sus clases. un espontáneo decide traducirlo al serbocroata. confesiones personales. a una tía le viene un asco enorme al día siguiente mientras come almejas porque imagina que está comiéndose un coño. dejando el plato a la mitad sin saber cuándo será capaz de volver a probar una almeja, deja reposar la anécdota hasta que tres días después me la describe con inocencia. a veces la gente pacifista no se da cuenta de la violencia que hay en sus “instintos” domados por la normatividad. llegó el año del conejo.

por si alguien no ha visto los primeros 3 minutos, aquí están:

debería escribir en estos tiempos muertos. cuando el deber acaba.

predoc
me niego a creer en la inteligencia colectiva, me niego y prefiero destrozar esa fe maquínica, pervertirla desde mi cráneo, mi coño, mis patazas de animal triste. no soy vaga, pero la inteligencia es algo demasiado rotundo. propiamente dicho sea esto que aquí sigue: soy una disidente de la inteligencia, soy su negación. por eso no voy a trabajar para nadie y cuando lo haga involuntariamente lo haré blasfemando. vomitaré sobre cada palabra que empiece con la letra trabajo, inteligencia, velocidad. me ralentizaré voluntaria, aumentando parámetros de intensidad. llevo soñando desde hace días que soy un tubo.

la rana mágica

rana
hace menos de un mes un extraño me abordó en una librería del centro de barcelona comentándome acerca de una edición de lujo sobre el trabajo de un coreógrafo catalán. rápidamente quedó claro que no sabía mucho de dicho personaje, pero al parecer no era lo más importante. iba bien vestido, todo de negro pero con gracia. yo iba hiphopera de la mina y con el pecho hinchado de amistades legendarias y cannabinol. la conversación se vuelca hacia la miseria de lo pedestre: dónde vives, qué haces, cómo te llamas. tiene personalidad el mexicano, pero no lo suficiente como para hacerme mirarle a los ojos. ni como para crear un personaje. ni como para pensar algo sorprendente o desarrollar demasiado alguna idea. contesto con monosílabos cuando puedo, sino con palabras de pocas letras. en un momento dado pronuncio la palabra imagen y él comprende magia, dando con una palabra clave para lo que sería su siguiente historia, un episodio de ciencia-ficción esotérica ambientada en el desierto yanki donde los protagonistas eran su amigo, otro personaje cuyo nombre no recuerdo y una rana mágica. total, que la rana concede cualquier tipo de deseo que se le pida (ej. amor eterno), y que su amigo la ha conseguido y después de un tiempo ha decidido dársela a él. en un gesto de surrealismo extremo, creo toda la historia y me descojono cuando la rana ahora se exhibe ante mis ojos, se deposita en mi mano, y decide seguir su camino junto a mí. no me lo puedo creer. la ambición me llena entera toda, me veo a mí misma dando vueltas en un globo aerostático alrededor del planeta sin parar. el tío (a quien ya no veo como un hombre sino como un benefactor directamente importado de los ángeles (california) puesto por casualidad ante mí en una librería) me aclara los detalles (lo que en chile se llamaría la letra chica) que son 3: desear aquello realmente; que se trate de algo factible; poder procurar las condiciones para su realización. yo que en ese momento estoy totalmente idiotizada por las posibilidades potenciales de la rana no reparo en sus condiciones. le ofrezco uno de mis deseos de año nuevo y le sale “inteligencia” (cómo no, ha pillado a la única colgada que podría comerse lo de la rana, y eso me parece que ya es bastante). a la rana le hago una especie de estrangulamiento con las manos sudadas por la ambición. quiero, quiero, quiero. la rana mágica, en mis manos. es de plástico. me la meto al bolsillo. le agradezco mucho el regalo (que me comprometo a entregar a otra persona dentro de un tiempo prudente (¿cuánto?), uno o dos meses). le pido su dirección de e-mail por si se me olvida el sortilegio (que por supuesto ya he olvidado) y hago referencia a una novela de bolaño a propósito del nombre de su web. hasta ahí yo con la rana mágica y todo su poder. pero pasan los días y me doy cuenta de que es una estafa. es decir, la rana es una motivación para centrarse en un objetivo determinado sin miramientos, y eso, claro, tiene sus consecuencias. pasan los días y me dan ganas de escribirle al hombre (ya no mi benefactor) pidiéndole su dirección de correo postal para hacerle inmediata devolución de la rana. incapaz de centrarme en un solo objetivo, me parece que su efecto se orienta a la persecución obstinada de un resultado, y mi humanidad no está capacitada para responder con tal voracidad a muchas cosas distintas. la rana exige dedicación absoluta (como dirían las bases de una beca del conicyt), y yo en mi humilde capacidad, podría obtener el resultado pero seguramente a costa de un proceso descuidado. más allá de la dificultad y en práctica decido revaluar las opciones, la rana tiene un potencial que quizás no he sido capaz de determinar, quizás deba pensar en otro tipo de deseos. pero pasan lo días y no sé qué pedirle. entremedio se agotan los deseos que reparto y me queda que tendré un año multiorgásmico, que seré una precaria ejemplar y que me liberaré de superficialidades. ok. y la rana duerme en mi bolsillo. la verdad es que me debo dar prisa, pero no doy con la idea ¿sería demasiado pediros ayuda? gracias, seré generosa.

la cefalea como fuerza creativa

cefalea
desde hace 6 días tengo un dolor de cabeza horrible que no sé reconocer. nunca he tenido sinusitis ni migraña ni neuralgias ni un tumor, nada. he sido básicamente sana. convivir con este dolor (que no amaina con ibuprofeno) me ha hecho pensar en todxs esxs poetas y artistas enfermxs para quienes el dolor se convierte en fuerza creativa. quizás ha llegado mi hora. poeta maldita por la neuralgia, mi hora de padecer. en práctica se siente como si te atravesaran con un fierro helado la cabeza transversalmente, como un apretón macabro dado a pura presión. el sentido atrofiado se retuerce, no se expande sino como niño asustado y obliga al cuerpo a menearse con lentitud. toda yo ralentizada, a 12,5 frames por segundo. luego la evasión de cualquier cosa moderna o divertida, las drogas, el alcohol, los sacudones. eso sí, la marihuana la sigo consumiendo porque sé reconocer ampliamente sus facultades terapéuticas y antiinflamatorias. total, que mi cabeza sigue así, y no sé si con los días el dolor disminuye o es que mi acostumbramiento crece. intento dedicarme a tareas física e intelectualmente flojas confiando en que pronto esto acabará y podré dedicarme, con todas mis facultades, a actividades más exigentes (si es que no me acostumbro definitivamente al estado distendido del vivir al que el dolor me obliga y al que yo me someto con los ánimos de la mejor sumisa del continente).
no fue esto, pero sin duda ayudó, lo que hizo que este año comenzara sin planes ni objetivos. estoy madurando o me vuelvo jipi y cómoda. durante los primeros días del año me llegó una rana mágica concede deseos y no he sabido qué pedirle. incapaz de centrarme en un  solo objetivo, la verdad es que sigo tranquila. el invierno pasa y hay sol. y muchos frentes abiertos. quizás el rizoma ha llegado a mi vida de forma práctica.

* la foto es de mi querida malena (¿cuándo te haces una web para ponerte un link?)

divagaciones sobre ese invento europeo: europa

parral
desde que vivo en europa cada vez estoy más segura de que la calidad de la materia prima de los alimentos es mejor aquí. me refiero a aceites (y lípidos en general), harinas, azúcares y casi todo. también las normas relativas al uso de químicos es más estricta y existen lugares que han zafado de la prohibición de lo no pasteurizado (francia). es así como la gordura del viejo continente es menos visible y menos mórbida que la del proletariado chileno (por hablar de algo conocido). y es así como una sílfide europea se zampa un bocata de 50cms. con toda tranquilidad mientras una rechoncha chilena se prohibe un canapé con la máxima angustia. mi teoría es empírica más que científica, no he revisado estudios ni cartografías reales, sólo son supuestos y observaciones a partir de mis propios hábitos alimenticios y cómo éstos modifican mi fisionomía, la casa donde vivo.
no sé por qué he soltado todo esto si en realidad venía a hablar de otra cosa. venía a hablar de comida, o de procedimientos sobre la comida. comienzo otra vez.
desde que vivo en europa me he visto enfrentada a modos de hacer totalmente ajenos. es cierto que la lengua castellana se comparte entre el continente sudaca y el estado español, aunque más bien diría yo que todas las versiones están inspiradas en la misma fuente a pesar de que los engendros en los que las derivaciones se convierten no tengan necesariamente nada que ver. en españa se debe volver a aprender a hablar, las cosas se llaman de otra forma, no se trata de aprender un sistema nuevo, sino detalles, gestos fonéticos, fragmentos, sobre todo sustantivos, materiales, vegetales, eufemismos, insultos. luego la construcción de una frase con otra gramática, apenas ligeramente trastocada. o despertai, despertás, despiertas, sutiles versiones de lo que en teoría es el mismo significante. otra disgresión.
desde que vivo en europa me han dicho de mi ignorancia respecto a la forma correcta de preparar los alimentos. normatividad culinaria, nadie se salva. de una forma extraña todo conocimiento práctico previamente adquirido se ve deslegitimado en un segundo, una mala cara, una negación, no es así, y la enorme olla llena de mejillones (que no choritos) cocinados al vapor de vino blanco con perejil y cebolla se queda abandonada 3 días hasta que comienza a apestar todo el entorno de la cocina. y se va a la basura. hay que aprender que el café se prepara de una manera (italiana o americana), que con leche no se toma después de comer, que los lácteos y el pescado no se llevan y que el maíz (que no choclo) es básicamente comida para cerdos (no chanchos) o vegetarianos. hay que aprender a moler el tomate, a bañarse en aceite de oliva, a la cocina como antro del aceite. aprender a abandonar las manías ansiosas, abandonar el paradigma del “bistec a lo pobre” o del “sánguche de pollito falso”. de paso invalidar cualquier bacanal pretérita, una pizza del alto del pentágono chorreada con queso mantecoso (porque es el único), porque simula petróleo en abundancia y espesor. invalidar un festín de golosinas grasosas, un pollo relleno de cualquier cosa, un cuye relleno de ron. invalidar los mariscos en plan salvaje, el apaleo de locos no existe. volver a aprender modales, deseducación, involuntaria (des)integración. aprendí a pintarme las uñas a los 30 años y todavía lo hago mal. mal digo todo lo que no entiendo y mal digo cuando entiendo (porque pronuncio mal). aunque suene grandilocuente no tengo país de origen. nací en medio de una lluvia de esquemas en constante descontrucción. nací en europa por casualidad y sólo para no ser de allí.

new year, old bottles

amigas

todavía tengo las lágrimas de malena pegadas a la cara. llegaron como un sueño a mezclarse con mis sudores. amor, amor jugoso, amor primitivo, indeleble, mezclado con mi baba chorreteando por la almohada. te amo me dijo, lloraba y se fue. dejó su alisador de pelo, dejó un bote de jabón biológico de lavanda, y pensé que era su chaqueta de cuero la mía. después se fue vania, cuando desperté con resacón de mí, de mi sueño, de lo que le balbuceé a las 6 de la mañana, que a pesar de viejas (casi) no teníamos la prisa de nuestras vidas orientadas a la coordinación grupal. llegó tarde, la alcanzamos tarde, le dije. y por primera vez creo que me dijo qué importa, o lo imaginé, a ella diciéndome que algo no importaba, que no tenía importancia nuestra falta de impecabilidad. dormí pensando en que siempre saca su tajada, al menos se va con algo más que chuches ibéricos en la maleta. sus lágrimas hidratan mi cara. vania se fue sin lágrimas porque no es de caballeros llorar en público. me preguntó que dónde nos veríamos la próximas vez y entre las alternativas que me dio elegí istambul. dobló sus cosas 20 minutos antes de partir, una mochila ínfima, sin cables (me debes las fotos golfa, cuélgalas en megaupload), sin ordenador. hoy sentí que mi vida era poco para darles y que mi obstrucción mental no me permitía discernir  suficientemente qué objetos posibles darles. me quedo planchada, con un gusto en la boca que no puedo clasificar porque me quedo resfriada y humilde. este año comienza tan lento y no importa porque no tengo prisa, por ahora.

dosmilonce, pequeña nimia declaración de intenciones

2011escritura
este año podría plantearme cargar menos el lápiz sobre el papel cuando escribo. pareciera como si le estuviera clavando el boli, como si tratase de rasgarle las líneas, matar el papel. cada vez lo hago menos, este blog casi en su totalidad ha sido escrito sobre un teclado (y siempre la misma duda ¿cambia esto la forma de escribir?). podría dejar de gastar milésimas de energía pulsional en esa fisura de mi fuerza, que sólo aja, que no mata. podría desplazar la presión a otro punto, la intensidad de la letra, no como algo físico, no como algo dolente, no como daño al soporte, ni marca, índex de la tensión de mis extremidades. preferiría este año dosmilonce invertir esa mínima fuerza pulsional en el espacio de la palabra misma, que aunque a ratos es descompuesta por la pereza o la ausencia de deseo rotundo por inscribir alguna observación básica y simple, persiste en su recurrencia como un gesto, como un carácter indomable, como un defecto de fábrica (me sudan las manos), como un lunar o cualquier cosa que estará siempre allí, cargada de insondable compañerismo (o más que compañerismo un siamés), una relación siamésica entre yo y esto que escribo. dosmilonce años de producción escritural, que otros llaman historia (aunque sean la mayoría inscripciones bastardas de corazón a corazón), transfusiones, mensajes cifrados. y yo seguiré como un zombie en estas lides, porque me gusta y me sale del coño (decir que lo hago por necesidad sería mentira, un tic poético y nada más), porque soy conmigo misma en la sumatoria sucesiva de letras significantes, mientras controlo la dureza con que maltrato al papel, mis ojos, mis manos, mi carne toda, mis espasmos lúgubres o frescos, mi odio, mi verborrea silenciosa, mi emoción más profunda, desdentada, balbucea.

amigxs de chile

amigxs
no hay mayor disturbio que leer a bolaño por la calle. náufragos 4 perros por el mar mediterráneo. seguro que es una exageración, como la vida misma de un cura que es poeta, una exageración como tantas, como la chilenidad y el verbo cantado, recitado en décimas, en discursos de iglesia manchados de humor popular, picardía sosa, cuando el lugar común se vuelve excéntrico.
la amistad es agua dulce, estar con ella, chocolate. y es tan fuerte su espesor que me pongo a citar vértebras de mi pasado reciente (¿qué no es reciente a los 30 años, cuando se equilibra el cuerpo humano en la cuerda floja que separa pulsión de sensatez para terminar haciéndose un paja dulce con ese hilo?), vértebras recientes, huesitos amados, corriendo en paralelo, lejos, cerca; los huesitos bailan, se mecen, se rompen y suturan (qué palabra más chilena) para encontrarse cada cierto tiempo con el pelo más blanco, el culo más gordo, la sonrisa más hundida en la cara, el fanatismo alcohólico, el horror grupal a organizarse.
malena quiere que hable de ella. pero cuando hay amistades que son como tatuajes, no se está hablando de una persona, no hay nada que decir de un nombre o un cuerpo. se trata de un fluido, una vena, un pedazo de piel que estará encarnado para siempre.
siempre bolaño se quedaba sobrevolando su historia. bolaño era un ángel y se murió de cirrosis sólo para sacarnos pica. él pudo mantenerse al margen y mirar todo esto desde lejos como yo no puedo porque siempre estoy dentro de lo que escribo y no me rodeo de intelectuales que hablan de poesía sino de gente común que habla de sistemas operativos, anchos de banda y de cuánto morbo les da un movimiento. me pregunto si lxs amigxs de bolaño le pedían escribir sobre ellxs. ¿será la novelista feminista diamela eltit, será el cura pedófilo (el profesor de marxismo de la junta) el cura valente? me pregunto si bolaño se estaba vengando al escribir de todo esto (seguramente de mí se ríe por reconocerme por descarte en su arquitectura perfecta).
el 24 de diciembre me robaron la bicicleta frente a un centro social. cuando perdí el reloj en parís me quedó claro que perdía el tiempo aplanando escaleras en los museos. de este hecho no sé sacar una conclusión tan fácil, sólo el tedio de tener que procurarme nuevamente mi autonomía sobre ruedas.
bolaño no andaba en bicicleta, tampoco soñaba con reactables que pasaban largometrajes en una pantalla redonda e inmensa como una paella comunitaria, ni  pensó que su escritura inflamaría el deseo de una adolescente (que por supuesto no fui yo), ni que las cosas seguirían igual, igualmente bellas y tediosas e irresistiblemente claras, siempre allí.

love is in the sky(pe)

diana02
los ordenadores deberían cambiar de aspecto, de forma, siento que tengo los dedos crespos, la vista realmente atrofiada. ya no me apetece escribir. voy a desarrollar la habilidad de dormirme hablando, voy a intentar hacerlo sola. no hay mayor sinceridad que esa, no hay mayor intimidad. el lugar donde a los peces les salen pelos.
se acaba el plazo de fin de año. enumeraciones simples, cronómetros, afectos. mañana minipimer lo tira todo por la ventana (desde un plató lleno de luz artificial). este año ha pasado rápido, tanto que empiezo a hacer recuentos antes de tiempo. este teclado es torpe, me atrofia el tacto. y estos dedos sumisos desean en realidad clavarse en la rebelión de tu coño. fuera de aquí, incluso en la misma ciudad. deben ser los efectos de mi solsticio de verano desplazado, mi eclipse de luna al otro lado. mis hermanxs son espejos rotos fabricados con el mismo tipo de vidrio que yo. mandalas de píxeles, reflejos perversos, hoyos negros, voz.
una botella de agua y un candado de hematomas (pipas tijuana). reímos sin parar hablando de otras cosas. compartimos el amor, las bragas (los jugos) y los plugins. sospechamos que tiene bulimia.

la encarnación

laencarnacion

no me he entero de wikileaks. las redes sociales se han vuelto una réplica constante del eco del eco, del noise desenfrenado de este nombre, y yo ni he entrado a la página. llevo hace 3 días una chapa que dice “subnormalízate” y por minutos me entristezco cuando me veo a mí misma como una obrera. luego viene ella y me invita a que salgamos a seguir prácticas madrileñas por barcelona, a hacer un collage, jugar a algo. me animo o me vuelvo troll sólo con quiénes lo merecen. creo que nada de lo que pueda revelar wikileaks será una sorpresa, todo será algo que ya habíamos pensado, que pensábamos, que pensamos. un cuerpo caliente en mi cama me espera y me permite el sueño de toda mi familia reaccionaria comiendo empanadas de espinacas junto a la cuds yendo en procesión a beatificar a karol romanoff. así está el patio literalmente hablando. las empanadas son autoproducidas, cada unx le ha puesto la masa del grosor que ha querido, no me gustan las gruesas. intento pensar una noción de cyborg que no sea llena de cositas brillantes y pedazos de circuitos. algo más sutil, no tan obvio. especulo con lo interactivo y sale algo de frustración, mi clásica tecnofilia en momentos de emergencia, porque siempre termina pareciéndome tan pobre esta relación máquina-persona y no llegamos a hacer ni el mínimo de lo que somos. ¿qué tipo de máquina es wikileaks? ¿qué hay que hacer para aparecer en wikileaks, para que la humanidad te dé por verdad, tu caso, los medios reproduzcan tu injusticia y se repare esto, aunque sea sólo un poquito?. este día se desvive escuchando música electrónica con la estufa pegada al culo, es como un acto de teletransportación.

final de noviembre

noviembre bcn
- durante varios años pensé que el país que más veces visitaría en mi vida sería bolivia. en mi estadística personal no contaban los países de mi residencia (más de uno, desde que nací) sino sólo los que visitaba. bolivia capital del mundo, como un ombligo seco y ajado, regado sólo con zingani. después de un tiempo, ganó italia.

- hacer el amor por chat, follar por chat. abrir ventanas llenas de hipervínculos, onomatopeyas y emoticones. hipervínculos como gemidos, desgarrando, sudando intimidad. páginas ocultas, descubrimientos, adicciones. todo emergiendo de líneas torpes, descompasadas, de gestos invisibles e inmateriales. luego resulta que el navegador no es el mismo, que los contenidos no se despliegan por igual, y se acaba toda la sinergia.

- valencia tiene, tal como me lo advertiste, una luz muy bonita. últimamente casi todas las ciudades las conozco así, a través de un par de sitios. en realidad no es lo más importante. otro generatech lleno de gente bellísima y momentos de complicidad. me propuse escribir un post sobre italia, y efectivamente creo que lo voy a hacer, pero no ahora.

- cuando llegamos vimos la última película de godard, que se llama un film socialista y que tiene tantas escenas en barco que hoy he perdido la noción de gravedad, tambaleándome de los ojos para arriba, varias veces. la película recorría distintos espacios de crisis desde un barco. internet. me gusta mucho godard, aunque siempre me sienta un poco snob al decirlo.

- desde hace 48 horas mi cuerpo me pide azúcar. parece insaciable.

- nueva configuración efímera en el rostro de mi mesa: aparece el cuarto poder de pellizza da volpedo (que me pregunto si vendrá a ser la calavera de esta naturaleza muerta doméstica y contemporánea sostenida por los lados por una torre de discos duros que son un altar y al mismo tiempo un rascacielos de efímeros bits repetidos).

- mi bicicleta sigue llevándome a una experiencia superior del entramado urbano, una óptica ambulante.

- convergencia y unión es el nombre del partido que ayer ganó la presidencia de catalunya. según la wikipedia y el análisis matemático, el concepto de convergencia hace alusión a la propiedad de ciertas sucesiones numéricas para tender al límite. frontera. inmunidad. marcianos demócratas cristianos, nada bueno se puede esperar.

la ira

perradesenfocada
apabullante vacío, o mis emisores hoy son de onda corta. siempre es igual, acabas algo y te quedas hueca. acabo algo y me quedo hueca. y hoy no tengo tiempo para quedarme hueca sintiendo el vacío. tal como desde hace casi un mes, no tengo tiempo para nada, sólo tengo tiempo para hacer algo. a ratos intento engañarme imaginando que estos son los flujos de intensidad que deben cruzarme, y yo, mero tubo ensanchado. nunca acabo convencida, mucho antes vacía. luego me sugestiono con que esto es la precariedad, esta es la contemporaneidad del proletariado, obreros 2.0 trabajando 24×7, como grandes sumisas conectadas a una red inalámbrica de orden transnacional.
mis poetas favoritas tienen 20 años y cuerpos hermosos que visten a la moda para que podamos amarlas. luego las aman también los otros, yo creo que por eso lo hacen.
lo cierto es que en realidad llegué llena de odio, lo del vacío es también una estrategia.
llena de odio y de sangre que se me cae a borbotones de la entrepierna y yo sin mi mooncup, teniendo que someterme a todas las espantosas alternativas que hay en el mercado. odio tampax, odio ladysan. recurro al confort pelado, a la marca más blanca que podría encontrar para dejarla toda ensangrentada y envenenada de mi rabia.
¿puede ser que algo funcione con ocio como fuerza productiva?, la crítica de la laboriosidad, no se aplica. la crítica a los modales ¿puede echarse a andar la máquina alimentada con odio y mala leche?
descargo un poco en un inusitado hilo familiar (cosiendo en mi mail, agujas brillantes). abren los brazos y celebran entusiastas la divergencia.
tengo la mesa llena de discos duros y basuras que parecen de yonqui. en el último aeropuerto me volvieron a revisar los bolsillos. el policía repitió 3 veces “no eres tan fea”.
odio las instituciones, odio las fundaciones. soy una perra rabiosa escuchando a vanessa paradis. perra desenfocada. odio los espacios vacíos.
tengo tanta rabia que hoy dejo de ser rubia. necesito que la sangre también se me salga por la cabeza.

legalmente soy una mujer separada (y por eso me acerco a la ilegalidad)

boda_separacion

desde hace dos días soy una mujer separada. no se siente nada, lo mismo que ser casada, que tener un año más.
mientras el juez revisa los documentos clica con el ratón algo que percibo como el me gusta del facebook. intercala nombres, lecturas oblicuas, me mira por el espacio que emerge de debajo de sus cejas blancas, por sobre el marco de las gafas presbícicas. lee una serie de procedimientos que se aplicarían a la lista, que me parece interminable o a lo menos exagerada, de bienes interpuestos en este matrimonio en disolución. este es seguramente el motivo, el apuro, la razón. una vez pactada la relación irrecuperable por motivos de caracteres irreconciliables la abogada (que ha dicho en exclusiva ante el juez las palabras gracias y perdón repetidas veces) nos invita a un café. te apetece hacer un foto (tu eterno afán documentativo. cariño, moriremos igual). la cámara destartalada que llevo en la mochila escapó a la enumeración del juez, como si fuera una línea de fuga, uno de los bienes marginales del contrato matrimonial.
-
me despierto a las 4.45am. mi intuición me dice que el avión de ryanair saldrá a tiempo, llegaré a la cita, mi intuición me dice que algo incómodo se interpondrá. termino pagando un taxi hasta girona. en un segundo de distanciamiento me veo acercándome a un grupo de taxistas, es de noche. me miran como si fuese una yonki con mono, trasnochada y oscurecida, algo a que temer. luego se percatan de que tengo un problema, vulnerabilidad y desconcierto. luego se impone el capital, “el precio de las cosas”. luego mi venganza.
-
estoy muy cansado, no puedo explicar siquiera el contexto de la boda-art (performance en vida real), ni explayarme sobre los favores a medio hacer que algunos de los europeos creen hacer a otros que no lo son. ni por qué lo legal está tan cerca de lo ilegal. estoy cansada, y me tengo que dedicar a editar videos.

ginecología inversa

ginecologia
inspirada por la llopis en estos sentires reflexivos, confirmada por la contingencia (o la paranoia, a ver si se distingue en este caso) he acudido a la institución médica a revisarme una de las porciones más grandes de mí. aprovecho de preguntar todo lo que se me ocurra, al final el cuerpo es mío y si estoy frente a un “experto” debo aprovechar.
sinceramente son más instructivos mis amigos queer dedicados a la ciencia dura, mis socias hijas de médicxs que se han pasado la vida aplastando tetas para hacer mamografías, o simplemente el saber popular, la tradición oral, la mitología. un médico de la seguridad social española “no tiene tiempo para dar explicaciones”. digamos que para ellos, no es parte de su trabajo decirme lo que pasa dentro mío, en mis órganos, organismos cosificados por sus X ray, tan suyos que no sé cómo leerlos.
aprovecho también su atención primaria express para decirle que me parece tener garnderella vaginalis y que si me puede dar una medicación que no contenga antibióticos. su primera reacción es descomponer el rostro, para luego decirme que cómo sé que tengo eso (como si yo no viviera con mi coño puesto, como si fuera algo con lo que me comunico por e-mail). le digo que lo huelo, le digo que cuando se tiene coño una sabe lo que va pasando “allí”, que con este tipo de cosas basta tenerlas una vez pegadas al cuerpo para (re)conocerlas. me dice que no, que yo no tengo idea ni modo alguno de saber qué es lo que tengo. insisto. una infección urinaria basta tenerla una vez para reconocer cuando vuelve. pues no, debo rociarles el rostro (aunque para eso usa a su asistenta, él ni se molesta en meter sus narices en mi entrepierna so amenaza de que le escupa un chorro de infección purulenta. la asistenta, que ha meneado su cabeza en todo momento con gesto afirmativo sabe que sé lo que me pasa, pero el protocolo se impone, again) con una muestra de mis jugos, debo dejar rastro en su centro de atención primaria, debo ver en diez días a una comadrona que me dirá de ir a pillar un fármaco subvencionado  por el estado a la farmacia más cercana. mis datos en este país (1979, xilena, nacida en alemania, reagrupada familiarmente con un italiano, acusada alguna vez de una pintada reivindicativa por la ley) ahora se incrementan con esto: padece eventualmente de garnderella vaginalis.
si fuera menos obcecada pensaría que mi cuerpo es igual a un envoltorio de caramelos escrito en sánscrito, una cuestión indescifrable y desconocida, un detalle o como mínimo, un problema.
lo siento doctor, además de vivir con mi coño, no me gusta su casa, y ante usted seré siempre una insumisa. este pacto no lo he firmado yo y ante sus recetas me mantendré siempre firme como anormal.

multitasking

estoy trabajando tanto que instintivamente intento aunar actividades. hace un par de minutos me he sorprendido, insólita, sentada en el water, intentando cagar, lavándome los dientes, escuchando radio y leyendo una entrevista sobre el conflicto colonial entre israel y palestina. todo a la vez. tarea imposible. recuerdo que el ginecólogo llama tres veces a mi puerta (probablemente reprima mi tendencia a la medicina natural), inicio una divagación sin horizonte, (hoy la playa estaba tan bella), escupo la pasta, aborto la cagada, clausuro la revista y abro el wp-admin del blog. no hay foto para esto, no hay mayor ficción capitalista que el multitasking (quizás sólo equiparable a la mamá moderna). no hay categoría para la actividad bastarda, ni lugar, ni equipaje, ni obsoleto canotaje el que me sacará de esto.  ya no uso el word. me voy a dormir.

episodios de la vida cotidiana 02

episodios_de_la_vida_cotidiana_02

- los días de vida social son como los de la regla, vienen todos juntos y de golpe. chorrean con fuerza atronadora como abrazos, besos, saludos. vienen y se van. cuando acaban guardo el mooncup en el cajón.

- pierre bastien hace música con excrementos mecánicos. puedo verlo a un metro de distancia sudar su camisa gris hasta que resulta negra. tuerce la lengua como un verdadero animal, su lengua se contorsiona como si toda la precisión de sus dedos saliera de allí. hermoso.

- me estoy volviendo muy feminista (old style), la contingencia me obliga. me estoy volviendo muy venenosa. pero hay voluntad, a pesar de todo.

- a veces, muy pocas, puedo prescindir de fumar (no sé por qué fumo. cuando imagino la acción como una observadora externa, no puedo sino contemplar el absurdo. se inhala y exhala de principio a fin, una porción matérica para fundirla en humo. el consumo del humo se extingue sin dejar huella, sino invisible (en lo profundo del pulmón la tráquea el aliento). fumar es absurdo y al mismo tiempo irresistiblemente delicioso, el único problema es que casi ya no me doy cuenta cuando lo hago. sospecho que en algún momento notaré su añosa compañía).

- la web 2.0 es una farsa. la gente opina y opina para que la lean sus ínfimos (íntimos) contactos. ante la verborrea del facebook (más que hablarle a “tus amigxs” estás trabajando gratis para mark zuckerberg, cuyo apellido significa algo como cerro de azúcar) sólo puedo ver infinita ingenuidad y el acomodamiento de quien no tiene nada (más) útil que hacer. no es una atenuante quejarse de lo malo que es el mundo, casi que es peor…

- un CsO ¿puede ser música?

mujeridad en alza

mujeridad
la llamarán en 7 días para decirle que hay un proyecto a presentarse al ministerio. la invitan a que junto a 4 mujeres desarrolle un proyecto artístico que indague en el género. la llamarán al móvil y dentro de lo poco que retendrá de la conversación estarán datos como “una artista trans”, “5.000 euros”, “madrid”, “ministerio de igualdad”, “biografía en 5 líneas”, “temas de género”, tags que se apilarán bajo la categoría “institución”.
dentro de 10 días recibirá un e-mail donde se le pide participar en una exposición de mujeres inmigrantes en catalunya. le dirán que no hay mucho claridad al respecto, pero que se realizará el evento en un centro de mujeres (donas en catalán) y que la diputación se encargará de la difusión. al pedir más detalles le dirán poco, y de lo poco que le dirán será que no hay dinero. aquí los tags serán “inmigración”, “mujeres” y “dossier”.
dentro de 12 días le llegará un mail donde se le pide protagonizar una película porno. sus proporciones corporales y algo enunciable como su ideología la harán parecer un espécimen idóneo para resolver el encargo. quizás la familiaridad con la que se mueve en ciertos contextos postpornográficos es también algo que a las creadoras las hará ver en ella una posible aliada.
cuando reciba este e-mail sentirá algo parecido a un ataque de angustia. su cuerpo entero se descompondrá, se volverá frío como una piedra hasta sudar como un cerdo. de manera intermitente. comenzará a divagar en torno a lo que siempre habrá considerado idioteces. sus divagaciones serán viajes en trenes de alta velocidad entre el optimismo inconsciente de lo desconocido, el pánico escénico y el pánico visceral.
de alguna forma sentirá que algo que viene de afuera la está empujando hacia un espacio del cual se ha desenmarcado sistemáticamente a pesar de estar oficialmente dentro: la mujeridad.
mujeridad de ministerio, de diputación, de industria pornográfica. mujeridad a secas, de esa que nunca ha sido. se preguntará por qué es tan obvia su adherencia al conjunto si la clase de mujeridad que lleva practicando una vida entera siempre ha tenido reparos, siempre ha llevado el apellido “pero” o unos puntos suspensivos de cola.
se sentirá extraña e invisible. sentirá que hay cosas que no había contemplado. sentirá una pereza enorme de tener que entrar a las arcas de su interior a sacar (como de un pozo negro y profundo) algo olvidado, desconsiderado. sentirá excitación y dolor de panza a la vez.
20 días más tarde realizará un cásting doméstico para indagar en sus facultades como actriz porno (sic). dos días antes padecerá de manera progresiva confusión y desconcierto. recibirá una carta hermosa donde entre muchas cosas se le llamará hereje porque su cuerpo es un maravilloso insulto a todo lo odiable.
en el desespero recurrirá al tarot, donde sacará las cartas de la luna, el diablo y la muerte (y siempre, siempre, siempre el colgado, el ermitaño, la fuerza y la templanza).
en algún punto su confusión también provendrá de que este (ámbito, término, lugar) enunciado es casi como que implicara el autoanálisis. qué pereza, qué fiasco, qué tortura la del legado feminista. verá que su conciencia está repleta de moral de izquierda, y que en su cuerpo el feminismo la ha llevado a ser trans sin plantearse modificación alguna, es decir una suerte de transexualidad por omisión de las prácticas modificacionistas de la mujeridad.
luego se dará cuenta que la palabra no está en la rae y dejará, como siempre, el asunto inconcluso. como cualquier cosa que aun no sucede, será imposible de prever.

¿estamos bien en el refugio?


salen ratitas por la rendija. sale por el hoyo una nave espacial pequeña -o un supositorio enorme- portando un lector de pulsaciones cardíacas (atorado al cogote de un sobreviviente). los sponsors son fundidos encadenados cosidos con hilo de pescar a la anterior capa de imagen, que al final resuelve en eco cansado,  repetición de sí misma, replicante, un robot.
estamos formadas en un círculo móvil, a ratos cuadrado ante las imposiciones del mobiliario. y allá, la televisión. y más allá, el ordenador. si al menos nos sirvieran para borrar aunque fuera un trocito de lo que nos ocupa
a veces no tenemos palabras, la realidad es mucho más “digna” y en nuestra mesa los milagros no existen.

astrología/cyberastrología

si todo esta nostalgia pasa a través del cyberespacio, y los documentos se formalizan en bytes, las imágenes en mapas, los sonidos en ceros y unos  ¿no habremos de configurar una cyberastrología? ¿no serán conjunciones de sistemas operativos y anchos de banda estos tránsitos facilitados por un router?

ley de murphy

pago el piso. pago el piso zombie humanoide, a las 6am desarmando una fila, va la policía y me pregunta que a dónde voy. a parís, digo. ¿me enseña su documento de viaje, su dni?. no tengo dni, tengo nie. ¿de dónde es usted?. de chile. pues no parece, parece de aquí (como quien dice no se le nota lo sudaca señorita, si usted está más alta que yo). las apariencias engañan digo, conteniendo a la india que se me asoma por la garganta, esa misma que no se me nota, yo.
eso sí, la policía es más joven. aunque lleve pistola y una gorra que amenaza con taparle el maquillaje. y yo sin maquillaje, sin dni, sin sus armas ni su encantador acento murciano.
con mi pasaporte y mi nie se aleja unos 3 metros mientras termino de ponerme el cinturón. pronuncia mi identidad en números y del walkie talkie una voz metálica pronuncia mi nombre completo (como cuando me casé, como cuando apareció en el diario mi puntaje de selectividad). vuelve a mí y yo muda. copia mis datos y escribe “código violeta” aclarando que esto es una práctica rutinaria, su trabajo, que revisan mujeres solas y con niños. luego cambiando el tono agobiado exclama ¡vaya cinturón! (ella sí sabe lo que es “chominos”, lo sabe mejor que yo que olvido la palabra adoptada de adulta. los adultos aprenden más lento, ella nació con eso).
creo que ya estamos. creo mal. me solicita acompañarla a un privado, pero se complica la cosa porque no hay ningún segurata que pueda acompañarla. parece que tiene que ser una mujer. no sé por qué alguien debe acompañarnos. luego la imagino follándome con la porra en el cuartucho policial. la imagino amenazándome para que la bese, comiéndome el coño mientras me apunta con su pistola entre los dos ojos. creo que ya sé por qué nos tiene que acompañar un segurata…
en el pequeño cuarto la policía se sienta mientras la otra me toca desde la cabeza a los pies, luego lo mismo pero por atrás. entonces saco pecho y cadera, saco mi lengua lasciva y levanto los brazos en forma de triángulo. el vapor de mis axilas me chupa la cara, pero nadie lo nota. revisa mis zapatillas como si dentro guardase oro. le toca a mi mochila.
¿esto es normal? pregunto, nunca me había pasado. “siempre hay una primera vez” responde ella con toda la convicción que la gran sabiduría profunda del policía puede darle.
desparramo calzones y camisetas. saco el computador: esto soy yo. abro la bolsa y dejo caer todo su contenido en una bandeja blanca. caen restos de tabaco, papeles con mocos, llaves, tickets. cae mi intimidad hecha pedazos, doblada, conservada en una bolsa de tela. hay algo muy violento en ser examinada, todo lo contrario a chupar la espuma que queda acumulada en el borde de la taza del café. hay algo violento en que miren la fotos de la gente que amo, mi madre, diana, vania, malena, que revisen las pegatinas que me acompañan desde hace años. por un segundo mi madre y la policía se miran a los ojos. tengo la cartera llena. 200 euros en billetes de 20. abre la caja de las gafas, con dos dedos coge el paño lleno de mugre que (no) uso para limpiarlas. mira mi tarot, carta por carta, intento explicarle lo que es, pero parezco hablándole al viento. este es su trabajo, ya me lo dijo. abre cada cremallera que pilla hasta que encuentra una cajita rosada con un resto de marihuana. ya está. es lo que quería. intento explicarle que evidentemente no soy más que una idiota. ella sonríe, pletórica, buena chica. por un segundo veo que puede dejarlo pasar. le digo que lo tire, me dice que es su trabajo (hasta cuándo siempre con esto del trabajo…). me pregunta si tengo plantas en mi casa, pero yo ya he perdido la voz. sólo pienso que no debo perder el avión y fantaseo catastrófica con mi deportación absurda por 0,05 gramos de marihuana mientras la tía se ha puesto adoctrinante y compara la legalidad del autocultivo con la ilegalidad del porte aéreo de maría. asiento. sí a todo, pero que quede constancia que soy una imbécil en primer grado. ley de murphy, primera vez que me revisan de esta forma y quiero pensar que es primera vez que llevo marihuana.
lo siguiente es lluvia de policías que van ascendiendo en grado o sueldo, en el resto de cosas son todos iguales. todos sin excepción me indican que esto es su trabajo, ¿entiendes?, y si no lo fuera qué, me gustaría escupirles. hay uno que estoy segura que fuma. creo que les doy pena (porque ni un niño se podría volar con eso), intentan tranquilizarme (porque como mucho será una multa de 300 euros ¡300 euros por ser estúpida! y entonces les devuelvo su argumento laboral: ni con todo lo que trabajaré en parís podré pagar esa multa, 300 euros es mucha pasta para alguien como yo). la evidencia está en manos del policía superior del control de pasajeros. uno de menor rango me pregunta con malicia si voy en viaje de negocios a parís. le quiero decir que sí, que soy puta amateur, y que si quiere me lo follo allí mismo a cambio de la multa. en cambio digo la verdad, que voy a armar un robot. estos, policías todos, ya habrán notado lo friki que soy.
rellenan un formulario que desconocen por completo, se equivocan 3 veces porque confunden el recuadro del denunciante con el del denunciado. insisto en que dejen constancia de que la cantidad “incautada” no alcanza siquiera para un porro. se confían del análisis. les digo que tachen el espacio en blanco, la policía podría poner cualquier cosa (visualizo mi foto junto a las de los más buscados, tráfico de cocaína, atentados etarras o lo que sea. como si fuera una película veo las caras de todas las víctimas de la brutalidad e impunidad policiaca). me dejan un boli, pero me dicen que no es mi deber firmar si no quiero. no quiero. ya está. la policía francesa me hubiese tratado peor. ya está, ya pasó. puerta 31, asiento 30b, voy a parís orly.
el amor, en una de sus expresiones brutas, se manifiesta en el desconocimiento de estar con el objeto/ser amado. es tanta la compenetración que la compañía ya forma parte del propio ser. creo que mi relación con la marihuana ha tocado estos límites.

o parís no es lo mismo de antes o yo no soy la misma. lo más seguro es que se trate de lo segundo. aquí he estado 3 veces: la primera a los 5 años. sólo recuerdo un pan con mantequilla de maní y una ambulancia que se para en medio de la calle de algún suburbio de inmigrantes. es invierno, hay un poco de nieve o todo es tan gris que lo parece. las puertas traseras de la ambulancia se abren. de entre un montón de papel de plata salen las piernas abiertas y desnudas de una mujer que como si cagara un zurullo compacto de 3 kilos y medio, da a luz a un niño. me quedo impactada y el pan se me cae de las manos. esta historia nadie nunca me la ha creído. lo normal es que lxs niñxs vean partos de perros, gatos o conejitos. mi anormalidad se viene dibujando desde mis primeros años: el único parto que he presenciado en mi vida ha sido el de una árabe residente en la periferia de parís.
la segunda vez que vine fue apenas llegar a barcelona. estuve una semana planchando museos, recuperando las imágenes que venía estudiando desde hace años en reproducciones baratas de libros desteñidos. estuve con la comunidad chilena, me agarré a besos con uno de un grupo de rock que yo admiraba 10 años atrás, me colé en el metro y sobretodo, consideré que parís era una tierra podrida. el olor a cloaca, a desagüe, las ratas caminando por cualquier parte, este color a cucaracha que tenía todo, las iglesias quemadas. para mí todo aparecía como la decadencia rotunda del primer mundo, su muerte. cuando salí por segunda vez del louvre perdí mi reloj. me di cuenta que las reliquias del arte occidental eran literalmente una pérdida de tiempo, aunque tengo que reconocer que aunque lo sepa con convicción, sigo hoy considerándolas un fetiche.
la tercera vez ha sido esta, la murphiana. además de que me sorprenden portando marihuana, mi vuelo de regreso es cancelado por una tormenta de verano en barcelona. como se trata de razones meteorológicas la compañía no responde ni por el café del desayuno. recurro con éxito a la solidaridad del pueblo chileno, siempre presente (como una plaga) en cualquier parte a la que vaya. hoy son las “fiestas patrias”, hoy tengo que estar en barcelona y pintarme el pelo de rubio ceniza y explicar mañana o pasado aquí mismo de qué se trata, y enseñar lo mal que me queda, y reirme más de mí misma. parís sigue igual que hace 6 años, sólo que yo ya me he acostumbrado al olor a podrido.

11-S

la resaca no se acaba nunca si no es por que amanece y hay que empezar otra vez. unos días que pasan como películas y no me dan tiempo para escribir nada. unos días llenos de gente, cables, caminatas.
me encontré una guitarra de niño sin cuerdas que traje hasta barcelona. me encontré una sudadera amarilla pato para hacer una parte de la bandera republicana. encontré muchos discos de vinilo que cuando supe cómo fundirlos en el microondas ya no cabían dentro. me gusta tanto madrid. me gusta cuando hace calor y no hay que preocuparse de nada sino de hablar, sentarse, rebuscar entre los contenedores y seguir hablando. caminar. me gusta madrid y me he quedado seca. a ratos pareciera que no hay nada que decir. un mes tan lento como agosto introyectándole a septiembre de manera silenciosa puro ruido y alcohol.
primer 11 de septiembre en que abandono rotunda (por las circunstancias) todos los hábitos. no prendo velas, no me visto de negro. pincho imágenes de archivo, me la paso en vela toda la noche y recibo por la madrugada un desayuno malo en un tupper rosado. algo de comunismo aun nos queda. estamos encantadxs porque estamos juntxs, aunque el desayuno sea incomible y estiremos el brazo con el tupper en actitud suplicante, para que nos chorreen algo del cóctel refinado hecho para el regimiento.
un 11 de septiembre nunca es católico. no es excluyente. mientras unxs lloran, otrxs se matan de baile.
11-S se llamó el video que documentó los 11 sábados que duramos yendo a la cárcel a hacer el taller de televisión. en chile a este día sólo se le dice “el once”, así como aquí se llama a la corporación de ciegos y discapacitados.
un 11 de septiembre nunca es coherente, ese día no tiene síntomas de abstinencia, mi prima dice que si no la pilla sobreviviendo es porque ha empezado a vivir. yo no sé, sobrevivo a mi resaca y a mis puntos muertos. estoy por cerrar los ojos.

(la foto es de mi madre que la tomó el 11 en santiago)

6 años

foto lucia egaña rojas, barcelona, agosto 2010

6 años es tiempo suficiente para encapsular a la humanidad entera en un bote plástico, agitar con actitud shake, colapsar la micropolítica interna, exhalar.
hace 6 años vaig arribar a este poble sin saber lo que era un catalá. ignorante de tanta identitat, práctica y acció modélica… ¡ay catalunya! aquí he aprendit lo que es la denominació de origen, lo important que es respecte al producte importat, no, que ens devuelvan las etiquetes, las banderes i la llengua, esta llengua que no es mia ni lo será mai porque se resiste a que jo la parle así, més mal que bien, a lo brut, a lo maldit…
hace 6 años me convertí en inmigrante, surfeando turista, compré mi primer ordenador. portátil, tenía que ser portátil porque llegado un momento la existencia misma se vuelve encarnación de la portabilidad, como los teléfonos, las cajas de cartón, las prendas de ropa diseñadas para cubrir las inclemencias de otra latitud. ¡ay! 6 años como si nada, 6 años de repente, 6 años en bicicleta, de becaria a desempleada, pasando por todo lo demás. 6 años es una frondosa melena o un almacén de fracciones de tiempo muerto. 6 años se tardó mi madre en sacar su equipaje de la maleta, y yo dos días, y yo dos días, ay… este texto debería sonar como una canción de violeta parra, entre lamento y orgasmo orquestado con guitarrón, ay sí… 6 años probando roles, probando calles drogas escapularios, de la orden sudaca, de la orden precaria, de la orden del día y de la orden de allá.
6 años escuchando sirenas de ambulancia en lugar de pájaros de la ciudad, tomando fruta exclusivamente congelada, descongelada, vuelta a armar. 6 años haciendo lo que se me de la gana, llegando al punto de hacer públicas las menudencias de mi intimidad. repito, lo que se me de la gana, o lo que cultive mi antojo, prefiero pasear que comprar, prefiero pasear y recuperar mi lengua agria para escupir sobre toda la tierra el veneno de mi voz.
el tiempo parece congelado, retrocede, no escatima, cambia mi cara, mi familia cree que me drogo, que no tengo para comer, me hacen exámenes de sangre cuando vuelvo a mi pueblo (que tampoco es donde nací), me revisan la orina, buscan enfermedad. yo sana en 6 años como un monumento novel, y bajo mis medidas variables como las de una instalación voy riéndome del descampado y del calentamiento global, cojo casi más aviones que personas, pierdo la cuenta así como fumo tabaco de liar, no es fácil cuantificar.
lo personal es político, el sudaquismo corre por mis veins, hace 6 años con 4 copias de una tesis doctoral que no era mía y un manojo de compresas vine por diez meses, ¡ay! si supieras el archivador de malas prácticas que traía desconsolado en el bolsillo interno de la maleta, contrabando, ilegalidad de mí misma, dos títulos universitarios y poco más. aprendí a decir ethernet, a decir chorrada, aprendí a no leer nada más que lo que está escrito en los carteles del metro, para desaprender un güevo de sandeces y volver a cultivarme sin tanto éxito, para confundir mi ortografía con la (a)normalización lingüística de la discapacitat.
ya sé que mi pasaporte no sirve de nada, pero no importa, casarse por papeles es la mejor, única y rápida solución que este sistema excrementicio te ofrece ser. legal si se es esposa, de un ejemplar autóctono, de la european union, y allá voy, allá fui. atravesando listas de correo, engranajes, oficinas públicas, aliándome a las malas, dieta ovoláctea, dos ruedas hasta el fin. como de tu basura, me visto con ella, la uso incluso para hacer arte ¿no te jode? soy carroñera, una profesional.
6 años en un abrir y cerrar de ojos, 6 años soy mi escudera, mi caballera y ahora clavo el sable en una piedra, escribo mi nombre, que estuve aquí. 6 años parece poco, aunque todo tiempo sea una desproporción.

cambio de planes

enfermedad, lucía egaña rojas, la floresta 2010

iba a escribir sobre los achaques que vienen cuando se deja de ser joven, de los dolores de espalda. iba a escribir en segunda persona singular y desplazar a tu cuerpo todos esos dolores que vienen justo mientras sigues viviendo como si fueras estudiante, cuando ya perdiste la práctica de hacer fichas bibliográficas y guardas las antiguas en el mismo cajón que las cartas de amor. iba a decirte que revisaras bajo tu cama, que sacaras las cajas que se te entierran en las lumbares mientras roncas y babeas, que atendieras el bruxismo porque deviene tortícolis de manera paulatina e invisible. iba a decirte que es importante el asiento de la bicicleta, la silla del ordenador, la posición de las piernas y de la cabeza al momento de sentarse, usar algo blando, pero no demasiado. iba a decirte que las personas mayores se desperezan cada mañana sólo porque es un reflejo para expulsar el dolor, que con los años viene inevitablemente, así como la resaca, las caries, las jaquecas. iba a decirte que los estiramientos matutinos son sólo una estrategia común para sacarse de encima la hostilidad de esas sensaciones, aunque no puedas hacer nada por hacerlas desaparecer. iba a hablar de espalda hueso hígado, todo eso que yace más acá de la ortografía.
pero esta mañana desperté enferma, con la nariz obstruida por moco verde de ese que sirve para pegar un espejo al muro, desperté pensando en ira, en sinsabor. desperté con una mano en el coño y la otra en el corazón, como un reiki absurdo de cables pelados. desperté y estuve esperándote (sin saber que de llegar lo harías en peores condiciones que yo…), y vi televisión, y la usé a ella y su mando a distancia de triste compañía para mi fucking head repleta de pain. i need reposar mis huesos in an horizontal line, me dije, y sólo al bordear la media noche pude llegar a balbucearle a este teclado harto de barbaridades lo que había pasado.
no sabes lo mal que huele la cera depilatoria, eso sí que lo sabe disimular la gente sólo a punta de edad y costumbre.

momentos de autorreferencia

momentos-de-autorreferencia. foto de diana junyent

trabajar en tu propio orden, escribir correos en los que a todas las palabras les falta la primera letra, hacer los deberes, seguir viendo películas, pensar en cosas que sólo a ti te importan. seguir empelotas todo el día, sufrir sólo de calor, leer comics, novelas, soft-teoría, manifiestos. aburrirse de leer blogs, regar la plantas, contarles de tus vacaciones, jurarles (en vano) que no te irás más hasta que den sus frutos. reventarse granos, sacarse pelos, comer sólo cuando se tiene hambre, aunque sean horarios imposibles. entregar mi cabeza al instinto punk de una compañera de armas, de besos, de succiones opacas y resplandecientes, la dueña de mi coño abierto y compartido. sentir el sudor chorretéandome por todos lados, descubrir que mi coño sí suda (no sé si por la edad o la temperatura). escuchar noir désir, descifrar subtítulos en francés. modificar mínimamente archivos de texto, hojas de cálculo, encontrar capturas de video en carpetas ocultas, descubrir el twitter de la artífice, que podría hacer un libro, una biblia de micropoesía digital y bastarda. pensar en toda la literatura que hay en internet en los lugares más imposibles. copiar por ejemplo este estado del facebook (supuestamente de eli neira), sin saber exactamente de su autoría porque estos escritos sólo están en un estado de facebook de alguien que no conozco, y la red es una enciclopedia tuerta para corroborar datos de este tipo, aunque mis fragmentos de chile vengan del mismo almanaque, y de textos como este, mensajes cifrados de un naufragio en tiempo real que se hunde diariamente en los espasmos del mal.
los periodistas son una vergüenza en este país de lamebotas mojigatos. el bloqueo informativo es grosero. el caso bombas un montaje para reprimir y posar de héroe guardián. represión sin justificación alguna, a niveles absurdos de minifalda. protestas de estudiantes y trabajadores. que no se hable de sexo. un terremoto … que no para. que no se hable de marasmos. mapuches en huelga de hambre hace más de 40 días. 33 mineros atrapados bajo roca y oro. humanos convertidos en suicidas para ganar el sustento. amore, necesito tu amor para enfrentar este día a día. dan ganas de huir, de romperse los dientes. hacer del miedo y la pena una carcajada loca, por medio de la caricia y la rabia. porque ser libre es ahora lo mismo que ser terrorista (eli neira dixit).
y amo, también amo en mis tiempos libres. pienso en todxs lxs que amo, incluso en quienes odio, confiando que algún día llegarán a amar.
la foto la ha hecho mi peluquera.